La obra de María Elena Walsh tendrá su gran noche en el Teatro Colón

Varieté Walsh es una iniciativa de LNCultura, que le rinde honores a la cantautora en un evento inolvidable, con aires de music hall
Varieté Walsh es una iniciativa de LNCultura, que le rinde honores a la cantautora en un evento inolvidable, con aires de music hall Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Malen Lesser
(0)
26 de julio de 2018  

Se abre el telón. El tiempo no importa. Ella está ahí. Aunque no suene su voz de trovadora, su magia y sus ojos azules están vivos en los retazos y fragmentos hilvanados para que su espíritu esté, por fin, en el Teatro Colón. María Elena Walsh (1930-2011), gran compositora, detractora de la solemnidad en sus textos y letras, está tan presente en el imaginario y el corazón de un país entero que merecía un gran homenaje, con su espíritu intacto. Varieté Walsh, irreverente María Elena, más que un show es un evento que se llevará a cabo el lunes 6 de agosto, a las 20. Una nueva idea genial del productor Lino Patalano, realizada especialmente para el ciclo LNCultura que anualmente se lleva a cabo en el Colón .

Dirigido por Valeria Ambrosio, los textos, canciones y cuadros musicales van a capturar un universo tan vasto como original, en un evento concebido con un formato dinámico y divertido. Y, sobre todo, pensado como una yuxtaposición de los géneros que abarcó con talento: poesía, cuentos, canción, teatro, sátira, artículos periodísticos, literatura infantil, music hall. Las entradas, desde 400 pesos, pueden adquirirse en TuEntrada.

"Quisimos encarar esto como una gran varieté, lejos del protocolo de un homenaje -explica Ambrosio entusiasmada-. El lugar más interesante para abarcarla es su irreverencia, no solo en sus canciones infantiles, sino en toda su producción. En este salpicado que fuimos reuniendo con ese norte, su desfachatez, quedó una varieté y de ahí el nombre, como durante su exilio en Europa, donde cantaba con Leda Valladares en los cabarets". La fiesta inspirada en la necesidad de renombrar el mundo de la genial artista y su amor por el disparate incluirá también su faceta de vanguardia, que se cristaliza en su batalla contra el machismo instalado como militante de los derechos de la mujer, entre otras luchas.

Homenaje de LA NACION para María Elena Walsh

8:01
Video

Una mujer imprescindible

El Teatro Colón, tan emblemático como Walsh para los nacidos en suelo argentino, fue elegido como el marco perfecto para una gala que promete emocionar. "Aunque seguramente debe ser una de las personalidades más homenajeadas, este intenta no ser casi un homenaje, sino un espectáculo con su sello, con su obra viva", remarca la directora. Sin embargo, el espacio de telones imponentes y acústica única en el mundo será también un modo que su nombre esté donde merece. "Su obra es casi inabarcable, transversal, deliciosa y tan denunciante, porque no se callaba nada, como sencilla, cotidiana, cercana. Me sumergí en su mundo intelectual y ahondé en sus textos con la ayuda de su gran amor, la fotógrafa Sara Facio, a quien visité varias veces. Ella me facilitó un material inédito para acercarme mejor a ese desparpajo maravilloso. Creo que eso es lo que la hace imprescindible", subraya Ambrosio.

Detalles y maestros "anticeremonia"

Diego Peretti y Norma Aleandro compartirán escenario como dos personajes más "pero harán de ellos mismos, serán Norma y Diego", explicita la directora. "Van a dialogar entre sí, prestando voz e interpretación a sus textos y oficiando de conectores de un paseo por diferentes momentos de la obra de María Elena. No los veremos detrás de una tarima anunciando lo que vendrá, sino que formarán parte del show desde adentro". Poemas, reflexiones, artículos de los diarios de la época, todo irá concatenando lo que ocurre sin dejar afuera la literatura infantil. También habrá dos ensambles de artistas para retratar dos momentos diferentes: el dirigido a los niños (con temas como "Osías, el osito" y fragmentos de Zooloco, Dailan Kifki y Tutú Marambá) y aquel otro que se corresponde con melodías plenas de subtexto como Juguemos en el mundo, un cancionero de 1968 vinculado a su exitosa presentación en vivo en el Regina por primera vez con El show de los ejecutivos, dirigida por María Herminia Avellaneda.

Poemas, reflexiones, artículos de los diarios de la época, todo irá concatenando lo que ocurre sin dejar afuera la literatura infantil

Como poetisa precoz que fue (a los 17 años María Elena había publicado ya su Otoño imperdonable, 1947), también estará presente esta faceta de extrema belleza y potencia. "Cuando fui a casa de Sara Facio vi enmarcada en la pared la letra de «La cigarra», eso me confirmó la esencia de todo esto -cuenta Ambrosio-: Esa letra escrita en computadora no nos diría la cantidad de cosas que dice desde el grafismo, las curvas hechas a mano de su autora. Entonces hay algo de lo artesanal que nos arma su mundo y no la tecnología, la megapantalla de led gigante. De eso no hay. El corazón de lo que se verá lo arma la teatralidad, la danza, el arte y no el artificio, los fuegos artificiales que hacen lo vistoso".

