A leña y garrafa: cómo sobreviven el invierno los chicos en las comunidades más vulnerables del sur

Las familias que viven en el campo no tienen gas. Sobreviven con leña
30 de julio de 2018  • 01:31

Hernán (5 años) y Eluney Cuminao (4 años) se despiertan tiritando de frío en Mamuel Choique, un paraje de la región sur de Río Negro. Hacen -20 grados y sus camas están húmedas. Su papá ya se levantó una hora antes que ellos en busca de leña para poner en la cocina y poder calefaccionar al menos un ambiente en el que puedan cambiarse más calentitos.

"Cuando arrancamos el día, está todo congelado. Esta casa no está para tener a los chicos", dice Jorge Cuminao, el padre de familia. Siempre vivieron en el campo pero a partir de este año, los días de semana viven en el pueblo, para que sus hijos vayan a la escuela. El se queda en el campo para cuidar de los animales.

A leña y garrafa

2:24

En invierno todo se congela: los pisos, las cañerías, el combustible. En definitiva, la vida. "La vivienda nos las prestó el comisionado pero está bastante deteriorada. En la primavera pienso construir una casa para nosotros porque esto es una heladera", agrega Cuminao.

Las escuelas están equipadas con calefacción y ahí los chicos disfrutan de una realidad muy distinta a la de sus casas. En el campo, en cambio, toda la familia está acostumbrada a ayudar a "picar" leña. Lo hacen las mujeres y también los chicos. A Nasael Anaya, de 7 años, es una de las actividades que más le gusta hacer en su casa. "Yo siempre que puedo lo ayudo al papá con eso", dice con mostrando una pila de leña sobre la nieve.

Nestor Nahuelfil vive en el campo, a 10 km de Mamuel Choique

En los últimos cinco años, el gobierno de la provincia implementó un plan de construcción de "chanchitas" o zeppelin de gas para los parajes -muchos están a más de 1000 metros de altura sobre el nivel del mar- , y eso modificó notablemente la vida de las familias. En invierno, se ocupan de rellenarla gratis y de entregar garrafas.

"Gracias al plan Garrafón Social le instalamos las chanchas a 34 parajes, a través de sus comisiones de fomento. Hicimos un convenio con YPF, y ellos instalaron la chancha con una cocina y un calefactor para cada familias. Hoy les hacemos las cargas cada 45 días. Todo es totalmente gratuito", explica Luis Di Giácomo, ministro de Gobierno de Río Negro.

Si bien ese beneficio llegó a Mamuel Choique hace dos años -pero no a la casa de los Cuminao - , a Ojos de Agua y a Laguna Blanca, por mencionar algunos, todavía hay otros que están esperando como Las Bayas. Marcelino Garcés vive en Las Bayas junto a su mujer. Allí todavía no llegaron los zeppelines ni tampoco la leña. "Nos prometieron que iba a llegar. Lo último que tenemos son unos palitos para poner en el fuego pero no podemos pasar el invierno así", se queja.

Las que también esperan son las familias que viven en el campo. A ellas todavía no les llegó el gas, y su situación es mucho más crítica. Sólo sobreviven con la leña. En estos lugares, el mate dulce siempre es un buen compañero.

Las familias que viven en el campo no tienen gas. Sobreviven con leña y garrafa

"Las chanchas se cargan con camiones grandes, por lo tanto tiene que haber un acceso posible. Los caminos de los campos hacen que no se pueda circular camiones de ese porte. Para ellos tenemos previsto el Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (Permer) en donde se busca llevar paneles solares y estufas rusas para los pobladores aislados", cuenta Di Giácomo.

Luis Catrimar tiene una hija de 4 años que vive con él y su mujer en el campo, a 35 kilómetros de Laguna Blanca. De la poca plata que le queda por la venta anual de lana, en lo que más gasta es en leña, comida y ropa para abrigar a su hija. Hoy está costando cerca de $1300 el metro de leña. "En donde yo vivo es un infierno, cuando viene el temporal de nieve no se puede salir. Si te llegás a enfermar hay que salir a caballo", explica.

