Los intendentes del PJ quieren incidir en el presupuesto nacional

Esperan recortes en las partidas que la provincia reparte entre los municipios en áreas sensibles como vivienda y obras
Lucrecia Bullrich
(0)
29 de julio de 2018  

Con un ojo puesto en las cuentas de sus municipios y otro en su futuro político, los intendentes peronistas del conurbano se preparan para participar activamente de la negociación del presupuesto nacional del año que viene .

Los caciques de la provincia hacen una cuenta sencilla: el ahorro de $100.000 que deberán hacer las provincias para cumplir las metas acordadas con el FMI incluye a Buenos Aires que, a su vez, para acomodar sus números, tendrá que reducir los fondos que reparte entre los municipios.

La preocupación de los intendentes está concentrada en áreas específicas: la obra pública, el Fondo Educativo, del que surgen los recursos para construir y arreglar escuelas, y el Fondo Sojero, que se coparticipa entre las provincias y luego, en parte, entre los municipios. También los inquieta el gasto en vivienda, que el Gobierno ya frenó, y el traspaso de los servicios de agua y electricidad a la provincia, un debate todavía no resuelto.

La construcción de viviendas es el rubro más importante dentro de las transferencias de capital que, por ser discrecionales, serían las primeras en sufrir reducciones. El presupuesto de este año prevé $59.000 millones de transferencias de capital.

"No tenemos dudas de que parte del ajuste se va a hacer en los recursos que hoy la provincia descentraliza y que manejan los municipios. Frente a eso no podemos quedarnos afuera de la discusión", dijo a LA NACION un jefe comunal del norte del conurbano.

"La Nación discute con los gobernadores y nosotros no tenemos gobernador, así que por supuesto que vamos a involucrarnos", razonó otro.

En la práctica, la participación de los intendentes en la discusión del presupuesto está sujeta a la voluntad que muestren los legisladores del kirchnerismo, del Peronismo Federal y del massismo, sobre todo en la Cámara de Diputados, donde comenzará el debate.

Aunque no habrá grandes movimientos hasta que el proyecto ingrese en el Congreso, -el Poder Ejecutivo tiene hasta el 15 de septiembre para presentarlo-, los contactos entre los intendentes y algunos diputados ya existen. En rigor, se reactivan cada vez que el Parlamento discute temas que afectan a los municipios. La particularidad de este año es la preocupación por la magnitud del ajuste y su impacto en la sociedad. Y no solo en términos económicos. Además de querer contener la situación social en sus distritos, todos los intendentes competirán el año que viene por su última reelección.

Gustavo Menéndez (Merlo), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Gabriel Katopodis (San Martín), Juan Zabaleta (Hurlingham) y Fernando Gray (Esteban Echeverría) son algunos de los intendentes que piensan ponerse al frente de la discusión. Sus principales interlocutores en el Congreso son los diputados bonaerenses del Peronismo Federal Eduardo "Bali" Bucca y Diego Bossio, además de Graciela Camaño y Marco Lavagna, del Frente Renovador.

El diálogo ya está abierto. Bucca, que preside la comisión de Asuntos Municipales, convocará a los intendentes no bien el presupuesto ingrese en Diputados.

Por cuerda separada, los intendentes presionarán por los recortes del presupuesto bonaerense, disputa en la que tienen poder de fuego directo. Como en años anteriores, el peronismo usará sus votos en la Legislatura, que Vidal necesita para aprobar el endeudamiento de la provincia, para negociar ese otro ajuste.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.