Los Rusos HDP matan al indie por la espalda

Julián, la Rusa, Santiago y Flor, cuatro músicos en permanente deconstrucción
Julián, la Rusa, Santiago y Flor, cuatro músicos en permanente deconstrucción Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot
Sebastián Ramos
(0)
30 de julio de 2018  

"Queríamos matar al indie por la espalda". Si bien la metáfora que lanza al aire Julián Desbats hace referencia a la sonoridad que buscaron para su nuevo disco, representa también a la perfección el momento por el que atraviesa esta banda bautizada hace ya cinco años como Los Rusos Hijos de Puta . Porque con su segundo álbum, Nos vamos a morir de hacer estrategias de amor, no solo muestran su versión hi-fi, más pop, con una fuerte presencia de los sintetizadores y un productor a cargo como Guillermo Beresñak, sino que se convierten también en el primer grupo de toda una generación nacida y criada en el under de los últimos años en llamar la atención de una multinacional como Sony, con quienes firmaron contrato por tres años.

Matar al indie por la espalda, pero también asesinar al punk, la etiqueta con la que los encasillaron sin demasiados fundamentos más allá de una actitud desenfrenada. "Lo lindo del disco nuevo es también barrer con el rótulo de banda punk, porque es un bajón. Si escuchás con atención en nuestra música hay de todo: hay punk, hay pop y también hay cosas más bailables, como este disco", insiste Desbats, cantante y guitarrista de Los Rusos.

Y por ahí parece ir el asunto. Aunque frente a los cuatro integrantes de este grupo que completan Luludot Viento ("la Rusa") en voz y teclados, Flor Mazzone en batería y Santiago Mazzanti en bajo, ni se les ocurra hablar de cambio. "No digamos cambio, suena refeo", se queja "la Rusa". "Hablemos de mutación, de cualquier cosa menos de cambio, que suena tan a Macri. Además, cambio lo siento como algo externo: me cambio de remera o algo así. Me gusta más hablar de transformación o de adaptación, algo que te atraviesa por dentro".

"No quiero ser siempre igual" canta "la Rusa" en "Insistencia", uno de los diez temas que conforman Nos vamos a morir..., un disco de quiebre en muchos sentidos para esta banda en permanente discusión, en constante deconstrucción. "Sabíamos que necesitábamos un cambio, de alguna manera, pero no sabíamos cuál era", arriesga Desbats.

Mazzone: -No sé si fue una búsqueda consciente, sino más bien un proceso largo que tuvo diferentes instancias, de placer, de dolor, de todo. Había que mover el tablero.

Mazzanti: -Nos estaban pasando mil cosas todas juntas, apareció Guille, apareció lo de Sony, queríamos grabar, entramos en una sintonía nueva, había bocha de información a nuestro alrededor y necesitábamos que cambiar de piel. El proceso fue una explosión en todo sentido.

Desbats: -Como refundar el reino entero.

A lo largo de más de una hora de charla con Los Rusos, uno puede darse cuenta fácilmente que no siempre sus integrantes están de acuerdo entre sí, pero los cuatro coinciden en remarcar que una de las claves de su presente está en la aparición de Guillermo Beresñak, músico y productor de artistas tan variados como El Chávez, Coiffeur, Juanito el cantor, Miss Bolivia o las Kumbia Queers. "Teníamos muchas canciones, bocetos, frases, melodías, pero había algo que estaba sucediendo que evidentemente no podíamos resolver, con nosotros y con el mundo entero. Cuando apareció Guille, él fue como un sensei. Un tipo que te atraviesa sin que te des cuenta y te soluciona todo", ejemplifica Mazzone y Desbats agrega: "Además de todo su conocimiento musical, tiene una habilidad humana terrible, es una persona que lee a la gente. Un chabón que te observa, que te acompaña y que tiene un ego sano. Porque sabe un montón, pero te escucha y está siempre abierto a las sugerencias".

La mutación, la transformación o la adaptación de Los Rusos, salta a la vista. O a la escucha, si se quiere. Nos vamos a morir... es un álbum que ya se acomoda con autoridad y honestidad brutal entre lo mejor del año del rock local, con canciones como "Capilla del Monte", "Cascada", "Parawita", "Porquería" o "Perdido en el DF". ¨Tiene un sonido más viajero", dispara "la Rusa". "Es más elegante, más pop", define Desbats. "A mí me gustaba la idea de que sea un disco para escuchar entero, porque así como nos pasaba con los motes, como cuando se dice que Los rusos son una banda punk, o cuando después ganamos el premio gardel como "rock pesado", también siempre dicen que a Los Rusos los tenés que ver en vivo. Está buenísimo el vivo, pero también quiero que escuchen el disco y disfruten de otro viaje".

