Grandes y chicos aprendieron, jugaron y se divirtieron en el Hipódromo de Palermo

En el predio ecuestre hubo shows, juegos y distintas actividades para disfrutar en familia en las vacaciones de invierno
En el predio ecuestre hubo shows, juegos y distintas actividades para disfrutar en familia en las vacaciones de invierno
(0)
25 de julio de 2018  • 17:25

"Entonces, ¿una botella de plástico es basura?", pregunta Carolina, una de las jóvenes guías del laboratorio móvil de reciclaje que muestra a grandes y chicos el proceso por el cual ese tipo de envases pueden convertirse en, por ejemplo, púas de guitarra. El coro infantil no se hace esperar: "Noooooo". El Reciclab es solo una de las muchísimas instalaciones y actividades que formaron parte del evento con que el fin de semana pasado el Hipódromo de Palermo decidió festejar las vacaciones de invierno, para el cual preparó un atractivo y bonito espacio exclusivo dentro de su predio.

Miles de personas se acercaron hasta Palermo para disfrutar en familia de dos jornadas únicas. Con entrada libre y gratuita y el apoyo del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, el Hipódromo armó una propuesta super original con shows en vivo, talleres para chicos, juegos y una amplísima variedad de ofertas gastronómicas. Ideal para hacer algo divertido con los chicos en el receso escolar.

Grandes y chicos aprendieron, jugaron y se divirtieron en el Hipódromo de Palermo

00:59
Video

Es difícil señalar cuál fue el entretenimiento más buscado por los chicos porque se los vio recorrer todo el predio con el mismo interés. En el escenario hubo de todo: show de clown con Istonio, payasos con Cocinando un Circo, música con Nilocos y Patinetas en Banda y una performance del fantástico artista de globos Rudy Güemes. Entre cada presentación, los chicos se entretuvieron subiendo a un tobogán inflable realmente alto, jugando a un jenga gigante, tirando al sapo o pintando en mesitas llenas de hojas y marcadores.

Y como no hay nada más cierto que el futuro es de los más pequeños, el Hipódromo de Palermo y el Gobierno de la Ciudad instalaron un laboratorio móvil para generar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente. Allí, mientras se explicaba cómo los distintos materiales pueden ser reciclados y transformados en otros objetos útiles, los chicos demostraron ser los más aplicados y conocedores de la importancia de distinguir residuos de basura.

En el mismo sentido de aprender cómo cuidarnos, la Fundación Bomberos de Argentina ofreció un circuito de postas con juegos y actividades para que los chicos sepan cómo es el trabajo de los bomberos voluntarios y qué recaudos debemos tomar para prevenir riesgos. Subidos a una autobomba real, probándose cascos y ropas o sacándose fotos, se fueron maravillados por tener un contacto tan directo con una actividad que a ninguno le resulta indiferente. Y es que los bomberos son para los chicos como los superhéroes.

Por último, mientras las familias elegían para comer entre los más de 30 food trucks disponibles, algunos se animaron a dejar las rueditas de la bici en un circuito especialmente diseñado para que los profes les enseñaran algunos trucos para hacerlo mientras transmitían mensajes de seguridad vial para los futuros usuarios de las bicisendas de la ciudad.

Por primera vez, el Hipódromo de Palermo presentó junto al Ministerio de Ambiente y Espacio Público esta extraordinaria experiencia al aire libre para que grandes y chicos se diviertan y aprendan en las vacaciones de invierno. Ojalá se repita.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?