Figuras, sorpresas e invitados

Las voces de las inolvidables canciones estarán a cargo de Ángela Torres, Elena Roger y Mariano Chiesa, con participación de Palito Ortega. El invitado especial, además de componer junto a María Elena "La canción del jacarandá", compartió con ella "Cuidado con las alturas", un tema al que le puso música y ella letra pero permanecía inédito. Será la ocasión perfecta para compartirlo con el público. Florencia Torrente, Florencia Benítez, Carolina Gold, Juan José Marco, Esteban Masturini, Nadia Migale, Ignacio Pérez Cortés, Emmanuel Robredo Ortiz, Lucas Segovia y Mariana Zourarakis, todos de excelente nivel profesional formarán parte del color de este espectáculo irrepetible. Las coreografías son creadas por Elizabeth de Chapeaurogue y la dirección musical es de Matías Chapiro, al frente de 11 músicos, 4 coreutas y un guitarrista. El vestuario estará bajo la mirada de la reconocida Renata Schussheim y los audiovisuales que acompañarán las interpretaciones serán de Hernán Rego.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Patria, ese territorio del alma

El paño del que está hecha su creación está colmado de amor a esta tierra, a sus plazas, a su gente y a sus rituales. Esto también estará presente en diversos aspectos de la presentación en su honor. "Pobre de mí, que en esta tierra nací y en otra no sé vivir", había escrito la amante del Larousse ilustrado ("Vals del diccionario") y las tardes al abrigo de un "escándalo de sol" (de "Serenata para la tierra de uno"). María Elena abrazó las diversas texturas de la que está hecha la cultura y el arte de esta nación, amó el folclore y supo fusionarlo con la alegría del vals, la delicia de la habanera y el ritmo del rock. Descarada, nuestra, lúdica, disparatada y valiente metió la cuchara para siempre en lo que serán las alas, las entrañas y las raíces de muchas generaciones, de grandes y chicos. Por todo esto, Varieté Walsh será, sin dudas, una gala para celebrarla y vivirla en su inmensa vigencia.

Infancias marcadas

La marca indeleble que imprime la obra de María Elena Walsh atraviesa los años y no reconoce el tiempo como frontera. "Por eso resulta interesante que los artistas que conforman este ciclo sean tan jóvenes", destacó Valeria Ambrosio al elegir los cantantes para cada tema. Con tan solo 37 años, Mariano Chiesa es suceso con el musical que protagoniza, Sunset Boulevard, junto a Valeria Lynch. "Es un honor que Lino Patalano haya pensado en mí, me siento orgulloso de ser parte de este proyecto, hace unos años no imaginaba que iba a cantar, menos que lo haría en el Teatro Colón en un homenaje a quien marcó mi infancia. Mi mamá me despertaba todos los días con sus canciones, será movilizante y lo viviré con entrega, energía y felicidad. Además es un honor cantar un tema junto a la gran Elena Roger, no puedo más de la emoción y las ganas". En la misma frecuencia, Ángela Torres confiesa que es una de sus primeras y máximas ídolas. "Tengo tanto amor por su arte, tanto agradecimiento porque hizo mi infancia mágica, que cantar y ser parte de esto es para mí un sueño impensado. En lo personal me marcó la vida, me hizo soñar, me inspiró y me inspira. Nunca olvido una vez que me la crucé en Sadaic, yo tenía 6 años y no era consciente de la eminencia que estaba saludando, pero siempre recuerdo lo amorosa que fue conmigo y su calidez".

Por su parte, Elena Roger -la inolvidable voz del musical de Piaf y Evita, entre otros éxitos internacionalmente conocidos- admite: "De pequeña recuerdo que me emocionaba 'La pájara pinta', 'Los castillos', y me divertía 'El reino del revés', 'Canción para tomar el té'. Tocaba una cuerda en mí que era una flecha certera. Más adelante me abrí a su poesía, sus canciones para adultos, y le agradezco el haber roto barreras y allanado el camino para las mujeres de generaciones posteriores; nos ha enseñado a mirar tantas cosas. Siento eterno amor por ella. Hacer este espectáculo me hace sentir la niña que fui jugando y jugando con esa inmensa libertad y fantasía que ella habilitaba con su arte".

Próxima parada: Gilberto Gil

Por primera vez en el Teatro Colón, Gilberto Gil presentará Voz e violão en el segundo concierto del ciclo LNCultura. La cita es el próximo lunes 20 de agosto. Las entradas ya están disponibles en TuEntrada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.