Suscriptor digital

Increíble victoria de Lewis Hamilton en Alemania: cómo fue la carrera más loca y conversada del 2018

Hamilton y un triunfo sorprendente en el Gran Premio de Alemania
Hamilton y un triunfo sorprendente en el Gran Premio de Alemania Fuente: AFP
Pablo Vignone
(0)
22 de julio de 2018  • 19:28

¿Cómo se pasó de un 1-2 de Ferrari a un 1-2 de Mercedes en las últimas, frenéticas 15 vueltas del Gran Premio de Alemania? Las comunicaciones radiales entre los pilotos de ambos equipos y los boxes permiten entender cómo la Fórmula 1 disputó en Hockenheim la carrera más loca del 2018.

Después de liderar durante 29 vueltas con neumáticos ultrablandos, Sebastian Vettel , autor de la pole-position, quedó segundo en la pista detrás de su compañero Kimi Raikkonen , que había cambiado sus cubiertas mucho antes, pero no cedía.

- Esto es una tontería. Estoy perdiendo tiempo y arruinando mis gomas- se quejó por radio a su ingeniero, Riccardo Adami.

Era una gran oportunidad para que Vettel lograra su segundo triunfo consecutivo, tras haber vencido en Inglaterra dos semanas atrás. El team manager del equipo italiano, el ingeniero Jock Clear, abrió la comunicación con Raikkönen.

- Kimi, soy Jock. Estás al tanto de que tenemos que cuidar los neumáticos. Ambos autos precisan cuidar los neumáticos y ustedes dos están en estrategias diferentes. No nos gustaría que retuvieras a Seb. Gracias.

- Perdón pero, ¿puedes ser directo? -reaccionó el finlandés- ¿Qué es lo que quieren?

- Que pierdas el menor tiempo posible, obviamente, pero Seb puede ir más rápido. Está castigando sus neumáticos y tú también. Necesitamos cuidarlos.

- Entonces. ¿quieren que lo deje pasar? Solo díganmelo.

Ferrari había orquestado una situación en la misma pista, en 2010, con su segundo piloto, Felipe Massa, delante del número uno, Fernando Alonso. Una frase de Rob Smedley, el ingeniero del brasileño, se hizo célebre: "Felipe, Fernando es más rápido que tú". Un eufemismo para evitar dar órdenes directas, por entonces prohibidas.

En la vuelta 39, Vettel recuperó la vanguardia. Raikkönen lo explicaría más tarde: "Tenemos ciertas reglas en el equipo, pero (las instrucciones) no eran suficiente claros. Era un momento de la carrera en el que tenía que parar (para cumplir su estrategia de dos paradas)

Lewis Hamilton , que había largado 14°, era cuarto, pero demoraba hasta último momento su parada obligatoria, esperando que cayera la inminente lluvia, para calzar neumáticos apropiados y no perder más terreno. Se detuvo finalmente al cabo de 42 giros, uno antes de que se precipitara una fina llovizna. Con sus cubiertas ultrablandas, podría sentirse más seguro que las Ferrari, que calzaban neumáticos blandos. Vettel y Raikkonen lideraban, Valtteri Bottas y Hamilton los perseguían, faltaban 15 giros de los 67 previstos pero la posibilidad de una lluvia potente mantenía muy abierto el cierre del Gran Premio.

Hasta que en el giro 52, con nueve segundos de ventaja, Sebastian Vettel cometió el error más grave del campeonato 2018, despistándose en la curva Sachs.

- ¡No, no! ¡Perdón, perdón!-fue lo primero que gritó por radio.

Con la Ferrari fuera de combate, la carrera se neutralizó. Mercedes, que venía de cometer varios errores con la estrategia de sus pilotos en condiciones similares, protagonizó otro momento similar con Hamilton.

- Box, box, box. No, no, paró Raikkonen, quedate en la pista.

Ahí fue que el Mercedes n° 44, que ya transitaba la calle de boxes, cortó camino de regreso a la pista. El reglamento establece que "está prohibido cruzar la línea que separa la entrada a los boxes y la pista cuando el auto está entrando a los boxes".

- ¡Adentro, adentro!- le reclamaron desde el box

- ¡Eh, muchachos!-se quejó el campeón

- ¡Listo, a ganar!- le respondió su ingeniero, Peter Bonnington, tratando que su piloto no perdiera el foco e intentara ganar una carrera increíble.

Mientras la carrera seguía neutralizada y el orden era, ahora, Hamilton-Bottas-Raikkönen, Vettel llegaba a los boxes. "Fue un pequeño error pero tuvo un enorme impacto en la carrera -reconocería más tarde-. Me pasé apenitas en el frenaje, se bloquearon la sruedas delanteras y no pude doblar. No es la primera vez que me ocurre pero tampoco fue el error más grande que cometí. Fue probablemente uno de los más costosos, pero eso sucede cada tanto."

Quedaba una duda por salvarse en la carrera: ¿atacaría Bottas a su compañero Hamilton cuando la carrera se reanudase, a partir del giro 58? Sus cubiertas tenían 10 vueltas menos de desgaste. La incógnita se resolvió, también, por vía radial:

- Valtteri, soy James (Allison, director técnico de Mercedes). Por favor, mantener posición. Disculpas.

Bottas dejó escapar a Hamilton en la punta. "Tuvimos un poquito de batalla con Lewis durante una vuelta", explicó tras la carrera. "No lo pude pasar y ellos me pidieron que minimizara el riesgo. Lo entendí". Bottas renovó contrato con Mercedes este fin de semana, por un cuarto de la cifra que cobrará el campeón mundial, unos 50 millones de dólares, durante 2019 y 2020.

El director deportivo de Mercedes, Toto Wolff, justificó la decisión de impedir la lucha entre sus pilotos, casi una rareza en la escuadra de los autos plateados: "En las últimas tres carreras tuvimos mucha mala suerte. Si hubiera podido, habría parado antes la lucha, no esperaba que Valtteri corriera tan fuerte".

Nico Rosberg, campeón mundial en 2016 y ex compañero de Hamilton, se animó a decirle a Wolff por TV: "Quizás tenés muchos recuerdos de los pilotos de Mercedes peleando entre ellos". El austríaco no lo desmintió.

Fue la 66ª victoria de Hamilton en Fórmula 1 y la 44ª desde que usa el número 44, corriendo para Mercedes. El inglés le agradeció el triunfo "a Dios. Era muy difícil después de largar tan atrás, pero siempre hay que creer. Antes de la carrera recé una larga plegaria. Me mantuve creyente y sucedió".

Pero su carrera no terminó allí: los comisarios deportivos -entre ellos, Mika Salo, expiloto de Ferrari en F-1 durante la temporada 1999- lo llamaron para que explicara el caso de la abortada detención en boxes. Tal infracción reglamentaria podía ser penalizada con 5 segundos de recargo (lo que habría dejado segundo a Hamilton) o 10 segundos (lo que lo hubiera desalojado del podio). Sin embargo, los comisarios determinaron que, aunque la infracción estaba comprobada, no penalizarían al inglés porque tanto el piloto como el equipo admitían el error, la maniobra en cuestión se produjo cuando la carrera estaba neutralizada y no causó riesgo ni peligro a otros pilotos.

"Ha sido un día incredible", cerró Hamilton, con su victoria confirmada. ¿Quién podría desautorizarlo?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?