Suscriptor digital

Una comedia que cruza la sordidez con el under de los 80

Cuatro actrices tan potentes que generan furor entre el público que las va a ver en A Dancy, con el universo Lemebel
Cuatro actrices tan potentes que generan furor entre el público que las va a ver en A Dancy, con el universo Lemebel Crédito: Santiago Cichero / AFV
Alejandro Lingenti
(0)
29 de julio de 2018  

Si alguien tiene dudas sobre la enorme vitalidad del teatro independiente en Buenos Aires, vale la pena que conozca la historia de A Dancy para despejarlas. Cuatro actrices de buen recorrido en el off impulsaron juntas este proyecto desde cero, sin ningún otro apoyo para la producción que exceda sus propios deseos y voluntades. El resultado es una obra con tono de comedia delirante e irreverente que, sin embargo, no esquiva la angustia que siempre provoca el fantasma de la muerte. Se puede ver los domingos, a las 19.30, en Defensores de Bravard (Gurruchaga 1113), con entrada a la gorra.

Hace unos meses, Aymará Abramovich, Verónica Hassan, Andrea Nussembaum y Debora Zanolli empezaron a pensar en hacer algo juntas. En una de las reuniones que hicieron para tirar ideas apareció un texto de Pedro Lemebel, "El último beso de Loba Lamar", incluido en Loco afán: crónicas de sidario, uno de los libros más celebrados del singular escritor chileno muerto en 2015. Sobre la base de ese texto, teñido del humor y del habitual espíritu provocativo y contestatario de Lemebel, un autor enfocado casi siempre en historias desarrolladas en ambientes marginales, empezaron con unos ensayos en los que muy pronto se hizo evidente la necesidad de una mirada adicional. Ahí apareció Verónica McLoughlin, actriz y dramaturga que colaboró con el texto definitivo y asumió la dirección.

"En YouTube hay unas escenas muy llamativas del velorio de Lemebel, que fue una especie de fiesta bizarra, un jolgorio desatado alrededor de la muerte -cuenta Nussenbaum-. Y eso nos pareció un buen disparador para encontrar el tono de la obra. Es una comedia, pero la muerte estuvo desde el principio en el imaginario de este proceso. Nos juntamos a investigar esas texturas: las flores artificiales, la celebración de la muerte, el travestismo, las perlas... un universo muy kitsch".

McLoughlin se sumó con un objetivo muy preciso: ordenar todas las ideas que se acumularon en los primeros ensayos y buscar un tipo de actuación un poco corrida del realismo más corriente, pero que no apele necesariamente a la parodia. La Dancy del título es una travesti que agoniza mientras tres amigas de su agitada vida nocturna y una profesora de step, que también tiene una relación estrecha con ella, se enredan en los prolegómenos de un velatorio atípico. "Son personajes border, marginales -dice la directora-. En la obra hay referencias claras al teatro under argentino de los 80. Nos interesaba recuperar todo ese mundo de desparpajo, esas vidas que mezclan el show y la oscuridad".

Todas sus cavilaciones están apuntadas a esa amiga al borde de la muerte a la que el espectador en ningún momento puede ver. "Algunas cosas se escribieron sobre la base de las improvisaciones -revela Zanolli-. Pero el grueso de la obra son los relatos con los que cada una construyó su propio personaje y las anécdotas que las vinculan a todas con Dancy. Una de las claves fue encontrar la imagen de la que no está que tiene cada una de sus amigas. Dancy no aparece en escena, salvo por los relatos de estas amigas".

Las funciones, siempre a sala llena, terminan con las cuatro protagonistas explicando la historia del proyecto e invitando al público a colaborar con lo que pueda. "El espíritu colectivo fue muy importante en este proceso -asegura McLoughlin-. Si bien ya tenía experiencia trabajando en cooperativas, creo que el concepto de lo colectivo lo aprendí con sangre sudor y lágrimas en esta obra".

El primer lugar de ensayo también fue poco convencional: el trajinado atelier de un artista plástico cuyo ambiente sórdido vino muy bien para ir instalando un clima en la historia. "Lo que hacemos es tan genuino, tan propio que cada domingo voy con una alegría enorme al teatro -señala Hassan-. Es una experiencia que me demostró que hay que dejar de esperar y empezar a producir. A veces uno se pone un poco aburguesado y espera que llame el que se supone que ya tiene que llamar, algo que solo provoca frustración y neurosis. Esa es la llave de la infelicidad. Nosotras trabajamos mucho para hacer esta obra. Tuvimos paciencia y perseverancia porque la hicimos muy convencidas de lo que queríamos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?