srcset

Arte y Cultura

El Faena Art Center, transformado en un icónico bar neoyorquino

Celina Chatruc
(0)
25 de julio de 2018  • 12:39

Tomates, ananás, ajíes y choclos decoran la corona de la Estatua de la Libertad, convertida en una brochette gigante y luminosa. Es lo primero que se ve al entrar en el Faena Art Center, transformado hasta el domingo en un icónico bar neoyorquino que unió arte y gastronomía a mediados de la década de 1980.

Concebido como una obra colectiva que llegó a involucrar a setenta personas en la creación de una estética propia, El Internacional fue fundado por el artista Antoni Miralda y la cocinera Montse Guillén. Una pareja española que conquistó con las humildes tapas catalanas la capital mundial del arte, y que innovó al lograr relaciones inéditas entre comida, arte, diseño, arquitectura, moda y medios de comunicación.

La cocinera Montse Guillén y el artista Antoni Miralda
La cocinera Montse Guillén y el artista Antoni Miralda Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

El SoHo comenzaba entonces a convertirse en uno de los barrios más cool de Manhattan, y el aumento de los alquileres empujaba a los artistas hacia el sur de la isla. Entre los lofts del barrio de TriBeCa (abreviatura de "Triangle Below Canal Street") sobrevivía un edificio de dos pisos construido en la década de 1920. Había alojado a un restaurante popular de cocina alemana y luego a otro italiano, frecuentado en los años 50 y 60 por estrellas de cine como Elizabeth Taylor y Richard Burton. Ambos se llamaron Teddy's.

La fachada de El Internacional, con la reproducción de la corona de la Estatua de la Libertad en la terraza
La fachada de El Internacional, con la reproducción de la corona de la Estatua de la Libertad en la terraza Crédito: Gentileza Faena Art Center

"Cuando nos dieron las llaves y entramos, aquello olía a mafia", recuerda Miralda mientras supervisa la recreación de El Internacional en el Faena Art Center, otro espacio con historia propia donde se vive en estos días un particular encuentro de culturas. En el lugar donde funcionó a principios del siglo XX la sala de máquinas de uno de los primeros molinos de la Argentina se construye ahora una barra de tragos con la imitación de antiguos azulejos importados de Europa, que la pareja española encontró al romper las paredes de Teddy's.

"Yo pensé: ¡Dios mío, lo está destruyendo!", confiesa Guillén mientras se toca la cabeza y muestra un libro dedicado a la transformación de ese "sandwich arqueológico" que logró integrar distintas capas de identidad para volver a convertirse en refugio de la farándula neoyorquina. Robert De Niro, Andy Warhol, Jean Michel Basquiat, Pina Bausch, Diane Keaton y David Lynch se contaron entre las celebridades que se sentían a salvo de los paparazzis en este excéntrico espacio con cuatro comedores ambientados de distintas formas, donde Guillén creó 6000 platos de tapas por día entre 1984 y 1986.

La reproducción de la corona de la Estatua de la Libertad de El Internacional, convertida en brochette, en el Faena Art Center
La reproducción de la corona de la Estatua de la Libertad de El Internacional, convertida en brochette, en el Faena Art Center Crédito: Jorge Miño / Faena Art

Dos de los salones estaban separados por un acuario habitado por "la musa" del lugar: una sirena traída por Miralda desde Brasil que representaba a Yemayá, la diosa candomblé del océano y la maternidad. En El Internacional se filmó la popular serie Miami Vice y se impulsaron obras interdisciplinarias que combinaron instalación, performance y producciones audiovisuales de músicos como Lou Reed.

Las revistas de moda publicaban colecciones inspiradas en la fachada diseñada por Miralda, y los comensales se vestían para combinar con los colores del lugar. El Internacional Newspaper, con noticias sobre el proyecto y la comida, se entregaba a los clientes al entrar como una pieza más del menú.

