Peritonitis aguda, la causa de la muerte de la jirafa del Ecoparque porteño

Shaki, a la derecha, junto a su cría, Ciro, en el recinto que habitaba en el Ecoparque porteño
Shaki, a la derecha, junto a su cría, Ciro, en el recinto que habitaba en el Ecoparque porteño
Mauricio Giambartolomei
(0)
25 de julio de 2018  • 18:56

La muerte de dos animales que estaban alojados en el Ecoparque porteño, en un lapso de diez días, reabrió la discusión sobre el estado del predio y la conservación de los ejemplares que aún permanecen allí. Mientras se conocen las razones del deceso de la jirafa Shaki, ocurrido ayer por la tarde, avanza una denuncia penal radicada en la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (Ufema) con el fin de investigar estos casos y otras cuestiones ligadas al ex zoológico.

Peritonitis aguda causada por una úlcera perforada estomacal fue la causa de la muerte de la jirafa que había nacido en zoo porteño en abril de 2000, según el parte oficial de la necropsia realizada al animal durante varias horas. El diagnóstico debe confirmarse con los resultados de otros estudios que podrían demorarse hasta 25 días, correspondientes a análisis histopatológicos, citológicos y otros.

Desidio y abandono murió la jirafa Shaki en el Ecoparque

03:53
Video

"Los cuadros de este tipo son fulminantes. En el caso de Shaki, no había manifestado signos de malestar clínico durante los días anteriores a su muerte A pesar del tratamiento instaurado con inmediatez, la evolución fue desfavorable y falleció a causa de una descompensación generalizada", informaron desde el Ecoparque mediante un comunicado.

La jirafa estaba alojada en el Sector Africano y compartía el recinto con Buddy, su pareja, nacido en el zoológico de Chile en 2006, y Ciro, la cría entre ambos, de tres años. Su muerte se suma al fallecimiento de Ruth, la rinoceronta blanca, ocurrido el 14 de julio tras pasar varios días con malestares que derivaron en una infección generalizada.

Por ambos casos ayer el ex director del zoológico porteño, el naturalista, museólogo y conservacionista Claudio Bertonatti, presentó una denuncia penal en la Ufema, a cargo de Blas Matías Michienzi, con el fin de avanzar en una investigación que determine las posibles razones de las dos muertes.

Shaki cerca de su cría, Ciro, en el recinto que compartían junto a Buddy, el ejemplar macho
Shaki cerca de su cría, Ciro, en el recinto que compartían junto a Buddy, el ejemplar macho Fuente: LA NACION

Denuncia

"Dos de las áreas que quedaron más debilitadas con la derivación de los cuidadores más antiguos fueron las de los rinocerontes y de las jirafas, dado que sólo quedó un cuidador experimentado con la asistencia de personal recientemente contratado, comprometido, pero sin la debida experiencia que este tipo de animales requiere", dice parte de la denuncia firmada por Bertonatti.

"Es sintomática la cantidad de personal de planta y contratado que mantiene la institución. En su enorme mayoría con pocas o nulas calificaciones, experiencia y conocimientos en lo que hace al quehacer de un centro de conservación, de educación ambiental, de investigaciones científicas y de bienestar animal. Para verificarlo, bastaría solicitar esa lista completa de recursos humanos y sus antecedentes laborales", se cuestiona en la presentación judicial.

Además, también ayer comenzaron a circular videos que muestran situaciones alarmantes y de falta de mantenimiento, como recintos invadidos por cucarachas y ratas. "Es sabido que esos animales podrían ser vectores de enfermedades. Desconozco quién los filmó, pero no cabe duda alguna que fueron documentados en el Ecoparque. Es otra situación a revisar para saber si esta situación perdura", resalta la denuncia.

Desde el Ecoparque descartaron que esos videos sean actuales, pero la Justicia ya comenzó a tomar cartas en el asunto. Como primera medida, Michienzi designó a una veterinaria de reconocida trayectoria para que participe de la necropsia realizada a la jirafa. Se trata de Rosana Miatello, auditora externa, que estuvo acompañada por el Leonardo Ninatel, jefe de cátedra de Patología de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires, aportado por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

Voceros del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad explicaron no brindarán detalles de la investigación que lleva adelante Michienzi hasta que no terminen las actuaciones correspondientes. Mientras tanto, los cuerpos de la jirafa y la rinoceronta ya están enterrados en el ex zoo, en los predios donde vivían, cerca de los machos Buddy y Gaspar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?