Rescatando a doña Rosa

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
29 de julio de 2018  

"No estoy para nada de acuerdo con que dos o tres señoras gordas con pancartas en la entrada manejen el Senado".

(Del senador Ernesto Martínez.)

Todo político tuvo y tiene su Doña Rosa, ese ser representativo de los intereses del grueso de la población, que exige que le expliquen las cuestiones más técnicas de modo sencillo y sin trampas porque, de lo contrario, hará tronar el escarmiento con el arma más temida por los poderosos de turno: el voto de los indecisos.

Doñas Rosa hubo siempre, aunque hay que reconocerle a Bernardo Neustadt el copyright de esa figura, creada allá por los 80, en el programa de televisión Tiempo nuevo. Hoy sería difícil imaginar a una "doña" con batón, ruleros y chancletas, casi exclusivamente dedicada a la casa y a preparar la comida para la familia. Más aún: representaría una afrenta a los millones de mujeres que salen a trabajar día tras día reclamando igualdad de derechos con los machos alfa, que -hay que decirlo- vienen resbalando sin freno por la pendiente del alfabeto griego.

Ciertamente, hay excepciones y situaciones convenientes para desempolvar aquella imagen de mujer hipercasera. Lo saben bien los jefes de campaña cuando diseñan "casuales" recorridas por supermercados de las principales figuras partidarias. Basta con recordar las compras de Juliana Awada en un súper del Barrio Chino; a María Eugenia Vidal llevándose una rosca de Pascuas de una panadería de Castelar o a la excanciller Susana Malcorra haciendo la cola en un almacén cercano al Palacio San Martín. ¿Y fuera de Cambiemos? Fuera de la esfera oficial está ella: la reina devenida Cenicienta. Cristina Kirchner no dudó en sacarse las perlas, los relojes y las carteras de diseñador para el lanzamiento de su candidatura a senadora. La vimos de jeans, con polerones, ponchos, zapatillas y el pelo atado. Mimetizada con las doñas Rosa del conurbano para la campaña 2015, sigue hoy cultivando esa línea que muchos creen que los acerca más al ciudadano común.

Muchos, menos el senador de Cambiemos Ernesto Martínez. Al pobre se le soltó la lengua cuando quiso refutar a Pichetto, quejoso de los trolls que -dice- tratan de distorsionar la discusión haciendo aparecer al Senado como un espacio retardatario.

"No estoy para nada de acuerdo con que dos o tres señoras gordas con pancartas, o los mensajes que se ponen en redes sociales, manejen el Senado", dijo Martínez.

Cuidado, Martínez, que las gorditas también votan y el Inadi queda a pocas cuadras del Congreso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?