Marcelino Garcés se queja de que le falta leña para pasar el invierno

A través del Plan Calor, la provincia gira los fondos para entregar 1000 kilos de leña embolsada a cada familia rural, para ayudarlos a pasar el invierno. Pero no alcanza. "El abastecimiento de leña a través del Plan Calor es importante porque ahí no hay ni luz ni gas. Y sino ellos tienen que arreglársela para canjear un camión de leña por un animal o un fardo", dice Franca Bidinost, extensionista rural de INTA Bariloche.

Sobre la posibilidad de aumentar la cantidad de leña destinada a cada familia, Di Giacomo sostiene que "siempre puede haber reclamos y faltas pero de alguna manera se intenta tener una presencia permanente".

Mamuel Choique ahora tiene gas. Desde la Comisión de Fomento van controlando las chanchas y cuando están en un 30%, avisan para que la vayan a reponer. "Así que la leña que está llegando es para las 36 familias que tenemos en el campo. La mayoría está cobrando las jubilaciones y eso es un gran ayuda", cuenta Elida Matilde Michelena, integrante de la entidad.

Nahuelfil usa una cocina a leña para calefaccionarse

Sin embargo, ese sistema puede fallar. El pueblo se ha quedado una semana sin gas por problemas en la gestión, en pleno invierno. "No todos pueden comprar la leña. Ahora no llega el gas y la gente está un poco preocupada. Todos tienen una cocina a garrafa en su casa", agrega Michelena con preocupación.

La logística para que las donaciones de leña lleguen efectivamente, casa por casa, se canaliza a través de las 34 comisiones de fomento que existen en la provincia. "La promesa que hizo este gobierno es que las garrafas y las chanchas también iban a llegar al campo", cuenta Huentemil. A su lado, Enrique Pedrazza, integrante de la Comisión de Fomento de Ojos de Agua, explica que la calidad del servicio mejoró en los últimos años: "Antes eran 400 kilos y sin cortar. Ahora son 1000 kilos y cortada", dice.

Lo que sí reconoce Pedrazza es que este año están atrasados con el reparto de la leña. Recién a mediados de julio, estaban llegan a algunos campos. Inesperadamente, las bajas temperaturas habían empezado hacía rato. "Las condiciones climáticas de este año son muchas más duras que las habituales en el último tiempo. Llevábamos 12 años sin grandes nevadas. Recién este año volvió a caer nieve fuerte", explica Di Giácomo.

Un vecino de Laguna Blanca protege la leña con un nylon para que no se moje

Para Pedrazza, siempre lo más difícil es poder llegar a todas las casas a pesar del hielo y de la nieve. "Las zonas más alejadas de las ciudades son más bajas y las más alejadas, como nosotros, son las más altas y frías. Sólo para la zona de Ojos de Agua, tenemos que hacer 35 viajes para poder llegar a cada productor".

Para poder tener a un chico "calentito" durante todo el día, hay que quemar leña permanentemente. Por eso toda la familia de Angie Cheu quellán, está reunida alrededor de la mesa ubicada pegada a la cocina a leña. "Nos acaban de dar 20 bolsitas de refuerzo pero no nos alcanza. Ahora con el frío se consume mucho", dice Mónica Cañuenil, su madre.

Una vecina de Mamuel Choique hachando leña

Cuando a las familias se les termina la leña que les dan tienen que salir a comprarla porque ya no quedan árboles en el campo producto del desmonte. Desde el INTA Jacobacci, están trabajando para instalar boquetes leñeros para que a futuro puedan sacar la leña o postes de ahí. "Ahora estamos en la etapa de esperar a que crezcan los árboles", explica Virginia Velazco, extensionista rural de la entidad.

A veces, los pequeños productores hasta recurren a la bosta de los animales para generar calor. Esto es lo que hace Rubén Huentemil, en la zona de Ojos de Agua. "Usamos la bosta de vaca y ya que estamos también limpiamos el mallín. En invierno la Comisión de Fomento me trae leña y también tres garrafas por mes. Y sino la compro yo", cuenta Rubén.

En su casa tiene luz de farol a gas y cocina a leña. "Como vivo solo, salgo a mirar a los animales y cuando vuelvo a la tarde, está todo frío. A la mañana el chiflete entra por la puerta y los vidrios se congelan", concluye.