Tour de France: abucheado, escupido, empujado y confundido con un espectador, Chris Froome aparece rendido

Un gendarme francés quiso detener el paso de Froome, una vez terminada la etapa, y lo derribó; el ciclista británico con él antes de irse
Un gendarme francés quiso detener el paso de Froome, una vez terminada la etapa, y lo derribó; el ciclista británico con él antes de irse
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
25 de julio de 2018  • 21:32

Terminó la etapa 17, la victoria final pasó a parecer casi una utopía y el golpeado Christopher Froome sumó otra bofetada: no ser ya siquiera reconocido, pese a ser un tetracampeón del Tour de Francia, uno de los grandes sucesos del país y de Europa. Ya de civil, con un impermeable gris un rato luego de cruzar la meta, el británico fue confundido con un espectador por un gendarme que le impidió el paso y en el entrevero llegó a derribarlo.

Como si fueran poco los abucheos, empujones, salivazos e intentos de espectadores de hacerlo caer en carrera, Froome añadió el incidente con la autoridad que no percató de que era el hombre del que todos hablaban, por sus títulos, las profundas sospechas de dopaje y el hostigamiento de los hinchas al costado -y no tanto- del camino. El deportista nacido en Kenia circulaba en bicicleta y, tras ser volteado, discutió brevemente con el gendarme.

Era el colorario de un día tran gris para él como su abrigo y como el clima en Soulan Col du Portet, a donde el pelotón había llegado al cabo de 65 kilómetros escasos pero muy exigentes, de montaña pirenaica. Un tramo, el 17º, que los analistas consideraban crucial, de posible quiebre en la tendencia de la clasificación. No se equivocaron, al parecer: Froome, que era escolta, perdió terreno, y se consolidó su compañero galés del equipo Sky Geraint Thomas, que resultó tercero en el segmento y ahora cuenta con 1m59s de diferencia sobre el nuevo segundo general, Tom Dumoulin, a falta de cuatro días.

El neerlandés, un especialista en las etapas de velocidad, tiene una esperanza: este sábado habrá una contrarreloj individual, la última posibilidad real de modificar las posiciones principales antes del arribo-desfile ante el Arco de Triunfo de París.

El vencedor del miércoles fue el colombiano Nairo Quintana, que trepó al 5º lugar general y no se rinde, aun ubicado a 3m30s. Sí, en cambio, parece entregado Froome, aunque marcha 3º a 2m31s: "G [por Thomas] merece seguir con la camiseta amarilla [de líder]. Espero que la conserve hasta el final", sostuvo el defensor del cetro. "Voy a peler hasta el final para el equipo y para Geraint", agregó, casi como sosteniendo una bandera blanca. Una actitud inesperada en alguien que al inciarse el Tour iba por el récord de cinco conquistas ostentado por cuatro leyendas (Jacques Anquetil, Eddie Merckx, Bernard Hinault y Miguel Induráin), y que todavía puede igualarlo. Por más que los hinchas deseen lo opuesto y hagan fuerza -demasiada en algunos casos- por ello.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?