Seis millones de dólares, el móvil del ajuste de cuentas detrás de la banda mixta de policías, barrabravas y presos

Uno de los allanamientos hechos por la Policía Federal
Uno de los allanamientos hechos por la Policía Federal Crédito: Ministerio de Seguridad
Gabriel Di Nicola
(0)
24 de julio de 2018  • 13:06

El plan para dar el golpe ya estaba en marcha: la banda sabía que el conocido director técnico de fútbol, intermediario en la compra de jugadores para un histórico club de Primera, tenía una importante suma de dinero en su casa de La Plata. Pero, a último momento, los líderes de la organización decidieron abortar el plan: la víctima tenía "amigos en el poder" y no querían quedar "pegados". Pero uno de los ladrones no pensó lo mismo, siguió adelante y, con otros cómplices, concretó el robo. Se habría alzado con un botín de seis millones de dólares, pero poco después fue acribillado de tres balazos en el edificio del barrio platense de La Loma, donde vivía con su mujer y su hija de 9 años.

Así lo informaron a LA NACIÓN calificadas fuentes de la investigación. Era el 1 de diciembre de 2010 y con el homicidio de ese ladrón, Juan Roberto Farías, de 32 años, comenzó una investigación sobre una banda mixta integrada por policías, barrabravas y presos que en las últimas horas derivó en la detención de un comisario inspector que cumplía funciones en el Comando de Patrullas de La Plata; un subcomisario bonaerense que había sido desafectado de la fuerza en 2015; Carlos Jorge Bertoni, el hermano del exdelantero de Independiente y de la selección Argentina, Daniel Bertoni; un barra de Gimnasia y Esgrima de La Plata e internos de la cárcel de Olmos.

Los nueve sospechosos detenidos están siendo indagados hoy por la fiscal platense Betina de Lacky. En la investigación participan efectivos de la División Investigación de Delitos Violentos de la Policía Federal Argentina (PFA) y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

"Fueron detenidos nueve sospechosos. Pero la investigación no terminó. Hay pruebas que involucran con la banda a empleados judiciales, un fiscal y un juez. La pesquisa se inició cuando los líderes de la banda acribillaron a Farías por el robo de seis millones de dólares de la casa de un director técnico. Los delincuentes aprovecharon que la víctima estaba en un salón de fiestas celebrando su cumpleaños junto con su familia. La víctima del robo denunció que la cifra robada era mucho menor", afirmó una calificada fuente de la PFA.

La banda se dedicaba a hacer salideras bancarias, entraderas y escruches (robos de casas en ausencia de sus moradores). La sospecha de los investigadores del caso es que los policías involucrados "liberaban la zona" y, además, se aseguraban de que las investigaciones de los hechos delictivos, una vez reportados, no avanzaran.

"El hermano de Bertoni es promotor de seguros y arreglaba con integrantes de la banda el pago del recupero de los autos por parte de las aseguradoras. Había ocasiones en que arreglaba con parte de la banda mixta ( policía y ladrones ) por el hallazgo de los rodados que eran sustraídos y, luego, 'encontrados'", explicó una fuente con acceso al expediente.

Según ese informante, Bertoni tenía intervenidas sus líneas telefónicas y en las comunicaciones "se comprobaron las maniobras delictivas". En la casa del imputado, en la calle 26 al 1200, de La Plata, se secuestró documentación que lo comprometería en la causa.

Otro de los sospechosos detenidos, identificado por fuentes policiales como Javier Ronco, estaba involucrado en dos investigaciones por homicidios, pero gozaba del beneficio de estar en su casa monitoreado a través de una tobillera electrónica. "La sospecha es que pagó 500.000 pesos para obtener esa morigeración de pena", afirmó un jefe policial que participó de la investigación.

Según informaron a LA NACIÓN fuentes policiales, la banda mixta protagonizó otro robo en la ciudad de La Plata que tuvo repercusión mediática. Se trata del asalto ocurrido el 30 de diciembre de 2009 en la sede de la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense, donde los delincuentes se apropiaron de en el robo fueron sustraídos teléfonos celulares, una notebook y alrededor de $ 8000.

Por el hecho fue detenido y condenado un policía bonaerense, que fue identificado por una huella que se levantó de la escena del robo. "El uniformado condenado era cuñado de Farías. Siempre estuvo la sospecha que se robó más dinero del que figuró en la denuncia", agregó la fuente policial consultada

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.