El Internacional, un pop-up de 3 días en Buenos Aires

Este fin de semana podrá visitarse en el Faena Art Center la sucursal del restaurante icónico de la escena artística neoyorquina de los años 80
Este fin de semana podrá visitarse en el Faena Art Center la sucursal del restaurante icónico de la escena artística neoyorquina de los años 80
Rodolfo Reich
(0)
28 de julio de 2018  

Es necesario imaginar esa Nueva York de los años 80. Exagerada, violenta y sucia, pero a la vez profundamente experimental, con comunidades artísticas repletas de transgresión, ideas y un humor muchas veces salvaje. Las calles del bajo Manhattan -lo que recién años más tarde pasaría a llamarse TriBeCa- comenzaban a heredar cierto glamour del vecino SoHo. Los viejos almacenes y depósitos eran ocupados por artistas plásticos, músicos, actores. Es allí, en el 219 W. Broadway, donde una pareja catalana formada por el artista plástico Antoni Miralda y la cocinera Montse Guillén abrió en 1984 El Internacional Tapas Bar and Restaurant, que de inmediato se convirtió en un ícono urbano -en tándem espiritual y barrial con la discoteca Palladium-, mix entre happening en continuado y restaurante, por cuyas mesas pasaron Andy Warhol, Pina Bausch, Robert de Niro, David Byrne, Umberto Eco, Diane Keaton, Keith Haring, Grace Jones, David Lynch, Frank Zappa, y muchos más.

Ese es el espíritu que busca recrear El Internacional, proyecto artístico que puede verse hasta este domingo 29 de julio en el Faena Art Center, en Puerto Madero. Con la presencia y conducción de sus creadores originales, sumando al premiado cocinero invitado filipino Paul Qui y a los chefs locales Marina Carluccio y Emiliano Yulita, la sala del Faena se convierte en un fugaz restaurante de tapas creativas. El menú incluye una empanada negra de morcilla, el sashimi de atún, las croquetas de molleja, la empanada de yacaré o el delicioso beef tartare de cordero y huevo de codorniz, entre muchos otros.

Paul Qui, el chef estrella detrás de los principales fuegos de esta muestra es, desde hace algunos años, uno de los grandes cocineros y niño mimado de la gastronomía estadounidense. Ganador del prestigioso premio James Beard en 2012 y del reality Top Chef en 2011, su carrera entró en sombras hace dos años, cuando fue acusado (y apresado) por un episodio de violencia de género contra su novia. Qui entró luego a una clínica de rehabilitación, muchos de sus restaurantes cerraron, otros perdieron clientela, y él debió optar por el bajo perfil, del que de a poco va emergiendo. Hace un par de meses, el juicio quedó desactivado, ya que la víctima decidió no presentar cargos.

Volviendo a la muestra, allí, bien visibles, se materializan varias referencias de lo que supo ser El Internacional original: la gran pared empapelada en vinílico con un patrón blanco y negro de estilo dálmata (así era el frente de piedra del restaurante en Nueva York); la barra con los monumentos de Colón y sus muy pop Blue Margaritas servidos por los bartenders; el pasillo de entrada alfombrado de banderas de diversos países con concierge incluido recibiendo a los invitados; la inconfundible corona de la Estatua de la Libertad en formato pop y extra large, donde cada pico funciona como palito de brochette para enormes frutas multicolores, y las lámparas con forma de ostras.

Miralda es considerado por mucho como un artista del color, y justamente el color es omnipresente en esta muestra: desde los labios pintados de azul de las camareras hasta el azul de la reversión del Margarita, creado por el bartender Ramiro Ferreri; desde los manteles vinílicos repletos de frutas de las mesas a los infinitos detalles cromáticos presentes en cada uno de los platos. En su momento El Internacional supo ser posiblemente el primer restaurante en llevar las tradicionales tapas españolas a los Estados Unidos. La cocina de Guillén, lejos de ser experimental, buscaba replicar sabores conocidos en la península ibérica, desde la tortilla de papa a los calamarettis con pimentón.

La muestra es abierta al público, con entrada libre. Por $200 puede, además, degustarse un cóctel y una tapa; y por $500, el combo incluye cuatro tapas y un Blue Margarita. Los tickets para la comida se pueden comprar en el lugar o en www.faenaart.org. Y si bien la inauguración fue el jueves, este fin de semana incluye dos highlights que vale la pena destacar. Hoy hay una convocatoria especial para que vayan gemelos, vestidos y peinados iguales (también se llama a parejas que respeten esta misma consigna), en un homenaje a la noche Face to Face que Miralda realizó en 1986, con 60 parejas de gemelos sentados a la mesa. Esta idea culmina con una cena optativa de lujo a $2500 el menú de tres pasos. Y mañana domingo, además de la muestra y las tapas de cada día, se suma la murga La locura de Boedo, que bajará por la calle Azucena Villaflor y entrará en la sala a pleno bombo y platillo. ¿Quién dijo que el posmodernismo ha muerto?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.