En Sudáfrica, Macri defendió el multilateralismo y alertó sobre el impacto económico de la guerra comercial

Crédito: Presidencia
27 de julio de 2018  • 07:29

JOHANNESBURGO.- Las críticas a la guerra comercial y las medidas proteccionistas lanzadas por el presidente estadounidense, Donald Trump , sobre varios de los países reunidos en esta ciudad para la décima cumbre de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) impregnaron el discurso que Mauricio Macri ofreció como presidente pro tempore del G-20 .

"La escalada de medidas unilaterales y de represalias tienen un potencial impacto sistémico en el crecimiento y ejercen presión sobre la eficacia del multilateralismo. Debemos ser capaces de construir consensos que acomoden las diferencias e impulsen los intereses comunes", sostuvo Macri ante una veintena de mandatarios que integran el Brics, el Brics Plus (que engloba a otros países emergentes) y Africa Outreach (que reúne a una decena de naciones del continente).

No hizo falta que mencionara a Trump. Sin ser nombrado, el estadounidense y la guerra comercial lanzada contra China y las medidas -como los aranceles sobre el acero y aluminio- que también afectaron a Rusia , Sudáfrica e India fueron centrales a los debates previos a la llegada de Macri a la cumbre.

"La clave para avanzar en nuestra ambiciosa agenda ha sido y continuará siendo el consenso. Es con este mismo espíritu que estamos presidiendo el G-20. Eso es lo que queremos para el G-20: que sea un espacio de coordinación para buscar terreno común y construir sobre preocupaciones compartidas e intereses comunes", continuó Macri.

Crédito: Presidencia

"Es momento de fortalecer la gobernanza global. Con franqueza, pero con respeto; con principios, pero con soluciones prácticas. El multilateralismo no es, ni debe ser, un ritual de fotos para la prensa, es un seguro contra la discrecionalidad del poder y un compromiso con la coexistencia global a la que estamos destinados", completó.

Es el planteo que Macri recibió ayer de Xi Jinping . El presidente chino quiere que el G-20 condene las medidas proteccionistas y unilaterales de Trump y abogue por el multilateralismo. Macri está obligado a navegar entre las dos potencias para evitar que esas tensiones desborden durante la cumbre del G-20. También, para que no sigan impactando en la economía argentina.

Los aranceles dispuestos por Trump contra China ya hicieron mella en el país al afectar a la baja los precios de la soja, por ejemplo. Macri se refirió a los sacudones que afectaron a la Argentina en los últimos meses derivados, en parte, de esa coyuntura internacional.

"Hace unas semanas, la economía hizo frente a una tormenta debido a la volatilidad externa y a algunos factores domésticos. Pero tenemos las herramientas para superarla y mantener el curso. Estamos convencidos de que estamos haciendo los esfuerzos correctos", señaló.

Antes, abogó los "cambios profundos" que transita el país. "Los argentinos decidimos avanzar en un nuevo camino, enfrentando los problemas y tratando de resolverlos en lugar de esconderlos", aseguró.

Sus últimas palabras estuvieron dedicadas al "sur global", esa instancia que está detrás de la constitución de los Brics, que buscan una cooperación política, comercial y financiera que funcione como paraguas frente a las potencias tradicionales. Un paraguas al que también intenta acercarse Macri, en paralelo con las negociaciones con otros bloques, como la Unión Europea , los Estados Unidos y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ( OCDE).

"El Sur Global está representado en el G-20 por varios de los países sentados en esta mesa. Si vamos a enfrentar nuestros desafíos comunes de manera colectiva, todos debemos hacer nuestra parte. Todos tenemos una gran responsabilidad", sostuvo Macri.

Fuente: AFP Crédito: Mike Hutchings

Agenda "verde"

Tras un breve encuentro con sus pares de Brasil, Michel Temer , de Turquía, Recep Tayyip Erdogan , y el anfitrión, Cyril Ramaphosa, Macri abandonó con urgencia la cumbre de los Brics.

La intención de la Casa Rosada era concretar con Ramaphosa una reunión bilateral con todas las formalidades, pero la congestión del aeropuerto local por la salida de otros mandatarios y las demoras en las actividades previas de la cumbre forzaron que el encuentro con el presidente sudafricano se resumiera en un apretón de manos.

Más allá del detalle, a lo largo de dos jornadas Macri anudó encuentros con los líderes de países centrales en la economía global: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica -los Brics- concentran el 40% de la población mundial y el 23% del producto bruto global.

Macri dejó en manos del canciller Jorge Faurie la firma de dos convenios con Sudáfrica: la ratificación de un acuerdo de cooperación técnica entre Parques Nacionales y South African National Parks (San Parks) y un memorando de entendimiento para reactivar la producción de los aviones Pampa.

"El Plan de Implementación 2018-2020 refleja la amplia cooperación técnica desarrollada entre Sudáfrica y Argentina en el manejo de parques nacionales, vida silvestre, conservación de especies en peligro y en el desarrollo de servicios turísticos para influir en las regiones circundantes de las áreas protegidas, así como la prioridad y compromiso de ambos países con la conservación de los recursos naturales", reza el documento que será firmado por el canciller y la ministra de Asuntos Ambientales sudafricana, Edna Molewa.

