Dudas e inquietudes por la norma para alquilar museos

Puertas adentro, temen por la seguridad de las obras
Silvina Premat
(0)
26 de julio de 2018  

Con cierto temor por la protección del patrimonio que conservan y dudas sobre el rol del personal recibieron puertas adentro de los museos nacionales la nueva reglamentación del Ministerio de Cultura, que amplía las condiciones y actualiza los aranceles para que privados puedan alquilar salas y espacios de esas instituciones de arte e historia.

"No me escandaliza que el museo, que es un lugar de fantasía, se use para actos, siempre que no sean cuestiones meramente sociales, pero me preocupan los riesgos que puedan corren tanto los bienes como las personas", dijo ayer a LA NACION uno de los hombres que más conoce el paño artístico argentino y que sintetiza el parecer de otros consultados.

La resolución ministerial y su reglamento disponen que la responsabilidad por la seguridad recae totalmente sobre las personas o empresas inquilinas. Indica que los organizadores de eventos o realizadores de audiovisuales deberán adoptar todas las medidas necesarias "para el debido resguardo, custodia y protección de los bienes y el patrimonio" de los museos. Se detallan, además, una serie de recaudos concretos para no dañar con sus actividades las obras y el inmueble. Y qué tipos de seguros debe contratar. Pero la norma no es precisa en dos puntos que hasta ahora eran los más problemáticos para alquilar un espacio en el interior de un museo: quién controla que los recaudos sean cumplidos en tiempo y forma, y quién le paga al personal del museo en caso de que deban trabajar fuera de su horario habitual, si el Estado o los privados involucrados.

En el núcleo duro del sector, los que vienen trabajando en o con los museos nacionales desde hace décadas, la medida volvió a despertar el disgusto ocasionado por una acción anterior de esta misma gestión del Ministerio de Cultura: la limitación a la autonomía de las asociaciones de amigos. En los hechos, el dinero que recaudan y que antes ellas administraban -girando luego esos ingresos a la dirección del museo en cuestión- pasó a ser gestionado por el Gobierno con la promesa de que volvería a los museos. Ese sistema no funciona hasta ahora con la celeridad esperada. "Se desactivaron las asociaciones de amigos que recaudaban para la institución y ahora los fondos van a una cuenta tan burocrática como lerda", precisó sobre este punto un director.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?