Contradicciones entre el Macri desarrollista y el ortodoxo

Sergio Berensztein
Sergio Berensztein PARA LA NACION
Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat
(0)
27 de julio de 2018  

En su novela El extraño caso del Doctor Jeckyll y el señor Hyde, Robert Louis Stevenson describe como pocos la dualidad del ser humano: la personalidad exterior, aun con sus luces y sombras, y el monstruo interno, capaz, incluso, de torcer la voluntad racional de la primera. Todos tenemos contradicciones internas generadas por pulsiones y deseos que tratamos de controlar, pero que, en ocasiones, nos superan. El entorno o el destino nos permiten realizar algunos pocos sueños y debemos conformarnos, casi siempre, con alcanzar solo un puñado de nuestros ideales.

Los presidentes, por lo general, no pueden siquiera eso. Sus gestiones están encorsetadas por el famoso "no pude, no supe, no quise" que inmortalizó Raúl Alfonsín. Macri no parece ser la excepción, al menos hasta ahora. En él conviven dos vertientes de muy distinto linaje que, al menos en la historia argentina, estuvieron casi siempre en veredas opuestas: el desarrollista y el ortodoxo. Fue lo primero durante la etapa dorada del gradualismo, herida de muerte por sus propios errores, por la sequía y por los cambios en la economía global. Aflora ahora el Macri ajustador, decidido a ir a fondo con la reducción del déficit fiscal, atado al mástil del acuerdo con el FMI.

El Presidente es, antes que nada, un ingeniero civil, un constructor, que soñaba con modernizar la infraestructura del país para ganar competitividad y que la Argentina pudiera exportar más y mejor. Ya lo había insinuado en su paso por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se propuso dejar una huella como el intendente que mejoró la calidad de vida de los porteños, por ejemplo con el metrobús. Siempre se entusiasmó con la energía, confiado en que Vaca Muerta sería un impulso crucial al crecimiento económico y al autoabastecimiento dilapidado por los desatinos kirchneristas en la materia.

El Macri desarrollista se dejó convencer por sus principales consejeros respecto de que el tiempo, la paciencia y la recuperación económica alcanzaban para corregir los groseros desequilibrios fiscales heredados. Desconfiado, nunca dejó de escuchar las duras críticas de sus amigos más ortodoxos. Desde fines de abril, el Macri ajustador asomó para sorpresa de algunos, que descubrieron que antes se cubría con una incómoda piel de cordero. "Este es el verdadero Mauricio, por eso avanza con tanta convicción", afirma un amigo de toda la vida.

Como los principales rubros del presupuesto público (salarios y jubilaciones) están prácticamente indexados, esta suerte de Hulk ajustador no tuvo más remedio que poner en su mira las áreas más anheladas por su otro yo desarrollista. Como ocurrió con la obra pública, que se había acelerado en los primeros treinta meses de gestión, sumado al efecto virtuoso de haber desmantelado los principales mecanismos de corrupción armados por los Kirchner. Se destacaron la puesta en valor del ferrocarril, algunos corredores viales y los metrobuses que comenzaron a surcar el indómito Gran Buenos Aires. El Gobierno pretende culminar todas, o al menos la mayoría, de las obras iniciadas, y que los proyectos público-privados, los PPP, amortigüen esa caída en la inversión pública. El caso de la represa Chihuidos es emblemático: las obras que dependan total o parcialmente de financiamiento estatal quedarán postergadas. El Macri ortodoxo debe tener cuidado: su predominancia respecto del desarrollista puede arrinconar al candidato. El incremento en el voto que obtuvo Cambiemos entre 2015 y 2017 en los distritos más pobres del GBA está relacionado con el gasto público, en especial en infraestructura. ¿Podrá mantener ese apoyo en un contexto de crisis económica, con un gobierno que gasta menos y que le exige un durísimo ajuste a la sociedad?

Para cumplir con la muy ambiciosa meta de déficit fiscal acordada con el FMI -1,3% del PBI a fines de 2019- se necesitan recortes en otras áreas. Nicolás Dujovne, con la crucial aunque áspera misión de disciplinar a los integrantes del gabinete, tiene en carpeta un conjunto de pequeños ahorros en casi todas las dependencias. Por ejemplo, hace unos días el "Macri ajustador" estuvo en Bariloche y afirmó que se revisarían los contratos del Estado nacional con Invap, empresa propiedad del Estado rionegrino que se posicionó como un orgullo argentino por sus desarrollos en tecnología nuclear y satelital, entre otras. Si bien hay dudas respecto de las cifras concretas y el gobernador Weretilneck reaccionó con eficacia, los costos políticos del anuncio pueden ser significativos. El Gobierno niega que afecte la sustentabilidad de la empresa, pero para los sectores medios urbanos, sobre todo los profesionales, formados mayoritariamente en la educación pública y con una alta valoración, tal vez idealizada, del papel del Estado, tanto Invap como el Instituto Balseiro constituyen una suerte de contraejemplo de que no todo lo estatal tiene que ser sinónimo de opacidad y fracaso. Ese segmento es vital para cualquier coalición electoral con pretensiones, en particular si los estrategas de Cambiemos buscan ganar en primera vuelta.

El Macri ortodoxo se permite, sin embargo, algunas licencias. En el intercambio que mantuvo la semana pasada vía Instagram se encargó de ratificar que sigue en pie la idea de coorganizar el Mundial 2030. Puede que no haya que invertir mucho dinero en esa iniciativa en el corto plazo, pero la señal es calamitosa: ¿tenemos recursos para semejante capricho mientras se le pide un sacrificio enorme al conjunto de la sociedad? Todos los países emergentes que organizaron campeonatos mundiales o Juegos Olímpicos padecieron luego grandes problemas económicos: Chile 1962 se estrelló once años más tarde. Luego de los mundiales de 1970 y 1986, México tuvo sendas crisis en 1982 y 1994. La Argentina, luego de 1978, terribles episodios en 1982, 1989, 2001... Brasil aún no se recupera de 2014 ni de los Juegos en Río. Grecia recién está saliendo, de la mano del Fondo. La Unión Soviética (1980) dilapidó en una década su imperio. No hay excepciones. Si tiene dudas, que Macri pregunte ahora, que justo está en Sudáfrica.

Esta tensión entre desarrollismo y ortodoxia en un solo presidente no es nueva. Arturo Frondizi experimentó un recorrido similar durante su mandato, al punto de que terminó designando ministro de Economía y Trabajo nada menos que a Álvaro Alsogaray. Presionado por los militares, con un peronismo proscripto pero con gran poder electoral, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, y en un contexto internacional sumamente volátil, la experiencia de la UCRI estuvo signada por la inestabilidad política. Mucha agua pasó bajo el puente: hoy, los militares carecen de influencia efectiva, el peronismo se ha democratizado y no puede resolver el dilema que le plantea Cristina Fernández de Kirchner, pero los déficits políticos de Cambiemos limitaron y limitan su capacidad para lograr los objetivos que pretende alcanzar, incluyendo su consolidación como coalición.

Más aún, el escándalo del financiamiento trucho de la campaña electoral 2017 lo encuentra en una situación muy incómoda: el balance de su gestión en materia de calidad institucional es demasiado magro. Excepto la sanción de la ley de libre acceso a la información pública y la conformación de la oficina del presupuesto del Congreso, las promesas de mejora quedaron en la nada. El Macri desarrollista sucumbió ante el ortodoxo. Al Macri institucional aún lo estamos esperando.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?