Suscriptor digital

Abusos en Chile: cónclave de la Conferencia Episcopal

Los altos prelados intentan reparar el daño que los escándalos causaron en la comunidad católica
(0)
31 de julio de 2018  

SANTIAGO, Chile.- Los obispos chilenos iniciaron ayer una asamblea extraordinaria para tratar los escándalos de abuso sexual y encubrimiento que afecta a la iglesia local y buscar caminos que los ayuden a salir del escándalo, que tomó una magnitud inesperada tras la visita del Papa, en enero.

La severidad de la crisis que salpicó a esta institución también se agravó hace una semana, cuando un fiscal citó al arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, a declarar en un proceso judicial como imputado por presunto encubrimiento de abusos de menores.

El fiscal Emiliano Arias lo requirió porque su excanciller Óscar Muñoz está detenido por al menos cinco abusos sexuales reiterados y estupros. Ezzati era el jefe directo de Muñoz hasta enero pasado.

Sobre lo que se puede esperar de la asamblea, Juan Ignacio González -obispo de San Bernardo, al sur de Santiago- dijo que no hay nada definido. "Es la primera vez que nos reunimos después de la reunión de abril, entonces tenemos que conversar, vernos entre nosotros".

Los 31 obispos chilenos renunciaron en abril en el Vaticano luego de reunirse con el Papa, quien los acusó de no ocuparse de los niños abusados sexualmente y, por el contrario, de dañarlos más, de romper documentos comprometedores, de preocuparse por sí mismos y alejarse de los feligreses.

Francisco ya aceptó la renuncia de cinco y nombró administradores apostólicos en las diócesis vacantes. Entre los desplazados se encuentra el obispo de Osorno, Juan Barros, acusado de encubrir los abusos del sacerdote Fernando Karadima.

El fiscal nacional, Jorge Abbot, precisó recientemente que 68 personas son investigadas: tres obispos, 31 sacerdotes, dos diáconos, 22 miembros de congregaciones -especialmente maristas y salesianos como Ezzati-, ocho laicos y otros dos de quienes se desconocen detalles.

Agencias AP y AFP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?