Crecer o decrecer: por qué en el mundo del trabajo no vale quedarse igual

Cada año el ingreso al mercado laboral de las nuevas generaciones supera al egreso por jubilación, ya que la población va en aumento
Paula Urien
(0)
29 de julio de 2018  

Como si el señor frío, archienemigo de Batman, hubiera hecho de las suyas, se congelaron las entradas, y también las salidas de los trabajadores registrados, que quedaron estancados en alrededor de 12.300.000 en lo que va del año según se desprende de los últimos datos aportados por el ministerio de Trabajo. "Vemos que hasta mayo hay estabilidad, con una leve caída desestacionalizada", dijo José Anchorena, a cargo de las estadísticas oficiales relacionadas con el empleo.

Los salarios también quedaron ahí, iguales a los del año pasado, con una suba del 26%, lo mismo que la inflación anual.

Cuando se abren estos números por rama de actividad, hay algunos alertas. En primer lugar hay menos trabajadores en el sector de la construcción (-0,4% si se compara abril contra mayo de 2018).

Hay que decir que, así como durante el gobierno anterior era el sector público el que traccionaba al empleo, durante la era Macri es la construcción el sector que lleva esta bandera, aunque son puestos que fácilmente se crean pero también se destruyen al compás de la economía, del crédito y de las inversiones en general. Hoy el sector cuenta con 464.900 trabajadores

En los últimos 3 años se hizo una esfuerzo, sobre todo a nivel nacional, para controlar el ingreso de trabajadores al Estado, aunque todavía les falte "hacer los deberes" a provincias y municipios, donde se sigue incorporando gente (en menor proporción) que durante años anteriores.

Las industrias manufactureras, con 1.174.000 trabajadores y una merma interanual (mayo de 2017 contra mayo de 2018) de 21.300 empleos, son las grandes perdedoras del año.

Objetivos sin cumplir

En general, en mayo de 2018 hay 50.000 asalariados registrados privados más que en mayo de 2017, lo que representa un crecimiento del 0,8%. Pero, ¿es suficiente? No.

El objetivo del Ministerio de Trabajo para 2018 era crear un piso de de 200.000 puestos de trabajo para quedar "a mano", es decir incluir a aquellos que se incorporen al mercado laboral. "Pero para que sea un buen año tenemos que llegar a los 300.000 puestos en el sector formal, y sin que crezca el empleo público", dijeron fuentes oficiales a fines de 2017 a LA NACION.

El sector privado registrado es el que se estancó en los últimos años, pero el que proporciona trabajo genuino, de calidad, con la protección de la seguridad social. Es el que más necesita crecer. "Hoy se ve una baja tasa de entrada pero también una baja tasa de salida", dice Anchorena. Las empresas prefieren esperar para ver cómo se desarrolla la economía en los próximos meses, y los empleados cuidan el trabajo ya que saben que en este momento es muy difícil conseguir otro.

En este contexto hay una baja expectativa de creación de empleo, aunque cuando se ve la fiebre de los últimos años se vislumbra una gran volatilidad. "No está claro cuánto es predictivo y cuánto de la expectativa se da hoy por el brusco cambio relacionado con la crisis cambiaria. Hace solo tres meses preveíamos un mayor crecimiento", dijo el funcionario de la cartera laboral.

"Si hay estabilidad en la macro y hacia fin de año se recupera la economía, habrá estabilidad en el empleo", agregó. Pero, como se ve, no es solo importante que no se destruyan empleos. También hay que crearlos.

Lejos de los objetivos

En el sector de los asalariados no estatales

200.000

Puestos para 2018

Es la cantidad de empleos que habría que crear para que no crezca el desempleo

300.000

Meta optimista

Una cifra que mostraba a fines de 2017 la expectativa de nuevos puestos para 2018

50.200

La realidad hasta ahora

Son los puestos creados en el último año (mayo de 2017 contra mayo de 2018) solo entre los asalariados privados registrados

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.