Turismo Carretera. Mariano Werner picó en punta en la Carrera del Millón

Mariano Werner sacó una luz en el Templo de la Velocidad
Mariano Werner sacó una luz en el Templo de la Velocidad Crédito: ACTC
Alberto Cantore
(0)
28 de julio de 2018  • 20:40

RAFAELA.- En cuatro tandas de ocho minutos, el parque de 43 autos que presentó el Turismo Carretera en la denominada Carrera del Millón realizó la segunda y última prueba de clasificación en el Templo de la Velocidad. El particular trazado rafaelino, un óvalo con tres chicanas, es el dibujo en donde la categoría enseña su mayor velocidad en el calendario. Arañar los 300 kilómetros por hora en el tacómetro no es exclusividad de la potencia del motor: la aerodinámica desarrolla un protagonismo como en ningún otro autódromo y las estrategias al momento de marcar el mejor tiempo en los cronómetros se trazan al límite. La formación de un tren es la táctica para lograr el mejor rendimiento, aumentar la aptitud, explotar al máximo la herramienta, aunque nadie quiere ser la locomotora. Quien marca el camino o quien gira en soledad, tiene altas probabilidades de perder, de favorecer al resto. Por esa razón, los pilotos esperan en los boxes, se desafían, aceleran sin moverse. El tiempo, los 480 segundos del que disponen para girar y clasificar se consumen, la adrenalina crece, la expectativa se multiplica.

El margen de error se reduce y el reto, entonces, es establecer la pole en una única vuelta. Esa fue la disputa, el argumento del corto que protagonizó el TC, donde Mariano Werner (Ford) fue el poleman y se adueñó de los dos puntos de gratificación para el campeonato. Con un tiempo de 1m26s473/1000, superó por 46/100 a Matías Rossi (Ford), que un par de segundos antes apareció en las pantallas con el N°1. Una definición cerrada, de la que también participó Esteban Gini (Chevrolet).

"Genera adrenalina Rafaela; se sufre durante esa espera para ver quién sale primero, quien mueve el auto. La succión fue lo que me separó de Matías [Rossi], giré detrás de él y de Carlitos Okulovich. Se arriesga al clasificar a una vuelta, no hay posibilidad de equivocarse. Pero así lo elegimos, somos nosotros los que hacemos que la regla sea esa. Es un juego de estrategias", dice un sonriente Werner, que en 2016 también fue el poleman y quien triunfó cuando debutó la denominada Carrera del Millón, hace dos años. "El auto no estaba cómodo en el entrenamiento del mediodía y en la primera clasificación perdí mi mejor vuelta porque le pegué a un conito y terminé 13°, cuando con ese tiempo hubiera quedado 5°", explica el paranaense, mientras recibía las felicitaciones de Marcelo "Machete" Esteban, su motorista.

La clasificación en el Templo de la Velocidad

"Girar en succión, en una vuelta perfecta, te da dos o tres décimas de ventaja. Pero hay que tener suerte. Yo giré solo, estiré los frenajes en las entradas de las chicanas porque tenía el aire libre y durante el anteúltimo cuarto estuve segundo. ¿Por qué esperamos tanto para salir a clasificar? Así somos los pilotos, nadie quiere regalar nada y menos en Rafaela", explicó el campeón vigente Agustín Canapino, que cumple su participación N°150 en el TC y qe finalmente cayó al quinto puesto.

También terminó por girar en soledad Rossi, aunque su estrategia en principio era otra. "Salí detrás de [Juan Pablo] Gianini [el poleman de la primera clasificación], y de Nicolás Bonelli, pero cortaron la segunda chicana, algo que está prohibido por reglamento, y quedé solo. Quedar tan cerca de Mariano [Werner] y en esa situación de clasificación me da confianza de que tenemos un auto para dar batalla; largar en las dos primeras filas te hace candidato", señaló Rossi, que en 2016, con Chevrolet, terminó como escolta de Werner, a quien nunca logró presentarle batalla por la victoria.

A pura adrenalina en el Chevrolet de Guillermo Ortelli

"Depende de la configuración, si el auto que va adelante está con carga aerodinámica, se abre la carrera", recordó el "Misil", aquella persecución infructuosa durante 25 giros. Lejos de mortificarse por el escaso tiempo del que dispusieron para marcar el tiempo, reflejó: "Sabemos a lo que nos arriesgamos, pero son estrategias y jugamos al límite. Pasó también en el Súper TC2000 . El público lo entiende, porque para el espectáculo ya estuvieron las dos tandas obligatorias en la que giramos".

Las estrategias para clasificar ya no tendrán validez en la carrera, cuya final se desarrollará este domingo desde las 13.10 y donde el ritmo modificará la ecuación para quien quiera llevarse el millón de pesos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.