Suscriptor digital

La tregua comercial entre EE.UU. y la UE pone en alerta al Mercosur

Existe temor de que el acercamiento entre Washington y Bruselas complique la negociación para sellar el pacto con el bloque europeo; preocupación por la competencia por los productos primarios
Existe temor de que el acercamiento entre Washington y Bruselas complique la negociación para sellar el pacto con el bloque europeo; preocupación por la competencia por los productos primarios Fuente: Archivo
Alberto Armendáriz
(0)
27 de julio de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- Aunque en público los gobiernos de la Argentina y Brasil abogan por la eliminación de las barreras comerciales internacionales, el entendimiento anunciado anteayer entre el presidente norteamericano, Donald Trump , y el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para detener su guerra de aranceles puso en alerta a los principales socios del Mercosur . Existe el temor entre los especialistas de que un pacto entre Washington y Bruselas pueda complicar las negociaciones en curso para el tan anhelado acuerdo de libre comercio entre el bloque sudamericano y la Unión Europea (UE).

Sin que haya ningún documento firmado, Trump dijo que la UE aumentará de inmediato sus compras de soja y gas natural licuado estadounidenses; a cambio, su administración revisará las tasas impuestas recientemente al acero y al aluminio importados de Europa. Las promesas generaron alivio en el Viejo Continente, pero bastante preocupación dentro de los cuatro países del Mercosur (la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), que desde fines de los años 90 buscan un acuerdo de libre comercio con la UE.

"El Mercosur compite con Estados Unidos en los productos primarios que le vende a la UE, especialmente con la soja y la carne. Los europeos no van a querer ni poder comprar a ambos. Será uno o el otro", advirtió a LA NACION el presidente de la Asociación de Comercio Exterior de Brasil, José Augusto de Castro, que exhortó a los miembros del bloque sudamericano a agilizar las conversaciones con la UE.

Sorprendido aún por las noticias desde Washington, el Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño no quiso pronunciarse oficialmente sobre el tema al ser cuestionado por este diario. Sin embargo, en el Palacio Itamaraty reconocieron que el acercamiento comercial de Trump a la UE puede tener efectos negativos en la venta de soja brasileña a Europa. Actualmente, Estados Unidos es el mayor exportador mundial de soja, seguido por Brasil y, luego, por la Argentina.

Aunque Brasil es el principal vendedor de esta oleaginosa en grano para la UE, el 80% de las exportaciones de soja brasileña van para China; menos de un 10% tiene como destino países europeos (España y Holanda son los principales compradores, con 2,9% y 2,3%, respectivamente). En el caso de la Argentina, el 87% de los porotos de soja exportados son comprados por China, y apenas un 2% por la UE. Sin embargo, el mercado europeo representa un 30% de las ventas de harina de soja argentina.

Balanza

El año pasado, el flujo comercial entre el Mercosur y la UE totalizó 80.000 millones de dólares, con un superávit de 362 millones para los europeos. Según los especialistas, en el marco de un acuerdo de libre comercio, el intercambio podría más que duplicarse en tan solo cinco años.

"El cambio de postura de Trump, que retiró a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica [TPP, según sus siglas en inglés] y renegocia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte [Nafta], representa una alteración brusca del escenario. Podrá intentar relanzar ahora, de forma más ventajosa, el proyecto de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión [TTIP] con los europeos y perjudicar las perspectivas de nuestro bloque, muy aislado comercialmente", apuntó De Castro.

Un diplomático cercano a las negociaciones entre el Mercosur y la UE resaltó que todavía es temprano para saber cómo avanzarán las conversaciones entre los estadounidenses y los europeos, y cómo se materializará el entendimiento.

"Trump puede decir una cosa hoy y mañana hacer algo distinto -destacó la fuente, que requirió el anonimato-. De cualquier manera, quisiéramos creer que los europeos son serios en sus conversaciones con nosotros, que existe un compromiso y una decisión política por llegar a un acuerdo. Sería una gran lástima que después de todos los esfuerzos de ambos lados las negociaciones acabaran en la nada".

Desde la cancillería argentina intentaron restar impacto al principio de acuerdo entre Washington y Bruselas, y subrayaron que las tratativas del Mercosur con la UE están en su etapa final, con el objetivo de anunciar una resolución política a fines de agosto o en septiembre, en una reunión que se realizará en Montevideo.

"No vemos que vaya a afectar y en todo caso si lo hace, será positivamente. La resolución de diferendos comerciales siempre es buena para la integración económica global y el comercio internacional. La historia nos muestra que nunca hay ganadores en las guerras comerciales en el largo plazo. En ese sentido, que haya diálogo constructivo entre estos dos grandes actores resulta auspicioso", indicó Javier Arana, subsecretario de Estrategia Comercial y Promoción Económica del Palacio San Martín.

En Brasil, los analistas son menos optimistas. Para Alberto Pfeifer, coordinador del Grupo de Análisis de la Coyuntura Internacional del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Pablo, la tregua entre Estados Unidos y la UE vuelve la relación comercial bilateral al statu quo ante Trump, y desarma la trama de tarifas y cuotas iniciada por el imprevisible presidente norteamericano, que ahora pretende utilizar a la UE en su guerra comercial con China. Ya el acuerdo Mercosur-UE sufre los mismos problemas de siempre.

"Las negociaciones llevan 20 años y no evolucionan por las diferencias entre los países sudamericanos en aceptar una agenda común, y porque del otro lado pesan las resistencias de ciertos sectores agrícolas europeos. ¿Realmente se puede pensar que en la UE habrá confianza suficiente para firmar un acuerdo la víspera de unas elecciones presidenciales en Brasil con resultado tan incierto?", se preguntó Pfeifer sobre los comicios que se celebrarán en octubre en Brasil.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?