6 errores a evitar al recibir una herencia

Invertir sin saber, cambiar el estilo de vida de repente y no asesorarse están en la cima
Invertir sin saber, cambiar el estilo de vida de repente y no asesorarse están en la cima Crédito: Pixabay
Pilar Tapia
(0)
27 de julio de 2018  • 13:41

Al recibir una herencia, es muy probable que lo primero que se nos venga a la mente es: ¿qué hago con esto? Es común que la incertidumbre nos invada, no sepamos cómo proceder y esto podría hacer que cometamos serios errores financieros. Para esclarecer el panorama, les pedimos orientación a dos expertos en finanzas.

Primero: permanecer en calma y buscar asesoramiento

Hay que conservar la tranquilidad, para no tomar decisiones 'en caliente' que conduzcan a errores irreparables.

"Conocí muchos casos en los que la ansiedad dominó la escena y, a partir de ese mal comienzo, se tomaron decisiones incorrectas con la herencia recibida o con parte de ella. Tomar decisiones financieras sin fundamentos es más parecido a una apuesta en el casino que a una inversión", avisa Guillermo Jerónimo Güerci, especialista en finanzas .

También es vital asesorarse con un profesional y armar un plan financiero a largo plazo. "Las finanzas son personales, entonces, lo que le va bien a Pedro puede no funcionarle a Juan. Esto quiere decir que las recetas en finanzas no existen; cada caso es particular y depende de lo que cada uno quiera lograr como estilo de vida", aclara la asesora financiera, Fernanda Bolagay.

6 errores a evitar

Con lo anterior claro, es hora de sacarle el máximo provecho a la herencia recibida. Para ello, es importante no caer en estos errores comunes.

1.No tener en cuenta los costos financieros que implica una sucesión, si no fue planificada.

2. No proteger el dinero de la inflación. "Para quienes viven en la Argentina, el primer objetivo tiene que ser proteger el capital y luego obtener rentabilidad", señala Bolagay.

3. Apresurarse a cancelar deudas. Según Güerci, lo que habría que hacer es ver si efectivamente el costo financiero (tasa de interés) y moneda en la cual está la deuda resultan realmente más altos que el rendimiento que se puede lograr por el dinero recibido de la herencia.

Por lo tanto, si se tienen deudas que generan un mayor interés al que se percibiría por una inversión, es correcto pensar en cancelarlas. En cambio, si la comparación resulta al revés, es más conveniente realizar la inversión y utilizar parte de esa rentabilidad para seguir cancelando cuota a cuota la deuda.

4. Modificar el perfil financiero. Lo recomendable es 'seguir en la misma línea' en cuanto a la toma de decisiones y buscar asesoramiento profesional. "Si nunca te animaste a hacer un plazo fijo con algunos dólares que tenías ahorrados, es peligroso que de pronto te encuentres invirtiendo una importante suma de dinero en Bitcoins", asegura Güerci.

5. Invertir en instrumentos financieros que no se conocen, en el afán de generar ganancias rápidas y sin estimar los riesgos de pérdida. En cambio, Bolagay sugiere diversificar el riesgo y nunca olvidar que "a mayor rentabilidad, mayor será el riesgo". Por eso, hay que informarse, tener paciencia y no tomar decisiones apresuradas. "Muchas veces una inacción es una buena acción", dice la experta.

6. Hacer un upgrade en el estilo de vida. Comprar un nuevo auto, hacer un viaje con todos los lujos, mudarse a un barrio cerrado... Son muchas las personas que, cuando reciben un dinero extra, hacen consumos grandilocuentes. "Recordá que el dinero es limitado. Si no estás listo para manejar determinada suma, 'tu software financiero' va a encontrar la forma de deshacerse del excedente que podés controlar", advierte Bolagay.

Heredar dinero vs. heredar propiedades

En el contexto económico actual del país, que implica un alto nivel de incertidumbre y falta de señales positivas para lo que resta del año, sería más conveniente recibir una herencia en dinero o en activos líquidos porque, según Güerci, "siempre es preferible tener disponibilidad de recursos que te permitan tener una rápida velocidad de reacción, ante cualquier cambio económico-financiero brusco".

Si no se necesita el dinero con urgencia, recibir propiedades como herencia no sería ningún inconveniente. "Pero, hay que tener presente que esto implica asumir el impuesto a la herencia, más los costos de sucesión, si no fue planificada con anticipación. Se calcula un 23% de la base imponible, incluyendo costos legales", avisa Bolagay.

En conclusión...

Al recibir una herencia, es vital tener paciencia, educarse financieramente y buscar asesoramiento profesional. "Hay que definir qué se quiere lograr con ese dinero y luego decidir cuál es la mejor estrategia para el perfil de cada uno. El mayor desafío es aumentar la inteligencia financiera, para manejar nuevos montos y tomar decisiones basadas en hechos, y no en suposiciones o emociones momentáneas", concluye la experta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?