El BCRA pagó intereses equivalentes al 20% de sus reservas para mantener su deuda en Lebac durante 2017

Cerró su balance con una pérdida de $66.978 millones Fuente: Archivo Crédito: elintransigente.com
30 de julio de 2018  • 20:55

El Banco Central (BCRA) cerró su balance 2017 con una pérdida de $66.978 millones, un resultado influenciado por las menores ganancias contables que pudo anotarse ante el escaso deslizamiento que tuvo el tipo de cambio ese año (subió 18,5% nominal contra una inflación que escaló 24,8%) y por el salto del 36% en los gastos que debió afrontar en intereses por el crecimiento que tuvo la deuda emitida en Letras ( Lebacs ), contraída a tasas altas.

El informe, difundido anoche, deja a la vista el elevado costo que significó el crecimiento exponencial que tuvo la deuda con Lebac al pasar de $698.831 millones a $1.160.331 millones.

Por esta razón, y la altas tasas, sólo para mantener ese pasivo debió pagar $209.576 millones en concepto de intereses, una cifra equivalente a unos 11.160 millones de dólares, al tipo de cambio de $18,77 de cierre del 2017. De esta manera mantener esa deuda tuvo un costo equivalente al 20% de las reservas por US$ 55.055 millones bajo administración que tenía al finalizar ese año.

Para hacer frente a esos pagos la entidad monetaria emitía pesos, con lo que el promocionado compromiso de ir reduciendo sus niveles de asistencia al Tesoro de $160.000 a $150.000 millones que había asumido no implicaba, en realidad, un menor nivel de emisión monetaria espúrea.

El elevado costo de mantenimiento de esta deuda, al ser muy superior a la revaluación en pesos de las reservas internacionales, fue una de las causales de la pérdida de $66.978 millones, equivalente a US$3.568 millones al valor del dólar de fines de 2017. Otro motivo fue la conversión a valor presente de las Letras Intransferibles del Tesoro que tiene en su activo lo que provocó "un ajuste de valuación negativo de $ 144.229 millones" (US$ 7684 millones) sólo en parte compensado por los $137.723 millones (US$ 7337 millones) anotados como ganancias por la la revaluación en pesos de las reservas internacionales del BCRA por el aumento del valor del dólar.

"Este resultado implica un rojo representativo del 0,6% del PBI y revierte implica la reversión total de la ganancia de $ 67.450 millones que había arrojado el balance 2016 (+0.8% del PBI)" explicó por Twitter Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de la consultora Ecolatina.

El ejercicio reconoce además una fuerte reducción de su patrimonio neto como consecuencia del cambio de criterio para la valuación de las Letras Intransferibles (que implicó reconocer un quebranto de $ 134.520 millones) recibidas del Gobierno Nacional como compensación por el uso de sus reservas para realizar pagos de la deuda externa en tiempos de la administración Kirchner.

Dicha adaptación responde tanto a la necesidad de adaptarse a los estándares contables internacionales como a las obligaciones pactadas en el acuerdo con el FMI y que apuntan a sanear a ese organismo reduciendo la exposición que tiene a deuda con el Gobierno a razón de $ 78.000 millones por trimestre.

Vale recordar que esos "pagarés" se habían anotado en el balance a valor facial (al 100% de lo que decía su lámina) aunque no tenían cotización de mercado y que, según lo acordado con el FMI, el Gobierno iba a avanzar en su recompra gradual para -a su vez- darle al BCRA la posibilidad de cancelar sus pasivos con pesos genuinos. Pero como informó La Nación días atrás (ver https://www.lanacion.com.ar/2156754-el-gobierno-puso-en-marcha-la-cancelacion-de-deudas-para-sanear-el-patrimonio-del-bcra) hace días optó por iniciar esa cancelación de pasivos pagando los adelantos transitorios que vencen, dado que la recompra a las Letras Intransferibles abrio la posibilidad de litigios, según distuntas interpretaciones de la ley de administración financiera.

En tanto, Lorenzo Sigault Gravina, de Ecolatina, dice que "si bien el BCRA no es un banco comercial, la ausencia de utilidades y la pérdida patrimonial no son deseables. No sólo no hay utilidades para remitir al Tesoro sino que además eventualmente podría tener que sanear el patrimonio del BCRA. Algo de esto se firmó en el acuerdo con el FMI: el Tesoro está cancelando anticipadamente Letras Intransferibles en poder del BCRA para que reduzca su creciente stock (bola de nieve) de LEBACs. Pese a que la performance económica de 2018 será peor a la del año pasado, es probable que el salto cambiario potencie las ganancias por cotización por tipo de cambio. Pero los intereses cedidos treparán por la fuerte suba del stock y tasas de las LEBAC".

TEMAS EN ESTA NOTA