En Europa, la camisa del verano cuesta 1000 euros

Es de Prada y llama la atención por su diseño estrafalario
(0)
28 de julio de 2018  

MADRID.- (El País). Es de algodón, tiene un corte cuadrado, el cuello grande y tieso y mezcla varios estampados: rayas en marrón, azul y blanco, un encadenado geométrico y, superpuestas en el bajo de la mitad izquierda, unas imponentes llamaradas amarillas. A la altura del pecho, lleva una placa identificativa como de jugar a los bolos o de empleado de gasolinera. Es, se quiera o no, la prenda más comentada del verano, y eso que pertenece a la colección masculina de Prada para el próximo otoño-invierno. Cuesta unos 1100 euros. O, mejor dicho, costaba, porque está agotada.

Quien quiera sumarse a la camisa de padre-en-barbacoa, como se la ha llamado, todavía puede hacerse con una de estampado de plátanos, con las llamas en negro y azul, por unos meros 957 euros, la de plátanos y escena hawaiana, o la de pintalabios y guirnalda barroca.

Si se habla tanto de esta camisa es porque se la puso el rapero Pusha T en el festival Governor's Ball, en Nueva York, porque la llevó Jeff Goldblum, en plena promoción de Jurassic Park 3, al programa de Jimmy Kimmel y porque el editor de moda de la revista 032c Marc Goehring la han elevado a la categoría de ícono. Pero, sobre todo, la prenda destaca entre las demás porque es descarada, inequívoca, arrogantemente fea... ¿o no? The New Yorker ha declarado que atreverse a llevarla equivale a hacer arte performativo. "No pertenece a una temporada concreta, sino a un período de decadencia caracterizado por dos tendencias paralelas, la elegancia del street style y una fealdad orgullosamente obstinada", concluyó Troy Patterson, que también calificó la camisa de "impúdica horrendez".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?