Las expectativas de creación empleo privado, en su peor nivel desde la devaluación de 2014

Las perspectivas para los próximos meses tocaron su punto más bajo desde que Axel Kicillof dejó subir el dólar cuatro años atrás; se frenó el empleo en la construcción, el más dinámico; reflejos de la crisis cambiaria
Las perspectivas para los próximos meses tocaron su punto más bajo desde que Axel Kicillof dejó subir el dólar cuatro años atrás; se frenó el empleo en la construcción, el más dinámico; reflejos de la crisis cambiaria Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk
Francisco Jueguen
(0)
25 de julio de 2018  • 15:58

¿Va usted a contratar más empleados en su empresa? ¿Va a despedir? La diferencia entre ambas respuestas constituye la expectativa neta de creación de empleo privado. Y, según la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que elabora el Ministerio de Trabajo entre 3000 firmas, los resultados de junio -en medio de una "tormenta" cambiaria- muestran el peor nivel desde comienzos de 2014, cuando el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, dejó correr al dólar.

No es casualidad. Desde diciembre pasado, la apreciación de la divisa en el país llega a cerca del 60%. "Las expectativas muestran un retroceso importante. Las consultas se hicieron a comienzos de julio, o sea, en el peor momento del brusco movimiento relacionado al mercado cambiario", explicó José Anchorena, hombre encargado de las estadísticas de Trabajo.

La diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirlas fue de 1,1% en junio. "Se observa una importante disminución con relación al mes pasado [en las expectativas entas de creación de empleo]", estimó el informe de la cartera que conduce Jorge Triaca. En mayo pasado tocaron el peor momento de la gestión de Mauricio Macri en el gobierno.

La EIL muestra además tasas de entrada y salida más bajas que el promedio, lo que para los técnicos de Trabajo constituyen una muestra de la paralización en la toma de decisión sobre contrataciones o posibilidad de rotación en las empresas. Es el wait & see en cifras.

Pero ese no es el único dato negativo. Los números oficiales comenzaron a registrar un freno en el sector de la construcción, aquel que se había mostrado más dinámico durante el período de recuperación a fines de 2017. "Hay una frenazo en la construcción", reconoció hoy Anchorena en la clásica reunión con periodistas el último miércoles de cada mes. La construcción ya mostraba una desaceleración en su tasa de crecimiento desde enero pasado, pero abril ya reflejó una caída de 0,1% de trabajadores (500 trabajadores menos). Mayo fue superior: llegó a -0,4% (1600 empleados menos), según los números del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

La buena noticia, por lo menos por ahora, es que la situación del empleo registrado (estos datos no reflejan lo sucedido entre los trabajadores informales) se mantiene relativamente estable, aunque con un cambio de signo en los agregados mensuales desestacionalizados: de positivo a negativo. En tanto, los datos interanuales todavía reflejan variaciones positivas -según explicaron en Trabajo- por el "arrastre" de la buena performance de la economía a fin de año pasado y en el primer trimestre de este.

Anchorena prefirió no hacer proyecciones para fin de año por "la incertidumbre y volatilidad" que actualmente hay en la economía. Ayer, el Indec informó que la actividad cayó 5,8% en mayo, la peor caída de la actividad desde 2009. Impactaron la sequía y el crisis cambiaria. "Si hay una estabilización de la macro, algo que comenzó a verse hace tres semanas, y hacia fin de año la economía se estabiliza lo que veo es estabilidad en el mercado laboral. Pero las expectativas son un alerta", agregó.

Los trabajadores registrados del sector privado fueron 5900 menos en mayo (-0,1%) frente a abrilpasado, según el SIPA. Los empleados totales (incluye independientes privados y también los públicos) mostraron una caída desestacionalizada de -0,1% (16.900 trabajadores menos). Los dos datos interanuales muestran aún signos positivos: el empleo total creció 1,2% en el año en mayo (sumó 148.400 empleados), la tasa más baja desde abril de 2017. En empleo privado registrado avanzó 0,8% (sumó 50.200 trabajadores), la peor variación desde mayo de 2017.

No sólo los trabajadores privados en relación de dependencia cayeron en mayo. Los autónomos y monotributistas mostraron tasas desestacionalizadas negativas de 0,4% y 0,1% respectivamente. El sector público reflejó un retroceso de 0,2% en mayo (4900 trabajadores menos) con relación a abril. En la medida interanual avanzó 0,5% (+16.500 empleados). En valores absolutos, se trata de casi la mitad de lo que venía creciendo, según explicaron en Trabajo sobre el trabajo que se realizó con las provincias (principales empleadoras en el Estado) en el consenso fiscal.

En cuanto a los sectores, la construcción, como ya se mencionó, cayó en el mes un 0,4% , mientras que la Industria perdió 3400 trabajadores (-0,3%). También cayó el Comercio (-0,1%), y Hoteles y Restaurantes (-0,3 por ciento). La mayoría de los sectores de peso, menos la industria, siguen mostrando mejoras interanuales en el empleo.

Las perspectivas futuras

"En el conjunto de los aglomerados relevados, el empleo privado formal presenta en junio de 2018 por quinto mes consecutivo una variación negativa mensual (-0,1%)", comienza el EIL de junio. "Comparado con el mismo mes de 2017, se observa un aumento de 0,3%", indicó el informe oficial.

Según la encuesta, la caída de los sectores es más pronunciada en junio. Por ejemplo, la Construcción ya baja un -0,9 por ciento. Tambien retroceden los Servicios Financieros a Empresas y la Industria.

Excepto por la zona de Bahía Blanca, todos los aglomerados reflejan para junio números en rojo, un avance de los que podrían traer los registros oficiales del SIPA, teniendo en cuenta el impacto de la crisis financiera en la economía argentina y en su mercado laboral.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?