Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA: "Queremos ayudar a la Argentina con técnicos europeos y nuevos métodos"

Aleksander Ceferin
Aleksander Ceferin
Sebastián Fest
(0)
29 de julio de 2018  • 22:18

Mientras la AFA y el fútbol argentino en general discuten qué hacer con la selección, una oferta llega de Europa: queremos ayudar. Y la propuesta no la hace cualquiera, llega de los labios de Aleksander Ceferin , el presidente de la UEFA . "Estamos dispuestos a cooperar con Argentina, a compartir nuestros métodos de entrenamiento, a enviarles técnicos, a aportarles infraestructura.". Ceferin se entusiasma durante la entrevista con LA NACION, aunque se preocupa por aclarar que cualquier ayuda de Europa a la Argentina llegará "si la CONMEBOL lo permite y la AFA lo pide".

La oferta del abogado esloveno es para ser tomada bastante en serio, porque si algo dejó claro el Mundial de Rusia es que Europa está marcando el rumbo: los cuatro semifinalistas fueron del viejo continente, una intensificación en la tendencia que se observa desde hace años. Si se toman en cuenta los úiltimos cuatro Mundiales, 13 de los 16 semifinalistas fueron europeos. El último campeón no europeo fue Brasil en 2002, y, desde entonces, la mejor actuación fue la de la Argentina con la final de 2014. ¿Por qué debería entonces la selección recurrir al know-how europeo? Por varias razones. Una, evidente, es que la columna vertebral de la selección está y estará constituida por futbolistas que juegan en Europa. La otra, también muy clara, es que el Mundial dejó en evidencia a una Argentina que no está en sintonía con el fútbol que se impone hoy en el mundo: velocidad para mover la pelota y capacidad para jugar en bloque tanto al defender como al atacar. La Argentina fue extremadamente lenta y escasamente incisiva en el Mundial, y si sigue por ese camino contribuirá a hacer cierto el pronóstico del hombre que lidera el fútbol de moda hoy.

"El dominio europeo se va a hacer más y más amplio. ¿Por qué? Porque tenemos un sistema que funciona, y esto no tiene que ver con que tengamos dinero, esa es la respuesta fácil. Años atrás, cuando yo era un chico, jugábamos al fútbol en la calle, nos peleábamos, encontrábamos el camino por nosotros mismos. Hoy ya no se vive así, los padres llevan a sus hijos a entrenarse, los chicos están muy metidos en los videojuegos, ya no se juega en las calles. Y eso no va a cambiar. La gente tiende a decir que Europa tiene mucho dinero, pero no es esa la razón de nuestro éxito, la razón es el sistema, y estamos listos para ayudar a las federaciones que nos lo pidan. Ya lo hacemos en Asia, lo haríamos en Sudamérica".

Ceferin tiene un vínculo estrecho con la Argentina a través de Hernán Zupan, próspero empresario y consul honorario de Eslovenia en el país. Conoce bien el fútbol argentino y sus problemas. "El talento ya no alcanza, lo que se necesita es el trabajo duro y más trabajo duro. ¡Fíjense en lo que pasó en Islandia! Esa historia me enorgullece mucho. Son 320.000 habitantes, que es probablemente la gente que vive en dos manzanas de Buenos Aires -dice con un guiño que remarca la ironía-. A los islandeses no los ayuda el clima ni las condiciones naturales, pero encontraron cómo mejorar su fútbol".

Espectador en varios partidos de Rusia 2018, Ceferin cree que la Argentina "podría haber llegado más lejos". ¿Cómo? "Juntando las líneas para defenderse ante Francia una vez que se pusieron 2-1. Quién sabe hasta dónde podrían haber llegado. Y Messi sigue siendo un gran jugador, probablemente el mejor del mundo, pero en el fútbol también necesitás suerte".

"Sigo teniendo mis dudas, pero el VAR llegó para quedarse. Por ejemplo, ¿cómo funciona, quién llama a quién? ¿La sala del VAR al réferi o es él quien toma la iniciativa? La gente en el estadio debería ver lo que está pasando. Vi, en el Mundial, situaciones similares resueltas de manera opuesta. Y los jueces de línea pierden importancia, todo esto va a llevar a cierto desempleo en el arbitraje... Pero veo razonable que el VAR se utilice en la temporada 2019/2020 en la Champions".

