Los obispos de Córdoba advierten que la legalización del aborto convertiría al país en "una dictadura"

"Cuando no se respeta la vida del más débil, la libertad se convierte en ocasión de dominio y arbitrariedad", señalan en una carta abierta a la comunidad
"Cuando no se respeta la vida del más débil, la libertad se convierte en ocasión de dominio y arbitrariedad", señalan en una carta abierta a la comunidad Fuente: Archivo - Crédito: Arzobispado Córdoba
Gabriela Origlia
(0)
26 de julio de 2018  • 12:23

CORDOBA. Los obispos de Córdoba se sumaron a la movida nacional de la Iglesia en contra de la legalización del aborto y, en una carta abierta a la comunidad, advirtieron que -de aprobarse la ley- el país "se convierte visible o encubiertamente en dictadura".

"Creemos que una democracia que no respete toda vida humana se convierte visible o encubiertamente en dictadura de los que ostentan más poder, porque cuando no se respeta la vida del más débil la libertad se convierte en ocasión de dominio y arbitrariedad", señala el texto.

Agrega: "Hoy vivimos en democracia. Podemos así expresarnos con libertad, e incluso peticionar a nuestros gobernantes para que tengan en cuenta los legítimos puntos de vista de los ciudadanos. Los que profesamos la fe católica, como la mayoría de los argentinos, queremos la justicia, la paz, el bien común, una vida plena y digna para todos".

Explican que los obispos de las seis diócesis de Córdoba sintieron que era su "deber" expresarse sobre la propuesta de los senadores de la provincia, quienes impulsan una modificación de lo aprobado en Diputados. Suscriben el documento Carlos Ñáñez, Adolfo Uriona, Sergio Buenaventura, Samuel Jofre, Ricardo Araya, Gustavo Zurbriggen, Ricardo Seirutti y Pedro Torres.

Los senadores Laura Rodríguez Machado ( PRO ), Ernesto Martínez (Frente Cívico) y Carlos Caserio (Unión por Córdoba) apuntan a que el plazo máximo para realizar abortos legales sin causales sea de 12 y no de 14 semanas; que la objeción de conciencia también sea institucional para clínicas y sanatorios privados; que los médicos que se rehúsen a practicar abortos no sean penalizados, y que el financiamiento sea compartido entre las provincias y la Nación.

Los obispos reconocen "la oportunidad de incluir expresamente la objeción de conciencia institucional. Insólitamente, la ley con media sanción, mientras admite, aun con incomprensibles restricciones, la objeción individual, prohíbe taxativamente la objeción institucional". Señalan que la propuesta de los senadores cordobeses es un "aporte importante en esta delicada materia, pero resulta insuficiente".

"No resuelve"

Por supuesto, enfatizan que el problema de fondo es el avance de la ley: "Nos parecería desacertado el voto de los senadores aprobando el proyecto. Es más, consideramos que no expresa ni el sentir de muchos cordobeses, ni el rico cimiento jurídico a favor de la vida de nuestra Constitución Provincial".

En la carta indican que su oposición al aborto no surge de un dogma o de razones puramente religiosas: "La defensa y cuidado de la vida por parte de todos y del estado es cuestión de humanismo y racionalidad más allá de las creencias religiosas personales de cada uno", dicen.

"El contexto hace que llegue tarde y no resuelva el tema de fondo, en sus dos vertientes: en primer lugar, cómo acompañar el drama de las mujeres que han sufrido violencia o abandono, y que viven un embarazo no querido; en segundo lugar, y es lo más decisivo, cómo legitimar la injustificable muerte de un inocente".

En el texto también hacen referencia al "Evangelio de la vida" del Papa Juan Pablo II que plantea que "todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término, y afirmar el derecho de cada ser humano a ver respetado totalmente este bien primario suyo. En el reconocimiento de este derecho se fundamenta la convivencia humana y la misma comunidad política".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.