El mundo de Scocco en Hughes, su pueblo: asador para los amigos y presidente del club de la infancia

Scocco y sus amigos, en Hughes
Scocco y sus amigos, en Hughes Crédito: instagram
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
21 de julio de 2018  • 23:59

Encarador, punzante, astuto, lúcido. Ignacio Scocco es uno de esos delanteros a los que los defensores no pueden darle ni un centímetro: cualquier espacio cedido puede terminar en gol. Su instinto goleador dentro de la cancha se contrapone con la calma y la paciencia que demuestra para declarar: escucha con atención la pregunta y piensa cada palabra de su respuesta. Especialmente cuando la extensa charla con LA NACION vira en torno a su compromiso social en Hughes, su ciudad natal en Santa Fe: es presidente del club Hughes Fútbol Club desde marzo de 2017.

El atacante de River dio allí sus primeros pasos futbolísticos y vistió esa camiseta hasta los 14 años, cuando emigró a Newell's. Por eso, y con la intención de ayudar a la institución que lleva en la piel (tiene el escudo tatuado), eligió formar una Comisión Directiva con sus amigos para llevar adelante la presidencia. Claro, trabaja a la distancia pero, cuando el tiempo se lo permite, ayuda en el pueblo: en diciembre pasado se viralizó una foto suya pintando la pileta para la colonia de vacaciones.

Festejo de cumpleaños con amigos de la vida #Hughes

Una publicación compartida de Ignacio Scocco (@nacho.scocco32) el

-¿Cómo definís a Scocco dentro y fuera de la cancha?

-Trato de ser de la misma manera, no cambiar. Soy una persona sencilla, que le gusta mucho la tranquilidad, estar con los amigos y la familia en el pueblo. Dentro del fútbol, me gusta ser de la misma manera. Si bien es difícil, intento no cambiar.

-¿Cada cuánto volvés a Hughes?

-Ahora estando en Buenos Aires se me hace difícil volver. Son 300 kilómetros pero trato de no andar viajando por el desgaste. Pero cuando tengo la posibilidad, lo hago.

-¿Cómo llevás el cargo de presidente del club?

-En el club trato de ayudar a la distancia, aprovecho contactos, gente conocida que nos puede dar una mano. El trabajo más difícil del club lo hace la Comisión Directiva, mis amigos que están en el día a día: arreglar las canchas, acomodar el salón, ayudar a las disciplinas. hay problemas diarios y nos ocupamos por amor al club. Y a mí eso llena de orgullo, ver a tanta gente comprometida con la sociedad, porque si estás comprometido en un club, ayudás a que los chicos puedan tener un lugar para entrenar, jugar y divertirse para evitar los vicios de la calle.

-Tanto en el verano como en el invierno elegiste irte de vacaciones al pueblo...

-Es que en Hughes me siento bien, cómodo. Ahí soy feliz, puedo ser uno más. Me conocen todos y yo conozco a todos. Mi mujer es de ahí, a mis hijos les gusta ir al pueblo para estar con sus abuelos y sus primos. La pasamos muy bien.

-¿Cómo matás el tiempo libre? ¿Qué te gusta hacer?

-Soy muy casero, me gusta juntarme con amigos, hacer asado, estar en mi casa con mis chicos. Miro series pero normalmente en las concentraciones, ahora terminé de ver "The Blacklist" y "El Mecanismo", me gustan los dramas, suspensos. Pero como soy muy familiero y amiguero, no soy de salir de casa. Sí cuando estoy en Hughes, ahí que soy uno más, voy a la cancha, voy a tomar mate, voy con mi vieja. me desconecto. Acá salgo poco, trato de hacerlo por mis hijos para ir a pasear, pero intento ser muy tranquilo.

-¿Sos el asador de tus amigos?

-(Risas) Y sí. los asados me gusta hacerlos a mí, es una terapia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.