Counseling de discernimiento: la nueva terapia para parejas que promete funcionar ¡en horas!

¿Separarse o seguir juntos? Esta terapia es más rápida y puede ser más efectiva que la tradicional
¿Separarse o seguir juntos? Esta terapia es más rápida y puede ser más efectiva que la tradicional Crédito: Unsplash
Sofía Orsay
(0)
27 de julio de 2018  • 17:18

¿Separarse o seguir juntos? En las relaciones de pareja, esta decisión suele ser muy difícil de tomar. Quizás uno quiere esforzarse en mejorar el matrimonio, mientras que el otro piensa que no queda mucho por salvar.

Para quienes están en esta situación, el Counseling de discernimiento, un novedoso tipo de terapia para parejas, podría ser de ayuda. Lo mejor: promete resultados en pocas horas.

Una opción distinta

A diferencia del counseling matrimonial tradicional, que suele enfocarse en preservar el vínculo, el Counseling de discernimiento, desarrollado por el terapeuta estadounidense Bill Doherty, busca ayudar a las parejas a decidir qué quieren hacer con su relación: si divorciarse o seguir adelante.

Este proceso no toma mucho tiempo: suele completarse en un máximo de 5 sesiones. La idea es que ambos puedan avanzar, sea juntos o separados.

Tras atravesar este proceso, las parejas llegan a uno de tres posibles resultados:

1. Deciden seguir juntos, tal como están.

2. Deciden dejar a un lado la posible separación, y comprometerse a hacer terapia de pareja regular, juntos, durante un período de 6 meses.

3. Deciden comenzar el proceso de separación o divorcio.

No es un tratamiento

El Counseling de discernimiento no ayudaría a reparar el vínculo por sí solo. En cambio, sí será útil a la hora de ganar claridad y confianza en la decisión sobre la dirección que tome la relación, y al entender cómo la pareja llegó a ese punto de inflexión. O sea, no se "arregla" nada, sino que ayuda a mirar el vínculo objetivamente.

"Es un proceso de evaluación, no un tratamiento. Está diseñado para brindar a una pareja la información que necesita para evaluar su relación y tomar acción", nos dice Kristin Sliwicki, terapeuta familiar y de pareja, y counselor de discernimiento certificada.

¿En qué consiste?

Se cuestionan temas como: cuáles son aquellas cosas que deberían ser trabajadas en una terapia de pareja; cuáles serían sus temores al comprometerse a hacer terapia juntos durante 6 meses con el objetivo de salvar el vínculo; qué los preocuparía si se eligiera el camino del divorcio, o bien qué estarían dispuestos a cambiar para lograr mejorar la relación.

Para ello, ambos se reúnen con el counselor de forma individual, exceptuando la primera sesión, a la que asisten juntos. En total, se realizan 5 consultas, o menos.

"Contratar a un counselor de discernimiento es como contratar a un consultor de negocios para que ayude a evaluar el estado de una compañía: él hablará con los empleados, analizará los procesos y comunicará sus hallazgos al dueño. Así, el dueño tendrá la información que necesita para tomar mejores decisiones sobre el futuro de un producto o departamento", aclara Sliwicki.

¿Qué tipo de parejas podrían beneficiarse?

Cuando una persona está dispuesta a trabajar en la relación, mientras que su compañero no piensa que la terapia de pareja pueda funcionar o considera la posibilidad de separarse, encarar un tratamiento juntos no suele resultar, ya que hay resistencia a crear cambio. "Con Counseling de discernimiento, los dos trabajan con el mismo terapeuta, que los ayuda a explorar individualmente las posibles opciones futuras del matrimonio", nos explica Sliwicki.

Pero este tipo de counseling no solo serviría para "indecisos" sobre el futuro de la pareja. "Incluso si uno de los esposos está seguro de que el siguiente paso es un divorcio, igual podrían sacar provecho de encontrar un espacio para revisar la historia de la relación, y explorar sus necesidades y preocupaciones al encarar la separación", dice.

¿Puede funcionar?

Según Laura Dozo, coach ontológico y especialista en corporalidad y emociones, cualquier proceso terapéutico que tenga un contexto cuidado y amoroso es disparador de una manera distinta de entablar conversaciones difíciles. Por eso, considera importante desmitificar las crisis y transformarlas en oportunidades para hacer las cosas de otra manera y para aprender.

"Sea cual fuera la herramienta, el hecho de parar, observar y decidir, me parece el mejor aprendizaje que podemos tener los seres humanos", concluye.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?