Compra venta de dólares: consejos para ahorrar dinero

Fuente: Archivo
24 de julio de 2018  • 01:56

Esta película ya la vimos: cada vez que el dólar se despierta, pasa a ser uno de los temas centrales en mesas familiares, reuniones de amigos, charlas de pasillo y en los medios en general.

De esta forma, millones de personas que no están acostumbradas a realizar operaciones financieras se ven obligadas a tomar decisiones rápidas con su dinero y, en la urgencia, las chances de cometer errores aumentan drásticamente.

En la columna de hoy repasaré algunas de las consultas que los economistas recibimos a diario y brindaré las recomendaciones pertinentes.

Los argumentos que podrán leerse a continuación no forman parte de ningún libro o manual de economía y finanzas sino que están basados en mi experiencia personal. No deben tomarse como recomendaciones de inversión o de conducta financiera sino simplemente como un aporte que invita a reflexionar sobre nuestras acciones y nuestros hábitos en relación con el dinero.

Consultas típicas y respuestas:

1) "Tengo que comprar (vender) dólares, ¿espero unos días a ver si baja (sube) el precio?"

Si en el largo plazo resulta muy difícil anticipar lo que ocurrirá con un activo en la economía, en el corto hacerlo es directamente imposible. Son muchas las variables a tener en cuenta y las que surgen sobre la marcha. Tantas, que nadie es capaz de contemplarlas todas ni acertar la incidencia que tendrá cada una. Vamos con ejemplos: las encuestas realizadas en enero anticipaban un dólar a 21,50 pesos para fin de año, un crecimiento económico del 3,5% y una inflación del 15% anual. Semejantes pifias fueron protagonizadas por los expertos más respetados del mercado financiero, incluso por el mismo Banco Central, teniendo la capacidad de realizar estudios econométricos y analizar sus resultados. Si las fallas fueron tan groseras teniendo las mejores herramientas y el tiempo a favor, ¿quién podría entonces afirmar con seguridad a qué precio cotizará el dólar en una semana o quince días?

Si cobraste unos pesos y estás decidido a comprar dólares, hacélo ahora. Si tenés que vender dólares para cumplir con una obligación en pesos, hacélo y sacáte el problema (y el estrés) de encima. Cualquier comportamiento contrario le abrirá las puertas al azar en tu vida y al movimiento impredecible de los operadores de mercado. Si tu deseo es "jugarte unas fichitas" con tus ahorros preguntándole a algún "experto" a cuánto estará el dólar dentro de una o dos semanas, mejor andá al casino y tomate unos tragos gratis. 2) "Cobré unos pesos que voy a necesitar recién dentro de 15 días o un mes: ¿Compro dólares para que no pierdan poder adquisitivo?"

A la mencionada marcha imprevisible del dólar en el corto plazo se le suma otro argumento de peso para desechar una compra de dólares por pocos días: el alto spread (diferencial) entre la punta compradora y la punta vendedora, que por momentos supera el 5%. Quien compra dólares para venderlos en breve debe saber que necesitará una suba el 5% en la cotización de la divisa para no perder dinero al momento de vender sus dólares. Actualmente esa suba ronda el $ 1,50 por unidad. Para colmo, en un escenario de inflación, vender divisas al precio que fueron compradas implica una pérdida de poder adquisitivo. En consecuencia, en la búsqueda de una renta de muy corto plazo suena más prudente ir aceitando el mecanismo para suscribir en el banco cuotapartes de Fondos Comunes que invierten en Lebacs y otros instrumentos de renta fija. Es un trámite sencillo que se realiza por homebanking. La gran ventaja de estos fondos comunes de inversión respecto de otras opciones como el plazo fijo es que las cuotapartes pueden rescatarse en cualquier momento y el dinero aparece depositado generalmente a las 24 o 48 horas hábiles. La tasa de rentabilidad varía según el momento, pero viene siendo bastante superior a la inflación real.

3) "Quiero comprar dólares pero no sé qué cotización mirar"

Actualmente son cuatro las cotizaciones que más se tienen en cuenta a la hora de realizar operaciones con divisas:

a. Dólar mayorista: Lo operan agentes económicos especializados como bancos y fondos de inversión. Como todo precio mayorista, por el volumen que maneja suele ser inferior al precio del mercado minorista. No es relevante para el pequeño inversor, salvo que desee analizar la tendencia de fondo del dólar. b. Dólar oficial: Lo ofrecen al público los bancos y casas de cambio. Es el que tenemos que mirar antes de realizar una operación. Conviene comparar precios de distintas ventanillas puesto que suele existir una fuerte dispersión de precios en el mercado. c. Dólar blue o paralelo: Los venden arbolitos y cuevas. Su compra es ilegal y su cotización suele ser superior a la del dólar oficial dado que se opera en negro, sin controles. En ocasiones su precio puede ser inferior al dólar oficial, pero ello se debe a motivos estacionales y no suelen permanecer mucho tiempo en ese terreno. d. Dólar "ladrillo" : Es la modalidad que emergió luego de la corrida bancaria de mayo y junio, que sorprendió a compradores y vendedores de inmuebles con operaciones pautadas pero aún no cerradas. En muchos casos, el dinero para la compra provenía de un préstamo en pesos que con la nueva cotización del dólar resultaba insuficiente o el comprador no había adquirido todos los dólares necesarios para concretar la operación. El salto de la divisa provocó un descalce que obligó a las partes interesadas a pautar un dólar "ladrillo" en un valor que se acercaba a la cotización presente sin alejarse tanto del precio del billete verde al momento del acuerdo de compraventa del inmueble.

Conclusión

Comprar o vender dólares no es una operación complicada per se, pero contar con buenos argumentos acerca de cómo hacerlo y en qué lapso de tiempo puede derivar en un ahorro de dinero siempre bienvenido. Termina esta columna y tenés más herramientas para navegar mejor el mercado de cambios. Ahora la decisión es tuya.

TEMAS EN ESTA NOTA