Por qué es importante para la salud cambiar la ropa de cama con frecuencia

Crédito: Latinstock
29 de julio de 2018  • 00:07

No hay sensación más placentera que acostarse en una cama con sábanas limpias después de una ducha tibia y reparadora. Pero todas sabemos que la rutina a veces te juega una mala pasada y, cuando llega la noche, muchas veces caés desplomada en la cama sin siquiera haberte cambiado la ropa de un largo día de trabajo. Además del lugar donde dormimos -en ella pasamos unas 49 horas por semana si dormimos 7 horas cada noche-, la cama a veces se vuelve oficina, sala de té, mesa para la cena y hasta el lugar que eligen las mascotas para descansar. Ni hablar si tenés chicos y todavía duermen con vos. Si repasamos todo lo que hacemos en la cama, es lógico pensar en la acumulación de gérmenes y bacterias.

La cama es caldo de cultivo para la reproducción de hongos y bacterias: tengamos en cuenta la humedad que se genera cuando dormimos, la saliva que a veces queda en las almohadas, los fluidos corporales que despedimos, las células de la piel que recambiamos y el resto de las cosas que "entran" en la cama. ¿Sabías que la piel humana es alimento para los ácaros del polvo y que una persona puede transpirar hasta un litro de sudor en una noche e incluso más si duerme muy abrigada?

"Las problemáticas que se encuentran con mayor frecuencia en la ropa de cama y colchones son la pediculosis y la escabiosis (o sarna). Ambas, se transmiten a través de parásitos que pueden mantenerse con vida alrededor de 48 horas", asegura el Dr. Diego Montes de Oca, especialista médico, asesor de Espadol Dettol. "Hay otras razones que propagan la transmisión de gérmenes: no ventilar ambientes, no lavar la ropa, toser o estornudar sin cubrirse la boca con el pliegue del codo... Pero la razón fundamental es la falta de higiene en las manos", agrega el experto.

Por eso es hora de que revises la frecuencia con la que cambiás y lavás tu ropa de cama. Después de todo, tu salud y la de tu familia pueden estar en riesgo. Te damos alguna pautas de higiene para que pongas manos a la obra:

Además te mostramos Recorrido: dónde comprar ropa de cama