Suben los boletos de colectivos y trenes, pero no bajan los subsidios

Serán de entre 30% y 70% según el recorrido y el ramal, y de manera gradual hasta octubre; la decisión se tomó de manera sorpresiva, para afrontar el aumento de los costos, y no alivia el gasto fiscal
Serán de entre 30% y 70% según el recorrido y el ramal, y de manera gradual hasta octubre; la decisión se tomó de manera sorpresiva, para afrontar el aumento de los costos, y no alivia el gasto fiscal
Francisco Jueguen
(0)
28 de julio de 2018  

De manera inesperada y como consecuencia de los incrementos de los costos del sistema de transporte por la elevada inflación de los últimos meses, el Gobierno anunció ayer nuevos aumentos de 30% en las tarifas de los colectivos y de entre 30% y 70% -según los diferentes ramales- para las de trenes en el área metropolitana.

La suba en las tarifas de estos servicios públicos no producirá una reducción real en el peso de los multimillonarios subsidios al sector, sino que -en el marco de las nuevas metas fiscales pactadas entre el Gobierno y el FMI - evitan que sean necesarios refuerzos presupuestarios para hacer frente a los mayores gastos del sistema.

Traducido: en un semestre de altas subas de precios, el Ejecutivo podía emparchar los mayores costos con más subsidios, trasladarlos a los pasajeros o reducir gastos, por ejemplo, de mantenimiento o renovación. Eligió la segunda opción.

Según las precisiones brindadas ayer por la tarde en conferencia de prensa por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich , la tarifa mínima de los colectivos pasará de los $10 actuales a $13 a partir de mediados de octubre. El alza será escalonada, de a $1 por mes en agosto, septiembre y octubre (se aplicará los días 15, a mitad de mes). El boleto con tarifa social pasará de los actuales $4,50 a $5,85, también de manera gradual.

Los incrementos en los boletos de los trenes serán distintos según el ramal.

Dietrich anunció un aumento en el boleto de trenes y colectivos - Fuente: YouTube

05:10
Video

El Mitre, Sarmiento y San Martín mostrarán alzas en lo dos primeros meses de $0,75 y luego de $0,50 en el último. Así pasará de costar $6,75 (el valor mínimo de hoy) a $7,50 (15 de agosto), $8,25 (15 de septiembre) y $8,75 (15 de octubre). La tarifa social, por la que hoy se abona $3,04, tendrá un valor de $3,94 en octubre.

Los usuarios de los trenes Roca y el Belgrano Sur, en tanto, pasarán de pagar los $3,25 de hoy en día a $ 5,50 en octubre. El escalonamiento será el siguiente: $4 (agosto), $4,75 (septiembre) y $5,50. La tarifa social pasará de $1,46 a $2,48 de forma gradual. En el Belgrano Norte, donde actualmente se abona una tarifa de $3,25, el 15 de agosto pasará a $3,75. Un mes después, a $4,25 y el 15 de octubre, a $4,75. Su tarifa social tendrá un aumento distribuido en los mismos meses: de $1,46 a $2,14. En última instancia, el Urquiza tendrá tres subas, de los actuales $3,50 a $5,75 en octubre. En el medio pasará a costar $4,25 en agosto y $5 en septiembre. La tarifa social subirá de $1,58 a $2,59.

Las subas de tarifas no programadas del transporte tendrán, como ya ocurrió con las registradas en el primer semestre -en cuotas, en febrero, abril y junio-, un impacto en los índices de precios de esos meses. Esto significa que agosto, septiembre y octubre vendrán ya con un componente significativo de alzas en los precios regulados, lo que le otorgará al Índice de Precios al Consumidor (IPC) una base importante de aumento. A esto se sumarán las alzas ya programadas para los servicios públicos de la energía (luz y gas), de entre 25% y 30%. "Este aumento ya está contemplado dentro de los números de inflación", señaló Dietrich.

De enero pasado -cuando el boleto mínimo costaba $6- a octubre, las tarifas de los colectivos habrán subido un 116%. En ese mismo período, el aumento de los boletos mínimos en las líneas San Martín, Sarmiento y Mitre será de 118%. En la de Belgrano Norte, de 137%; en la de Roca y Belgrano Sur, de 175%, y en la Urquiza, 159%.

Dietrich remarcó que el 60% del total de los pasajeros de colectivos y trenes tienen acceso a una bonificación, sea la tarifa social o el uso de la Red Sube. Si bien el subte depende de la jurisdicción porteña, el ministro de Transporte afirmó que cuando termine el "proceso judicial" por el que está frenado un anterior aumento, "se harán las actualizaciones". No dio precisiones sobre montos.

Cuando el ministro de Transporte justificó los aumentos afirmó que se estaba trabajando para un transporte más equitativo, previsible, seguro, y repasó las obras de infraestructura encaradas desde el área que conduce. "Las tarifas tienen que acompañar este proceso. El sistema tiene sus costos", remarcó. Entre ellos citó el aumento paritario de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA), que "está cerrando" en un 25,5%. "Ese aumento tiene necesidades de financiación", aclaró sobre los sueldos de los choferes.

Cuando LA NACION le preguntó sobre si esta suba estaba en los planes a comienzos de año, Dietrich aclaró que "el sistema tiene muchas variables". Entre ellas citó el precio internacional del petróleo, que en los últimos meses aumentó significativamente. "No podemos asegurar qué va a pasar en el futuro. Aspiramos a que no sea necesaria una actualización más", dijo sobre futuras alzas. Tan sorpresivo fue el anuncio de ayer que, un día antes, en una conferencia de prensa sobre líneas de crédito para renovación de flotas de camiones y colectivos, Dietrich había respondido a la pregunta de un periodista sobre el futuro de las tarifas al transporte: "No hay nada. Todavía evaluando el tema".

Las empresas de colectivos del área metropolitana y el interior reciben cerca de $60.000 millones en subsidios. Los trenes, en tanto, cerca de $20.000 millones. Ante la consulta de los medios, Dietrich no quiso dar precisiones sobre el ahorro fiscal de la medida ni sobre en qué porcentaje se subsidia aún el precio de los boletos de colectivos. Además, dio a entender, en cambio, que las subas anunciadas "surgen de la evolución de los costos". Recalcó además que tal evolución no estaba contemplada a comienzos de año y que los aumentos responden principalmente a nuevos valores de salarios, combustible, precios de los vehículos, cantidad de pasajeros y cómo usan la Red SUBE, entre otros costos.

Sin mayores precisiones, Dietrich afirmó que en términos reales los subsidios del transporte "están cayendo". Negó de manera contundente que se haya negociado con el FMI este nuevo ajuste tarifario y, cuando se lo consultó sobre el vínculo entre las nuevas metas fiscales asumidas por el Gobierno y esta suba de los boletos para evitar más subsidios, fue claro: "Hay un presupuesto y lo tenemos que cumplir".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?