Desbats: -Yo le decía a Guille que había que matar al indie por la espalda, en el buen sentido. Pasar a un sonido mejor. Teníamos a Nevemind como rumbo.

Mazzone: -Pero lo esencial fue pensar en Nevermind como un disco de Nirvana en el que la clave es que está pensado con una lógica pop. Algo de eso había, reivindicar el lugar de lo pop, que es lo que te hace mover la pata y punto. Para mí este disco recuperó un montón de cosas que teníamos en nuestro primer EP, Hola (2013), especialmente en la presencia de los sintetizadores y de esa cosa bailable. La rabia que sentimos es del amor que nos quitan (2015) tuvo urgencia y desesperación, pero este disco tiene otro camino. Es el hijo de la tormenta.

En varios pasajes de la entrevista los músicos hablan de una "sanación interior" que debieron afrontar como grupo en el último año. "Si hubo algo que aprendimos con este disco fue que entendimos que era necesario ser fexibles para transitar esta transformación. Pensarnos como personas laxas, más flexibles, para poder recibir los movimientos y no estancarnos, no quedarnos quietos".

Desbats: -Si no estás laxo o flexible, la cosa se quiebra.

Rusa: -Hay algo de la voluntad que es necesaria para que las cosas sean puras y reales. No se puede hacer las cosas obligados. Parte de 2016 y del año pasado, estuvimos sin la voluntad de querer juntarnos y no nos obligamos a hacerlo. Armar una gira así hubiera terminado con todos nosotros, como lo hace cualquier cosa forzada.

Pero lo cierto es que después de la tormenta, salió el sol, apareció Beresñak y con él, la propuesta de Sony de sumarlos a su catálogo. "El ya había trabajado con Sony y a la compañía le resultó tentadora nuestra música. Es cierto que por primera vez en muchísimos años las grandes compañías miran para este lado. Evidentemente hay una escena que después de veintipico de años les vuelve a resultar interesante porque se dieron cuenta de que los tickets se estaban cortando ahí. Corta la bocha. Buenísimo, lo celebramos y ahora estamos viendo qué onda. Si Sony o quien sea elige a una banda como los Rusos es porque entienden que no tienen en su staff algo así y que nosotros se lo podemos dar. Es una relación que recién comienza y ya veremos cómo continúa". Para Desbats, también es una suerte de "apuesta por el rock": "Es interesante porque cuando Sony mostró los nuevos lanzamientos en un evento, había un montón de reggaetón, de trap y de repente aparecieron los Rusos y me parece que estaba bien que el rock esté en algún lado, o más bien que la música artesanal tenga su presencia en una compañía de música así".

Los Rusos auguran que el trap está ya en vías de extinción, que el mainstream de ese género tiene "un alto contenido machista, misógino y capitalista" y que las letras, a fin de cuentas, son una porquería. "Igual, el rockero medio también es remachista", redobla la apuesta Mazzone. "Antes hablábamos de la escena under de acá y yo estoy de acuerdo con que está refértil y que es un gran momento de bandas nuevas muy buenas y de ahí que este tipo de compañías giren el espejo, pero también esta escena está llena de machirulos. El 90 por ciento de todas las bandas son de chongos, la mayoría de los varones se ponen a tocar con varones y en la gran mayoría de las fechas en las que tocamos, nosotros somos siempre las únicas dos chicas".

Comprometidos con el cuerpo con los cambios culturales que atraviesa la sociedad por estos días, Los Rusos hablan de todes y el mensaje inclusivo llega a su público hecho canción. "Nosotros somos naturalmente así, porque también pasa hoy que se toma mucho ese discurso y especialmente los varones aprendemos a qué decir y cómo decir las cosas para no quedar en cierta posición, cuando la movida en realidad no es saber qué decir, sino comportarse de una manera. A mí me enriquece tocar con los chicos, somos así y un montón de gente alrededor nuestro también. Yo me considero muy consecuente en estos temas y desde un lugar muy sincero", asume Mazzanti. La discusión va por dentro y cada uno de los cuatro músicos tiene su punto de vista, que defiende con la misma pasión con la que se suben a prender fuego cualquier escenario, cualquier noche. ¿Actitud punk? ¨No, como dice la Rusa, Atahualpa Yupanqui es punk. Cuando nace el punk, se lo asocia con lo peligroso. Atahualpa era un tipo peligroso, pero en el buen sentido, la cumbia villera en su momento también fue peligrosa. Hoy las pibas en la calle, protestando por sus derechos, son peligrosas y eso está buenísimo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.