La agenda "verde", refrendada a nivel local por los proyectos de Cambiemos para crear cinco parques nacionales terrestres y dos áreas protegidas marinas, es una idea fija del Presidente, señalan desde el Gobierno. Macri pretende asociarse a la experiencia en la materia de Sudáfrica, que convirtió a sus parques en destinos turísticos internacionales.

Recuperar los Pampa

El segundo documento sobre la mesa apunta a vincular a la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea) con la compañía sudafricana de armamento Paramount para recuperar la fabricación de los aviones Pampa AZ en la planta cordobesa de Fadea.

El memorándum de entendimiento señala que las aviones militares de Estados Unidos y Europa tienen costos de adquisición y operación prohibitivos y que la tendencia mundial en crecimiento pasa por las aeronaves de países en desarrollo.

Con asistencia técnica de Paramount, que también operará la comercialización, Fadea apuesta a convertir el IA-63 III Pampa en un avión de "menor costo, más fácil de mantener y multirol, lo que lo posicionará de forma más efectiva para ventas internacionales y respaldará la agenda del Gobierno para garantizar que la producción y venta de la aeronave sea rentable y sostenible en el futuro", indicaron fuentes oficiales a LA NACION.

Tras el encuentro con Ramaphosa, Macri partió raudo hacia el aeropuerto, donde lo esperaban su mujer, Juliana Awada , y su hija Antonia .

El discurso completo de Macri

"Presidente Ramaphosa, gracias por invitarme a participar de la Iniciativa BRICS Plus. Es un gran honor ser parte de esta reunión y tener la oportunidad de fortalecer el diálogo con el grupo BRICS y con los países del Sur Global. Como saben, nuestro país está transitando un período de cambios profundos. Los argentinos decidimos avanzar en un nuevo camino, enfrentando los problemas y tratando de resolverlos en lugar de esconderlos. Hace unas semanas, la economía hizo frente a una tormenta debido a la volatilidad externa y a algunos factores domésticos. Pero tenemos las herramientas para superarla y mantener el curso. Estamos convencidos que estamos haciendo los esfuerzos correctos. La clave para avanzar en nuestra ambiciosa agenda ha sido, y continuara´ siendo, el consenso. Es con este mismo espíritu que estamos presidiendo el G-20. Creemos que vamos por buen camino. Días atrás, en la reunión de ministros de Finanzas del G-20, respaldamos un amplio menú de políticas sobre el futuro del trabajo y renovamos nuestro compromiso de promover la infraestructura como una nueva clase de activo. Prevaleció el espíritu de consenso. Eso es lo que queremos para el G-20: que sea un espacio de coordinación para buscar terreno común y construir sobre preocupaciones compartidas e intereses comunes. Estamos llevando adelante la presidencia con una visión desde el Sur, con el objetivo de transmitir la voz no solo de un país, sino de toda una región. Ame´rica Latina y el Caribe tienen mucho que ofrecer al orden mundial, a través del talento de su gente, su rica dotación de recursos naturales y como zona de paz y cooperación. Queremos demostrar que nuestra mirada en el siglo XXI puede actuar como puente en la diversidad. Buscamos que el G-20 ponga las necesidades de la gente en primer plano, con un fuerte énfasis en la equidad y la sostenibilidad. Los miembros del G-20 han apoyado ampliamente las prioridades de nuestra presidencia, debatiendo los temas extensamente, focalizando y proponiendo pasos concretos para ser considerados en la Cumbre de Buenos Aires en noviembre próximo. El Sur Global está representado en el G-20 por varios de los países sentados en esta mesa. Si vamos a enfrentar nuestros desafíos comunes de manera colectiva, todos debemos hacer nuestra parte. Todos tenemos una gran responsabilidad. La escalada de medidas unilaterales y de represalias tienen un potencial impacto sistémico en el crecimiento y ejercen presión sobre la eficacia del multilateralismo. Debemos ser capaces de construir consensos que acomoden las diferencias e impulsen los intereses comunes. Es momento de fortalecer la gobernanza global. Con franqueza pero con respeto; con principios pero con soluciones prácticas. El multilateralismo no es, ni debe ser, un ritual de fotos para la prensa, es un seguro contra la discrecionalidad del poder y un compromiso con la coexistencia global a la que estamos destinados. Es tiempo de pensar formas alternativas de complementar nuestro trabajo. Es tiempo de pensar nuevas a´reas de cooperación. Celebramos los nuevos temas que la presidencia de Suda´frica ha propuesto, como turismo, género y operaciones de paz. Pueden contar con la Argentina para colaborar en aquellos temas en los que podemos aportar y para escuchar en aquello en lo que podamos aprender. Nuestros ciudadanos ponen sus esperanzas en cada uno de nosotros. Esperan que los guiemos hacia las oportunidades que les mejoren su calidad de vida. Estoy convencido de que debemos actuar juntos para erradicar la pobreza y lograr un crecimiento fuerte, equilibrado e inclusivo. Es hora de mostrar que la cooperación global puede conducirnos a un futuro mejor y que el Sur Global puede comprometerse como un actor constructivo del consenso para un desarrollo equitativo y sostenible".