El furor por la comida casera llegó a las mascotas

Dueños y veterinarias promueven una alimentación natural, libre de conservantes
Dueños y veterinarias promueven una alimentación natural, libre de conservantes
Laura Reina
(0)
28 de julio de 2018  

Puede ser sábado, domingo o cualquier día de la semana. Pero siempre se reserva una porción de su tiempo libre para cocinar para Romeo. El menú para los próximos 15 días incluye papas, batatas, zapallitos, zucchini, zanahorias, rodajas de calabaza, un puñado de tomates cherry, arroz, cebollas y 600 gramos de carne picada. Un manjar para el pequeño maltés, que come solo comida natural, casera, que le prepara Eugenia Tobal, su famosa dueña. "Cocinar es un acto de amor y también lo es cuando le cocino a mi mascota", dijo la actriz en un reciente posteo en Instagram.

Todo indica que la nueva movida en materia de comida para mascotas es cocinarles. Darles de comer alimento casero, balanceado, libre de conservantes, saborizantes y cualquier otro elemento artificial. La idea, dicen los cultores de la iniciativa, es volver a las fuentes, cuando no existía la comida industrializada para mascotas.

"La gente busca la comodidad, y el alimento industrial es cómodo. Pero no es sano. Es como darles de comer siempre papas fritas en paquete o alimentos envasados. Hace miles de años que los perros y los humanos conviven y siempre comieron una dieta natural. Pero desde que explotó la industria de los alimentos para mascotas eso se alteró y lo que observo es que hay muchas más enfermedades graves", sostiene la médica veterinaria Teresa Hein, especializada en medicina holística y una de las cultoras de darles a las mascotas una dieta natural y casera.

Hace 14 años -lleva más de 30 como médica veterinaria- Hein empezó a investigar por su cuenta y modificó la alimentación en animales que llegaban con enfermedades como cáncer, diabetes, hígados grasos. "Empecé a armarles dietas naturales con cosas que tenemos en casa y el cambio era notorio". Una dieta puede incluir verduras, porotos, garbanzos y arroz yamaní. "Es como con una persona, la armamos en función de cada animal y sus necesidades energéticas", dice Hein, que aunque reconoce que puede ser un incordio cocinar para las mascotas, cuando la gente ve los cambios, lo hace.

Además de Tobal, Paula Cháves, Graciela Borges y demás celebridades abandonaron los alimentos industrializados y adoptaron la comida casera para sus animales de compañía. Pero no se trata como antes de darles las sobras del almuerzo o cena familiar. Porque el alimento que reciben debe tener un balance de proteínas, vitaminas, grasas (es fundamental el aceite de oliva) y cereales que muchas veces ni siquiera están presentes en el plato que consumimos.

Mercedes Sobbrero comparte su vida con Ema, una Jack Russell Terrier de 9 años. Desde los dos, la perra sufre gastroenteritis hemorrágicas. "Desde que le cambié la dieta mejoró tanto que no lo podía creer. Puse una foto de ella del antes y el después y no podía creer el cambio. Muchos de los que la conocen desde hace años decidieron dejar el balanceado y empezar a cocinarles a sus perros", dice Mecha, que es adiestradora canina.

Al principio, reconoce, le pareció todo un trastorno el cambio. "Soy bastante desorganizada y claramente no es lo mismo meter la mano en la bolsa, poner el alimento en un plato que cocinar. Pero después me di cuenta de que el mismo momento que cocino para mí lo hago para ella. La compra en el súper es la misma también. Hacés todo al mismo tiempo, no es que se te duplica el trabajo. De hecho estoy por comprarme una vaporera para cocinar todo en simultáneo y de forma más sana", dice la dueña de Ema.

Pero incluso para los que se resisten o les da pereza a cocinar para su mascota, hay viandas naturales con entrega a domicilio. En los últimos tiempos surgieron emprendedores que observaron la tendencia de darles comida natural y viva a las mascotas y con el asesoramiento de un médico veterinario producen dietas naturales para los "compañeros de vida" de las personas.

Viandas para ellos

Real Feed empezó a brindar este servicio hace poco más de un año. Y hoy tiene una clientela fiel. "Igual que vos, a tu mascota le gusta comer bien. La mejor forma de demostrarle amor es alimentándola bien. La nuestra es una comida sana, hecha de forma artesanal con alimentos frescos y aptos para consumo humano. Usamos carnes vacuna y de cerdo, pechuga de pollo, hígado y corazón de vaca, vegetales cocidos al vapor, arroz integral, levadura de cerveza y aceite de oliva", describen en la página de Facebook donde agregan que los alimentos se presentan de forma tal que se puede ver y distinguir de qué están hechos.

Happy Dog es otro de los emprendimientos de comida natural para perros y gatos. Las viandas se entregan freezadas en porciones listas para descongelar y dárselas a la mascota. El precio es de $85 por kilo ya sea de pollo, carne o mix. Con 525 pesos, se puede alimentar a un perro de 10 kilos durante unos 20 días. "Todo está supervisado por nuestro veterinario nutricionista de confianza", dice Lorena Louzan, fanática de los perros, que empezó el emprendimiento hace poco más de tres años, cuando su perro empezó a tener problemas de alergia. "Ahí le cambié la dieta por una natural. Recordé que mi abuelo hacía la olla con polenta, hueso triturado y carne y los perros estaban divinos y vivían 20 años. Y el cambio fue tan grande que dije '¿por qué no cocinarles a otros perros?' Y ahí surgió Happy Dog".

Lorena sostiene que en Estados Unidos y Europa están más empapados de comida natural para mascotas y que acá recién está empezando. "Pero noto un cambio de mentalidad grande. La gente empieza a cocinarle, y la que recurre a las viandas es porque no tiene tiempo pero quiere que su compañero esté mejor, asegurarse de que reciba todos los nutrientes que tiene que recibir -dice Lorena-. Hay más conciencia y creo que el punto de partida es siempre el amor hacia nuestra mascota. Cuando se pasa de un alimento seco como las piedritas a uno húmedo el manto está más brillante, el pelo se hidrata mejor, tiene más vitalidad, cambian los olores, el perro disfruta la comida. Pero es un cambio que hay que hacerlo de forma progresiva: primero mezclar el alimento seco con unas cucharadas de alimento natural e ir variando las proporciones hasta que el animal se acostumbre a la nueva alimentación. Nunca debe hacerse de forma abrupta", advierte Lorena, que tiene unos 100 clientes fijos y recibe llamados todas las semanas de dueños de mascotas que buscan cambiar la alimentación de su perro o gato.

Hein, que se dedica a la medicina veterinaria holística, habla de dos principios que aplica siempre con sus pacientes. "El primero es nunca comas nada que no se pudra. Y el segundo, que tu alimento sea tu medicamento. Son dos principios que aplico y dan resultado siempre. Así como nosotros empezamos a ser más conscientes de lo que consumimos, también empezamos a ser más conscientes de lo que les damos a nuestras mascotas. La búsqueda es siempre mejorar la calidad de vida de todos los integrantes de la familia". Humanos. Y también animales.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.