Test drive: el Volkswagen T-Cross

El T-Cross es el menor de la nueva gama SUV de doce modelos, que Volkswagen lanzará hasta 2020
El T-Cross es el menor de la nueva gama SUV de doce modelos, que Volkswagen lanzará hasta 2020
Manejamos en Alemania el inédito crossover compacto de la marca alemana que llegará en 2019 a nuestro país para rivalizar con la gran colección de modelos del segmento B-SUV
Gabriel Tomich
(0)
28 de julio de 2018  

La ofensiva de los utilitarios deportivos (SUV) parece no detenerse. Todos los fabricantes mundiales, incluso los más exclusivos (quedan pocos fuera del "club SUV") han apuntado sus cañones a estos vehículos que se caracterizan por su versatilidad. Así, hay prácticamente un SUV para cada necesidad y bolsillo.

En América del Sur, desde el lanzamiento del pionero Ford Ecosport en 2003, los SUV compactos (segmento B-SUV) han ganado un lugar preponderante en los mercados de la región. Justamente allí apunta el Volkswagen T-Cross, cuyas versiones de preserie, con camuflaje incluido, manejamos por los alrededores de esta coqueta ciudad, como anticipo de su lanzamiento oficial.

El T-Cross para nuestra región se producirá en Brasil y tendrá algunas diferencias con el europeo, que se fabricará en Pamplona, España (allí se hace su "primo" Seat Arona). El T-Cross forma parte de la megaofensiva de Volkswagen en materia de SUV (doce modelos en total entre 2016 y 2020), en la que también está el Tharu, que será de mayor tamaño (segmento C) y se producirá en nuestro país (Gral. Pacheco) desde 2020, para lo cual VW anunció en noviembre de 2017 una inversión de US$650 millones. Tanto T-Cross como Tharu comienzan a ensamblarse en China este año.

De esta forma, la gama SUV de Wolfsburg quedará dentro de dos años compuesta así: T-Cross, T-Roc, Tiguan, Tiguan Allspace, dos concept cars hoy conocidos como Powerful Family SUV (el Tharu) y Advanced Midsize SUV, Atlas, Atlas Cross Sport y Tanoak (ambos concept), Teramont, Touareg y el 100% eléctrico I.D. Crozz.

La versión europea del T-Cross estará en las calles en abril del año próximo, un poco más tarde será presentado en Brasil y se estima que en julio de 2019 se lanzará en la Argentina.

El T-Cross, amparado bajo el lema I am more (Soy más), se basa en la plataforma MQB-A0, la misma que estrenó el nuevo VW Polo en nuestra región. Sin embargo, se trata de una base modular; así, respecto del Polo, el T-Cross tiene el eje delantero más adelante y cuenta con mayor distancia entre ejes y, por lo tanto, más habitabilidad.

Como se dijo, el T-Cross europeo y el Mercosur no son exactamente iguales. El modelo fabricado en España tiene una longitud de 4,107 m contra 4,192 m del brasileño, mientras que la distancia entre ejes (vital para la habitabilidad) es de 2,563 m en el europeo y de 2,649 m en el regional. Este último también es más alto (1,568 m contra 1,558), pero pierde capacidad en el compartimiento de carga: el T-Cross europeo tiene un volumen de entre 385 y 455 L, en tanto en el del Mercosur variará entre 345 y 390 litros. Cabe acotar que la versión del Viejo Continente tiene una butaca de acompañante rebatible (al estilo de los furgones utilitarios), que aumenta la capacidad de carga.

El Volkswagen T-Cross apela a un diseño sobrio y funcional
El Volkswagen T-Cross apela a un diseño sobrio y funcional

La estética exterior, de líneas más bien cuadradas, al estilo de los off-road pioneros, se basa en la pintura bicolor y en lo que en VW llaman Reflector Strip, un embellecedor que une las luces traseras, que se suma a las diurnas de LED, el tablero digital Active Info Display (el mismo del Polo y el Virtus), pantalla táctil de 8", sonido Beat Sound de 300W, conectividad, puerto de carga inalámbrico para celular, arranque y apertura sin llave (Keyless) y cuatro puertos USB (dos en el frente y dos para los pasajeros traseros).

En cuanto al resto del equipamiento exterior e interior (este todavía vedado para las fotos), también variará entre ambos T-Cross. Sí se sabe que el modelo brasileño tendrá techo panorámico, aire acondicionado para las plazas traseras, llantas de 16" y 17" (en Europa habrá versiones con 18"). En América del Sur, el rubro seguridad del T-Cross será de lo mejor: por 6 airbags (en toda la gama), detector de fatiga, freno poscolisión (detiene el auto evitando un segundo impacto tras un choque), dispositivo Park Assist 3.0 (cámara y sensores para estacionar) y programas de conducción.

En cuanto a la mecánica, en Brasil se lanzará con tres motorizaciones: los turbos 200 TSI tricilíndrico 1.0 L de 128 CV de potencia y 200 Nm (20,4 kgm) de par, y 250 TSI 1.4 L de 150 CV y 250 Nm (25,5 kgm), y nuestro viejo conocido 1.6 L MSI de 110 CV y 155 Nm (15,8 kgm), que equipa al Polo y el Virtus, entre otros. No está definido con qué motores se lanzará el año que viene en nuestro país, aunque sería estupendo que contase con algunas de las versiones turbo. Más allá de esto, el T-Cross manifestó un buen balance de las suspensiones entre el confort de marcha y el comportamiento dinámico, facilidad de conducción y una posición de manejo muy confortable.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.