Tiene muerte cerebral la policía baleada por delincuentes en un asalto

La oficial Lourdes Espíndola no logró sobrevivir al ataque de los delincuentes
La oficial Lourdes Espíndola no logró sobrevivir al ataque de los delincuentes Crédito: Facebook
(0)
29 de julio de 2018  • 20:56

Anoche, la dirección de asistencia médica del Hospital Posadas decretó la muerte cerebral de Lourdes Espíndola, la policía de 25 años que había sido baleada en el cuello anteayer, poco antes de las 19, cuando esperaba un colectivo en la avenida Quintana y colectora del Acceso Oeste, al término de su servicio de custodia en el peaje de la autopista, en Ituzaingó. Allí se enfrentó con asaltantes que, luego de acertarle un disparo entre la clavícula izquierda y la tráquea que le cercenó la carótida, le robaron el arma.

En un comunicado, el Ministerio de Salud de la Nación, del que depende el hospital situado en El Palomar, informó que "a partir de las prácticas de rigor se ha determinado la muerte cerebral de la paciente [...] que ingresara con herida de arma de fuego en la región supraclavicular izquierda, con lesión carotídea y traqueal". Y precisó: "Por decisión de la familia, se ha iniciado el proceso para la procuración de órganos a través del Incucai y Cucaiba, dando así la posibilidad de seguir viviendo a otras personas que están a la espera de un trasplante".

El desgarrador audio de la policía baleada a su pareja. Fuente: C5N

00:16
Video

Espíndola, que tenía dos hijos, había entrado a la policía bonaerense hace tres años y cumplía tareas de policía adicional en el peaje Quintana B del Acceso Oeste, mano a Capital. Tras haber completado el servicio, y mientras esperaba transporte para ir a su casa en una parada de colectivo sobre Quintana, a unos 15 metros de la colectora, mantuvo el enfrentamiento que, al cabo, segaría su vida. Mientras perdía mucha sangre, alcanzó a enviarle a su marido, Fernando Altamirano, también policía, un dramático mensaje de WhatsApp: "Me dieron un tiro, me muero, me muero".

Ayer a la mañana, y luego de una noche larguísima en la que los médicos del Posadas hacían todo lo que estaba a su alcance para mantener a Lourdes con vida, Altamirano, arrasado por el dolor y enojado, dijo, en declaraciones a la prensa: "A partir de hoy no soy más policía. Amamos lo que hacemos, pero el policía de la provincia de Buenos Aires está todo el tiempo desprotegido". Contó que con su mujer hablaban de que no serían policías toda la vida, y agregó: "Vivíamos con el adicional, teníamos sueños para hacer nuestro dúplex, porque no queríamos esperar a que nos den un tiro".

"No se puede vivir más en este país. Ya no quiero ser policía; tengo dos hijos que son el amor de mi vida y no voy a permitir que se queden sin papá", cerró.

Luego de esas declaraciones atravesadas por la angustia, el jefe de la policía bonaerense, comisario general Fabián Perroni, llegó hasta el Posadas para visitar a su subalterna (que agonizaba, después de haber perdido muchísima sangre) y dar apoyo a la familia.

El mensaje del padre de la policía baleada. Fuente: C5N

17:25
Video

Antes de irse encaró a la prensa él también. Y lejos de atemperar los ánimos alimentó la polémica con una fuerte declaración: "Hablé con él [por Altamirano] y me pidió disculpas por lo que dijo. Le comenté que en este momento se debe portar como un verdadero hombre, que esté con su esposa y sus hijos, y que esos comentarios no ayudan".

Luego, Perroni sostuvo que sus efectivos trabajaban para "buscar y poner tras las rejas" a los asesinos de Espíndola. "Estamos cumpliendo con nuestro trabajo, vamos a esclarecer este hecho, vamos a buscar y poner tras las rejas a estos delincuentes". Y cuando fue consultado acerca de las afirmaciones de Altamirano sobre su propio futuro, cuando anunció que dejaría la fuerza de seguridad, Perroni simplemente sostuvo: "Esa es una decisión que deberá tomar él, es algo personal".

En cuanto a la investigación, fuentes policiales dijeron que el sumario está a cargo de personal de la comisaría Ituzaingó 2ª, de la localidad de Villa Ariza. Ayer, los detectives bonaerenses buscaban testigos del hecho, que ocurrió cuando ya había oscurecido y persistía la lluvia que se abatió durante toda la jornada sobre el área metropolitana.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?