Tras la corrida cambiaria, la industria ingresó en fase contractiva

Los efectos de la sequía, la caída de los sectores de alimentos, bebidas y la industria automotriz, explican el retroceso de la industria que se espera para junio
Los efectos de la sequía, la caída de los sectores de alimentos, bebidas y la industria automotriz, explican el retroceso de la industria que se espera para junio Fuente: Archivo - Crédito: Reuters
Julia D'Arrisso
(0)
25 de julio de 2018  • 17:14

Después de que el Indec diera a conocer la caída de la actividad económica del 5,8% interanual en mayo, las consultoras privadas alertaron sobre la recesión en la actividad industrial y una baja del 5% estimado en junio.

La desaceleración de la industria se debe, en primer lugar, a los efectos de la sequía, que repercute directamente en la producción de alimentos. A su vez, este sector se ve afectado por la suba de los costos por la corrida cambiaria y la caída del consumo interno. A eso hay que sumar la suba de las tasas de interés y la regresión de la producción automotriz.

En el estudio Orlando J. Ferreres & Asociados pronostican una caída del 5% para junio respecto al mismo mes del año pasado, cifra que arroja una merma del 0,2% anual para el del primer semestre de 2018.

Según la consultora, la baja se explica principalmente por una contracción del 6,8% para el sector de alimentos y bebidas y un retroceso del 14,1% en la producción de aceites. También bajó la producción de automotores, perjudicada por los conflictos laborales en Brasil.

"Las perspectivas de corto plazo no son alentadoras, considerando el contexto macroeconómico que se ha configurado localmente, y un panorama internacional que no resulta beneficioso", consignó el informe.

"La industria se percibe en negativo hasta fin de año principalmente por las dificultades de producir y las tasas altas. A medida que se recompongan los salarios y baje la tasa de interés se puede recomponer el consumo interno. Además, la corrida cambiaria implica una suba de los costos de producción en todas las industrias", dijo a LA NACION Fausto Spotorno, economista jefe de la consultora.

Además, en la consultora anticiparon que durante el mes de junio el nivel general de actividad sufrió una baja de 4,5% interanual, con lo que se acumula un alza del 0,9% al cierre del primer semestre.

La cifra está afectada por la trayectoria de los sectores productores de bienes, principalmente del sector agropecuario, que registró una cosecha de soja y maíz que se estiman 34,5% y 18% más bajas que durante la campaña anterior. Esta tendencia se trasladó directamente a la industria manufacturera.

"Estos resultados impactaron negativamente en el volumen de comercio mayorista, sobre lo que hay que adicionar que algunos sectores de relevancia como la construcción informan una importante desaceleración", registró Ferreres.

Por su parte, en Fiel estimaron que el índice de producción industrial (IPI) en junio sufrió un retroceso aún mayor: 5.4% respecto a igual mes del año anterior. De hecho, siete de las 10 ramas analizadas se mostraron a la baja, principalmente por la caída de la industria automotriz y de insumos químicos y plásticos por las paradas de las fábricas.

"En junio la industria registró por segundo mes una caída interanual de la producción industrial. La ausencia de factores que favorezcan una rápida recuperación sugiere que en el tercer trimestre la contracción se profundizará, permitiendo anticipar que la industria cerrará 2018 en retroceso", informó la consultora.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.