Misterioso hallazgo de explosivos y munición de guerra en la cárcel de Florencio Varela

El explosivo y las municiones halladas en la cárcel de Florencio Varela
El explosivo y las municiones halladas en la cárcel de Florencio Varela Crédito: Twitter
(0)
26 de julio de 2018  • 11:53

La Justicia y el área de Asuntos Internos del Ministerio de Justicia provincial investigan el misterioso hallazgo de dos panes de trotyl, un potente explosivo militar, y una decena y media de proyectiles de arma de guerra en la cárcel de Florencio Varela.

El elemento explosivo estaba en la zona de calderas, alejada de las áreas de circulación o de acceso para los reclusos. Fue descubierto ayer durante un recorrido habitual de guardiacárceles. Los panes y los proyectiles estaban a la vista, contenidos en una bolsa de nylon, según explicaron a LA NACIÓN fuentes de la investigación.

Mientras que la investigación judicial se centra en descubrir quién y cómo ingresó en el penal esos materiales prohibidos, a Asuntos Internos le queda, además, una tarea adicional: desentrañar por qué se quebró la cadena de comunicación interna en la unidad del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Fuentes de gobierno confiaron a LA NACIÓN que el guardia que encontró el material explosivo tiene pasado en las fuerzas armadas. Las balas halladas dentro de la bolsa de nylon son de calibre .45, coincidente con las pistolas de dotación reglamentaria de los militares argentinos.

Los dos panes de trotyl no estaban conectados a ningún dispositivo. El trinitrotolueno (TNT, verdadero nombre del explosivo) es un material relativamente estable y resistente a fricciones, golpes o agitación. Para que explote se necesita aplicar sobre él una importante fuerza, por lo que requiere de un detonador, que en el caso no existía.

En el país, los distintos tipos de explosivos (entre ellos, el TNT) son materiales de uso restringido (se los utiliza, por ejemplo, en minería y en grandes obras civiles de construcción), sujetos a permisos especiales extendidos por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC, ex Renar). Fuentes del caso dijeron que se investigará la cadena de proveedores y usuarios de estos materiales para intentar trazar la línea que conduzca al origen del explosivo hallado en la zona de calderas del penal de Florencio Varela.

Hace poco menos de tres semanas un pan de trotyl fue objeto de noticia, cuando una encomienda que contenía un explosivo armado con una libra de TNT fue remitida, con nombre y apellido, al domicilio de la Recoleta donde había vivido el subsecretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa, José Luis Vila, en una clara amenaza cuyo origen y móvil aún no fueron dilucidados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?