Hay en cambio cosas de la selección de Jorge Sampaoli que a Ceferin le resultaron incomprensibles. "No quiero meterme en asuntos de otras federaciones, pero como hincha de fútbol tengo que decir que me sorprendió mucho que un jugador como Dybala casi no jugara para la Argentina, tampoco entendí el caso de Icardi, al que ni siquiera llevaron al Mundial. Hablamos de Dybala, uno de los jugadores más talentosos del mundo, y de Icardi, goleador en la Serie A. Aunque es cierto que la Argentina tiene demasiados jugadores buenos... Lo dicho, ayudaríamos a la Argentina, pero eso tiene que venir de ustedes, decirnos si lo quieren".

Ceferin, de 50 años, se declara "un orgulloso presidente" de la UEFA. "¿Cómo no serlo tras este Mundial? Y estoy un poco sorprendido, porque recibí felicitaciones de las otras confederaciones, pero nada de Gianni (Infantino, el presidente de la FIFA). No sé, quizás crea que no hay razones para felicitarnos.".

La conversación en Moscú se desarrolla en dos partes. La primera, horas antes de la final que Francia le ganaría 4-2 a Croacia. La segunda, al día siguiente, reforzado en la idea de que no hay forma de frenar a Europa. "El 75 por ciento de los jugadores de este Mundial se desempeñan en campeonatos europeos, y ese porcentaje crecerá. Creo que Europa seguirá ganando los próximos Mundiales, aunque Sudamérica siempre tendrá una posibilidad. La CONMEBOL es una confederación que tiene una fuerza y una historia que puede salvarla, no es en cambio el caso de otras confederaciones, bastante más débiles.".

A Ceferin se le borra la sonrisa cuando se le habla de Qatar 2022, ese Mundial amenazado por una pinza entre la FIFA y sus vecinos del Golfo Pérsico. "No entiendo por qué la FIFA no nos dice qué quiere hacer con ese Mundial. El contrato establece que se jugará con 32 equipos entre noviembre y diciembre. Si quieren sumar 16 equipos van a tener que añadir una semana extra, porque no se puede concentrar todos los partidos en cuatro semanas. Eso equivaldría a seis partidos por día, ¿y quién quiere ver seis partidos por día?".

La idea de que Qatar anticipe cuatro años lo que deber comenzar a regir en EE.UU.

México/Canadá 2026 (un Mundial con 48 equipos) fue hecha pública en abril en Buenos Aires, durante un congreso de la Conmebol. Alejandro Domín guez, presidente de la confederación sudamericana, se dirigió a Infantino ate la asamblea y pidió poner en marcha el formato XL ya en el próximo Mundial. "Yo no tenía ni idea de lo que iba a proponer Alejandro, tampoco lo sabían los qataríes".

Hay otro asunto que le tuerce el gesto al jefe de las 54 federaciones europeas, y es el nuevo Mundial de Clubes que motoriza Infantino. Con 24 equipos, debería comenzar a jugarse en 2021, y Arabia Saudita tiene varios boletos para quedarse con la sede.

"El asunto aquí es que la FIFA no está trabajando junto a nosotros. Va y elige clubes de cada confederación, y esa no es la manera de hacerlo. Por eso es que no vamos a aproyar el formato que propone la FIFA". Así y todo, Ceferin ya tiene decidido su voto en la elección presidencial de mayo de 2019: "Voy a votar a Gianni, creo que hizo un trabajo bastante bueno. Pero yo no soy la clase de presidente que le dice a sus federaciones a quién votar".

Fútbol intercontinental

Ceferin vuelve a relajarse cuando se le recuerda una propuesta de Domínguez que apunta a reforzar el vínculo entre los dos continentes que son potencia del fútbol. El paraguayo quiere que los ganadores de la Copa América y la Eurocopa se midan en una final, y lo mismo propone para los campeones de la Libertadores y de la Champions.

"¡Es verdad!", dice el esloveno a LA NACION, y el rostro se le ilumina. "Gracias por recordarme esa propuesta, voy a buscarlo a Alejandro para hablar del tema. Creo que este puede ser quizás un gran momento para volver a impulsar este tipo de proyectos".

Que Europa y Sudamérica le den forma a trofeos que involucren solamente a las dos confederaciones sería una forma de neutralizar el poder de Infantino, con el que Ceferin tiene una relación de cierta tensión, todo lo contrario de lo que sucede entre Domínguez y el suizo. Quizás entre esa tensión se cuele, también, la oferta de la UEFA de ayudar a la Argentina. "Hay algo en lo que ustedes a veces nos superan: la pasión. Lo de los hinchas argentinos en Rusia fue impresionante".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.