Mujer soltera busca: la vuelta de los anuncios personales

En plena era Tinder, la cuenta @_personals generó un fenómeno al recuperar el antiguo arte de los anuncios escritos para buscar pareja
En plena era Tinder, la cuenta @_personals generó un fenómeno al recuperar el antiguo arte de los anuncios escritos para buscar pareja
Laura Marajofsky
(0)
28 de julio de 2018  

Mucho antes de las redes sociales, los sitios especializados de citas estilo match.com, antes de que el swipe entrara en nuestro vocabulario y el habitus romántico millennial, la gente buscaba -y a veces encontraba- el amor o la compañía a través de anuncios escritos que salían en medios gráficos. Inspirada precisamente en una colección digital de los anuncios personales de la revista On Our Backs (la primera revista erótica queer para una audiencia masiva en Estados Unidos), Kelly Rakowski empezó una cuenta en IG para tratar de recuperar el llamado arte perdido de los anuncios personales. Primero como @herstorypersonals y luego como @_personals_, y en principio orientada a un perfil inclusivo (gays, lesbianas, no binarios, transgénero, etc.) buscando amigos, sexo, amor o a veces solo sentirse en comunidad, la cuenta creció sustancialmente y se convirtió en un pequeño fenómeno. "Me fasciné con cómo la gente escribía de sí misma y de su deseo de forma tan directa, y me sentí hasta shockeada pero gratamente sorprendida por el hecho de que estuvieran dispuestos a mostrarse vulnerables de forma pública", explica Rakowski sobre el boom que produjo la cuenta.

Devenida en experimento social (y próximamente en app), la cuenta abre el interrogante de cómo hacer evolucionar el paradigma del dating colonizado por el espíritu de la selfie pero sin perder el encanto y gusto por lo más simple: la palabra, la curiosidad por el otro y el encuentro.

Captar el zeitgeist

Con 40K de seguidores y usuarios activos desde Brasil a Bulgaria la cuenta ha sintonizado con cierto zeitgeist: vivimos en tiempos hiperconectados que facilitan el encontrar un match desde cualquier lugar en cualquier momento, pero que por lo general no producen conexiones profundas o especialmente satisfactorias. En el caso puntual de la comunidad gay, esta problemática se exacerba ya que las apps y sitios apuntados al nicho, paradójicamente, parecen haber reducido los espacios presenciales de socialización y encuentro de minorías, descentralizando y dispersando.

Además del atractivo puntual para segmentos específicos, @_personals_ parece capitalizar un estilo de contenido que puede encontrar identificación en un público más amplio y hétero, en particular si pensamos en la moda de volver a formatos discontinuados, ahora aggiornados a través de la web, que revalorizan el texto a la imagen (paradójicamente en una red donde prima la imagen como Instagram), y sobre todo en medio de la saturación experiencial producida por los servicios tradicionales de citas. De hecho, los analistas de tendencias ya hablan de cómo el público joven (con énfasis en los mayores de 30) podría estar migrando de apps de citas estilo Tinder hacia otros territorios y usos, como sucedió en otro momento con Facebook y Snapchat e Instagram.

"Creo que la inminente aparición de Personals señala el fracaso, no de las aplicaciones más populares, sino de del modelo del swipe de imágenes en sí mismo. Lejos de hacer más fácil el asunto de 'encontrar pareja' han profundizado la dificultad y demostrado que su utilidad se reduce a intercambios de limitadas pretensiones. Pero acaso ¿es viable establecer vínculos sexo-afectivos valiosos o duraderos cuando el único riesgo tomado equivale a un movimiento de pulgar? En este ensayo y error, se comprobó que el éxito es solo para algunos -los más atractivos- y los que, en verdad, no buscan "encontrar pareja". Por eso para un buen número imagino hay otra necesidad, la de construir", explica la periodista Paula Puebla, autora del recién publicado libro Una vida en presente y columnista de sexo en el programa de radio TonightTonight.

Nuevas formas del "dating"

Según Rakowski, quien dice que ahora prefiere lo que ella llama slow dating (en oposición al frenesí de exposición y rotación superficial en las redes), hay una creciente audiencia en busca de alternativas más directas, vulnerables, y reales, pero fundamentalmente, "con alma". "Me gusta la idea de que alguien en el mundo pueda ver el anuncio y escribirme, como mandar un mensaje en una botella", explica una de las usuarias que envió su anuncio a Personals evocando también una suerte de serendipia bien old school. Así todos los meses Rakowski es la encargada de filtrar los anuncios que llegan, elegir y publicar los que aparecen en la cuenta, y que luego generan respuestas e interacciones -que puede corporizarse o no- entre los participantes de distintos lugares, a veces a muchos km de distancia.

En definitiva si la vuelta de los newsletters, las cartas o postales, lo analógico y todo el estilo de comunicación que rememora a la "vieja internet" (primeros blogs, foros o chats como ICQ) está volviendo de a poco, lo cierto es que pareciera exceder la mera retromanía, hablando sobre ciertos faltantes hoy (la sinceridad, profundidad o diversidad), y hasta de la relación con la exposición que plantea como estándar en esta modernidad.

"La cuenta tiene onda muy cute y positiva, lejos de la crueldad impersonal que muchos le achacan a las apps de levante que solamente tienen fotos y en ese sentido son 'mercados de carne'. Creo que las nuevas generaciones deconstruyen el relato del amor romántico pero se niegan (saludablemente) a sustituirlo por una idea fría e impersonal del sexo casual, como si lo único que quedara fuera de la pareja tradicional fuera eso: nos estamos animando a pensar nuevas formas de amor, lejos de las dinámicas desiguales de otras épocas pero también lejos de la idea más mercantilista del sexo casual que nos vendió el capitalismo en las últimas décadas", comenta Tamara Tenenbaum, licenciada en Filosofía de la UBA, que además se encuentra escribiendo un libro sobre el modo en que los millennials piensan los vínculos.

La revolución relacional llegó hace rato para las nuevas generaciones, y como plantea la escritora Emily Witt en su libro Future Sex, a new kind of free love, las nuevas formas de relacionarnos, recreaciones de familia, formas de tener hijos y maneras de realizar nuestras fantasías sexuales ya están acá, es cuestión de empezar a darles entidad. En este sentido, la tecnología sigue el ritmo de la cultura, tanto como la tecnología moldea los hábitos y comportamientos.

"¿Por qué volver al texto en un mundo cada vez más conversado en memes y emojis? Porque es la palabra la que estructura nuestro pensamiento y porque la imagen solo remarcó los rasgos superficiales de una sociedad cada vez más acelerada. Aparece la nostalgia como gesto definitorio de una generación que probó y no le gustó", cierra Puebla.

"La gente ya está sintiendo el burn out del social media, mis amigos me preguntan si existe una no-plataforma para juntarse y conocer gente. Tal vez como la vida real", admite la propia Rakowski dando cuenta de una sensación cada vez más generalizada.

La conversación está en marcha y esto es solo el comienzo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?