Córdoba: se entregó el gremialista acusado de ser el autor intelectual del intento de homicidio de otro sindicalista

Eduardo Brandolín fue detenido en la causa por el intento de asesinato a tiros de Alejandro Roganti en 2008 Crédito: LMdiario
25 de julio de 2018  • 10:56

CÓRDOBA.- Después de un día prófugo, esta mañana muy temprano se presentó ante la Policía de Villa María el secretario general de Luz y Fuerza de esa ciudad, Eduardo Brandolín. El gremialista está acusado de "homicidio calificado en grado de tentativa" por el ataque a tiros al exlegislador y exsindicalista Alejandro Roganti hace 10 años

Esta mañana Brandolín se presentó con sus abogados y no hizo declaraciones. En 2008, en una asamblea de Luz y Fuerza, Roganti había denunciado supuestas irregularidades y, al poco tiempo, recibió cinco balazos al abrir la puerta de su casa.

Dos personas -los hermanos Sebastián y Maximiliano Eve- fueron condenados por ser autores materiales del ataque, pero recién ahora se avanzó en el sospechoso de la autoría intelectual.

Ernesto Gavier, defensor de Brandolín, dijo que ayer el hombre estaba en Buenos Aires en una reunión con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca . "Es una falacia que estaba prófugo; estaba con Triaca; después se entera de los allanamientos e inmediatamente se pone en contacto con nosotros y a primera hora de hoy vinimos".

Desde el Ministerio de Trabajo afirmaron a LA NACION que el sindicalista "no estuvo reunido con Triaca ni figura en los registros de ingreso a la sede de Trabajo de Alem ni de Callao. Ni en estos días ni en este año".

El abogado de Roganti es, desde entonces, el exsenador Luis Juez . Ayer dijo que Brandolín es "un tipo con mucho poder y mucha vinculación con todas las esferas del poder político; tiene muchos recursos económicos". "Esto lo dijimos la noche que atentaron contra Roganti", agregó.

Ayer la Brigada de Investigaciones realizó tres allanamientos en Villa María en busca de Brandolín pero no lo encontró. Además, el fiscal René Bossio -el tercero de la causa- ordenó la detención de Miguel Valente, administrador de la Casa del Estudiante en Córdoba (donde la delegación villamariense de Luz y Fuerza tiene su sede) y de Débora Eve, hermana de los condenados.

"Fue un gran padecimiento porque tuvimos que esperar, luchar, remar y perseverar mucho con Luis [Juez], mi familia y mis amigos", afirmó Roganti.