En el Faena Art Center se recreará la Flags Entrance, una alfombra de banderas de todos los países que celebraba la diversidad de Nueva York
En el Faena Art Center se recreará la Flags Entrance, una alfombra de banderas de todos los países que celebraba la diversidad de Nueva York Crédito: Gentileza Faena Art Center

En el Faena se recrearán la Flags Entrance, una alfombra de banderas de todos los países que celebraba la diversidad de Nueva York, y una instalación de lámparas con forma de langosta, entre otros objetos destinados a disolver los límites entre un restaurante y un museo. También se evocará el sábado próximo Face to Face, una comida ofrecida durante una celebración de San Valentín a 70 pares de gemelos que degustaron platos idénticos con sabores diferentes (ver recuadro).

La barra donde se servía el trago Blue Margarita, creado por Miralda con uno de sus colores preferidos
La barra donde se servía el trago Blue Margarita, creado por Miralda con uno de sus colores preferidos Crédito: Gentileza Faena Art Center

La corona de la Estatua de la Libertad evoca otro hito de El Internacional: la "ceremonia de coronación" realizada el 15 de julio de 1985, durante la cual se instaló en la terraza del restaurant una réplica de tamaño natural de la parte superior del célebre monumento. Durante años, la imagen de esa corona apareció en los créditos que abrían el popular programa televisivo Saturday Night Live.

Desde mañana a las 21.30, hasta el domingo a las 22, junto con los registros de esas acciones históricas se proyectarán también el video que funcionaba como menú en El Internacional y una videoinstalación con imágenes de las celebridades que frecuentaban la era dorada de Teddy's. El domingo a las 17 habrá una performance, protagonizada por la murga La Locura de Boedo.

La entrada es gratuita y se venderán menús de tapas realizados en colaboración con el célebre chef Paul Qui, que incluirán entre sus ingredientes carne de cocodrilo. Se acompañarán con el trago Blue Margarita, creado por Miralda con uno de sus colores preferidos.

Detalle de la ambientación del Faena Art Center, donde se recrea la fachada de El Internacional
Detalle de la ambientación del Faena Art Center, donde se recrea la fachada de El Internacional Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

Creador de una "Food Cultura" que ignoró las paredes de los museos para crear "un puente de comunicación con la vida", Miralda propone "tomar conciencia y cuestionar" la forma en que nos alimentamos. Que la comida no funcione sólo como un medio de supervivencia sino como "un archivo de la memoria", un ritual para transmitir tradiciones y generar diálogos interculturales. Así lo demostró hace dos años en Miami, cuando acompañó con una alegre producción gastronómica internacional la inauguración del Faena Forum durante la semana de Art Basel.

La comida fue también materia prima de artistas como Marta Minujín, autora del famoso Obelisco de pan dulce (1979), y Nicola Costantino, creadora de un auténtico banquete en la galería Ruth Benzacar (2008) y de tortas multicolores que evocaron El jardín de las delicias, de El Bosco, el año pasado en arteBA. Aunque ninguno llegó tan lejos como el español Ferran Adrià, invitado a participar en 2007 con su obra culinaria de la Documenta de Kassel, la muestra de arte contemporáneo más prestigiosa del mundo. "¿Eso es arte?", se oyó decir entonces, una y otra vez. Una pregunta que a partir de mañana, en Faena, buscará nuevas respuestas.

Para agendar

Jueves 26, de 21.30 a 1: Inaugura El Internacional, sandwich arqueológico. La entrada es gratuita y se ofrecerán menús de tapas por 200 y 500 pesos, realizados en colaboración con el célebre chef Paul Qui. Se acompañarán con el trago Blue Margarita, creado por Miralda con uno de sus colores preferidos. Los tickets de consumición pueden adquirirse en el lugar o en www.faenaart.org

Sábado 28, de 18 a 1: Celebración de gemelos. Los gemelos interesados interesados en participar de esta versión porteña deberán escribir a info@faenaart.org. Quienes no sean gemelos podrán asistir en pareja, ambos vestidos y peinados igual. A las 20.30 habrá una cena especial Face to Face, en colaboración con el chef Paul Qui, con capacidad limitada y un costo de $2500 por persona.

Domingo 29, a las 17: Bombo y platillo. Performance a cargo de la murga La Locura de Boedo, destinada a trascender fronteras con música y baile para contribuir a esta celebración ritual de arte y comida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.