Suscriptor digital

Argentinos frente a un espejo

(0)
26 de julio de 2018  

La impactante historia del grupo de chicos que estuvieron atrapados más de dos semanas en una cueva de Tailandia ha dejado muchas más lecciones que las que suelen desprenderse de este tipo de acontecimientos inesperados en los que están en juego vidas humanas.

Ni la sofisticación de los equipos de salvamento, ni el generoso ofrecimiento de ayuda internacional, ni los expertos más prestigiosos de todo el mundo dispuestos a contribuir con el proceso de rescate adquirieron la dimensión pública que tuvo el ejemplar comportamiento de los familiares de los chicos, de sus amigos, conocidos y de la sociedad tailandesa en conjunto: no hubo recriminaciones al adulto a cargo del equipo de jóvenes que, como ellos, terminó prisionero en la cueva, sino aliento para que los mantuviera fuertes anímicamente. Los padres no reclamaron la cabeza de nadie. Aun en la desesperación, entendieron que lo más importante era salvarlos. La búsqueda de responsabilidades vendría después.

Hoy, cuando en nuestro país se debaten temas sumamente delicados como el aborto, en el que voces destempladas y sin argumentos fundados de ambos lados intentan imponerse por sobre la necesaria calma y reflexión; cuando se desprecia la autoridad de los mayores y se vapulea la de maestros y guías; cuando los derechos constitucionales de unos quedan anulados por los excesos inconstitucionales de otros; cuando adrede se intenta asimilar autoridad con autoritarismo y lo que debería ser una fiesta deportiva deriva en enfrentamientos de envergadura inusitada, ejemplos como el de la comunidad tailandesa asombran y conmueven.

Tampoco es fortuito que para la misma época, los ojos de buena parte del mundo se posaran sobre los hinchas y jugadores de fútbol japoneses y senegaleses. Tras los partidos que ambas selecciones disputaron en el Mundial , ciudadanos de esos dos países limpiaron las tribunas donde estuvieron asignados en Rusia. Dejaron todo como lo encontraron, limpio y ordenado. Ni que muchos diarios del mundo hayan destacado la caballerosidad y profesionalismo de un técnico como el uruguayo Oscar Tabárez, a quien llaman "maestro". Nunca mejor adjudicado ese mote. Tabárez enseña a sus jugadores a tener buenos modales, ser honestos, decentes; los ayuda a instruirse y los impulsa a crecer intelectualmente. Entiende Tabárez que todo eso incrementará las habilidades deportivas de hombres que trascenderán varios mundiales. Piensa en moldear seres integrales y se apena profundamente cuando una tarjeta de amonestación recae sobre alguno de ellos.

Las personas somos seres individualísimos, pero en constante interacción. Aprendemos de los valores que predominan en las sociedades que integramos, somos reflejo de nuestra propia experiencia acumulada, actuamos por impulsos y sabemos que tenemos que aprender a refrenarlos, aunque no sea tarea fácil. Eso nos hace seres sociales.

Vivir en comunidad es mirarnos en un espejo compartido. El reflejo que nos devuelve es obra de nuestra propia acción, de cómo interpretamos la vida.

Un viejo cuento de autor desconocido dice que un día un joven llegó a un pueblo y le preguntó a un anciano qué clase de personas vivían allí. El hombre viejo quiso saber de dónde venía el chico. "De un lugar lleno de egoístas y malvados", le respondió, a lo que el adulto le dijo: "Lo mismo vas a encontrar aquí". Otro día, otro joven consultó al mismo anciano. "¿De dónde vienes", le preguntó. "De un pueblo con gente honesta, magnífica, hospitalaria". El viejo sabio le dijo entonces que encontraría en su nuevo lugar lo mismo que había dejado.

Ante la paradoja de haber dado dos respuestas distintas a una misma pregunta, el anciano explicó: "Cada cual lleva en su corazón el medio ambiente donde vive. En realidad, lo que han visto donde han estado es el reflejo de ellos mismos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?