Un país pet friendly: la innovación llega al negocio de las mascotas

El mercado argentino ya mueve más de $26.000 millones anuales e incorpora cada vez más productos y servicios: desde superalimentos y golosinas bebibles para perros y gatos hasta plataformas para encontrar hogares, hotelería para las vacaciones y obras sociales
El mercado argentino ya mueve más de $26.000 millones anuales e incorpora cada vez más productos y servicios: desde superalimentos y golosinas bebibles para perros y gatos hasta plataformas para encontrar hogares, hotelería para las vacaciones y obras sociales
María Julieta Rumi
Andrés Krom
(0)
1 de agosto de 2018  

Cuando Rita entró por primera vez a su casa, la esperaban una cama acolchada color rosa, una mamadera, un oso de peluche para hacerle compañía, un collar y una mochila para salir a pasear. Lisa, por su parte, encontró una moderna cuna de diseño esférico, un león de felpa y un conjunto de mantas especiales para mantenerla abrigada por las noches. Rita y Lisa no son bebés. Son una gata anaranjada y una perra salchicha que cuando ingresaron a sus respectivas familias se toparon con un universo de prendas, accesorios, alimentos y comodidades que tan solo años atrás habría sido impensado para una mascota.

Según Eduardo Baer, creador del Airbnb para mascotas Dog Hero, antes los perros dormían fuera de la casa y comían los restos de comida, pero todo eso empezó a cambiar con la invención de la comida para perros, hace 20 años. Luego vino el alimento premium, y ahora, los servicios.

"Lo primero es que coman bien y luego ver cuáles son sus necesidades. A nivel físico, el paseo y luego lo psicológico: que no se angustien cuando el dueño se va de viaje. Como miembro de la familia, uno se preocupa por su calidad de vida y también hay cosas que hacen que los cuidados sean más fáciles, como internet y la economía colaborativa", explicó Baer.

La Argentina es el país con más penetración de mascotas por hogares de la región: el 78% tiene al menos una. Después siguen Chile, con el 74%; México, con el 56%, y Brasil, con el 43%. En cuanto a Buenos Aires, el 58% de los hogares tendría alguna mascota, y la proporción sería 71% perros, 29% gatos.

En volúmenes de gasto en dólares en productos y servicios para mascotas, estaría Brasil en primer lugar, segundo México y en tercera posición la Argentina. Causalmente, este ranking de consumo en el mercado de las mascotas coincide con el ranking de PBI per cápita en Latinoamérica.

En particular, el mercado de alimentos para mascotas en la Argentina fue de 626.523 toneladas en 2017, de las cuales el 84% correspondió a alimentos para perros y el 16%, a nutrición para gatos, de acuerdo con la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal.

Según estimaciones del fabricante de alimentos Mars -que es dueño de las marcas Pedigree, Whiskas, Iams, Eukanuba y Royal Canin-, el consumo (compra) per cápita de alimento para mascotas en la Argentina es de 14,2 kilos por persona por año.

La fabricación y comercialización de este producto crece sostenidamente desde 2007. Si bien inicialmente el sector era liderado por grandes firmas, son cada vez más las pequeñas y medianas empresas que se suman a un negocio que, de acuerdo con las estimaciones del sector, mueve más de $26.000 millones anuales y emplea a 3500 personas.

Otro dato que refuerza estos números es que la Argentina produce internamente casi el 100% de los alimentos balanceados consumidos en el país. Y desde la Argentina se exportan estos productos a muchos países. Diego Granda, director general de Liq, un premio líquido para mascotas, comentó que están por enviar el producto a mercados como Paraguay, Chile, México, Estados Unidos y China.

"El mercado de mascotas crece en general y lo que más crece es alimentos premium y premios para mascotas. Crecen más que el alimento común y la industria crece más que la economía. Es un mercado en expansión por la humanización de las mascotas. Son parte de la familia y cada vez se gasta más en ellas", agregó Granda.

Por otro lado, Mariano Spector, gerente de capitales y valores de HOP!, también opinó que hay un crecimiento. "No solo lo observamos en el incremento de volúmenes de venta, sino también en el crecimiento de nuevos servicios para mascotas: desde hoteles para dejarlas cuando nos vamos de viaje hasta spas y obras sociales".

Según Granda, otra particularidad es que la inversión en las mascotas no depende del nivel socioeconómico de los dueños, sino del cariño y la afinidad que se tenga por el nuevo integrante de la familia: "Hay gente que prefiere comprar bolsas de alimento premium por $1600 y resignar parte del presupuesto familiar".

En este sentido, Baer coincidió en que en la Argentina las mascotas son parte de la familia. "Hay una conexión muy fuerte. No son mascotas a las que se deje afuera de guardia, son como miembros de la familia. La paternidad se retrasa, se deja para más tarde a los hijos y los animalitos son como la familia. Se transforman en hijos", consideró.

En este sentido es que, a la hora de recortar gastos, los perros y los gatos resultan afortunados. Para Gonzalo Sisack Novillo, director del delivery de alimentos para mascotas Mis Pichos, "el perro ocupa el lugar de un bebé y no puede hablar, al igual que los bebés, por eso las familias pueden bajar la calidad de los alimentos que consumen, pero no el de los perros, porque no saben cómo esto les repercute". "Es un rubro que va en contra de lo que pasa en la economía en general", agregó.

Más allá del hogar

Con este cambio de mentalidad, las mascotas han empezado a transitar lugares más allá de los confines del hogar. "En los últimos años creció exponencialmente la cantidad de restaurantes, aerolíneas y demás lugares con un espacio especialmente dedicado a las mascotas. La tendencia general, especialmente en los millennials, es pasar más tiempo con ellas: trabajo, vacaciones, salidas, etc. Por otro lado, la maternidad se demora cada vez más y, para solteros y parejas jóvenes, muchas veces la mascota termina ocupando el lugar del hijo que todavía no llegó. Quizás esto explique por qué el mercado pet sigue creciendo", dijo Spector.

En nuestro país, las oficinas de Mars y Nestlé (que fabrica las marcas Pro Plan, Dog Chow, Cat Chow, Excellent, Felix, Dogui y Gati) ya implementaron programas para que sus empleados lleven sus mascotas a la oficina. La iniciativa encuentra sustento en una serie de encuestas realizadas por la consultora Penn Schoen Berland (PBS) en Washington DC para Nestlé que revelaron que cuatro de cada cinco personas se sentirían más felices, relajadas y sociables con una mascota en su trabajo.

Las conquistas de las mascotas también incluyen la posibilidad de viajar en subtes los fines de semana, asistir a cafés, restaurantes y negocios de la ciudad autodenominados pet friendly e incluso museos, como el Museo Nacional de Arte Decorativo, que permitió el acceso de perros en sus exposiciones el último verano.

De la misma forma, este proceso de "humanización" de las mascotas lleva a sus dueños a procurarles actividades recreativas, como las que ofrece PetVille, un spa especializado. "La idea es que vengan a divertirse y no extrañen a los dueños, que no sea un castigo, sino un placer. Hay perros que doblan la esquina y ladran desaforados porque saben que vienen a pasarla bien", comentó Verónica Petrungaro, directora del establecimiento.

Según ella, hay muchos perros que van de lunes a viernes porque sus dueños prefieren que estén entretenidos en un espacio seguro en lugar de solos en sus departamentos o casas.

Influencers en cuatro patas

Crédito: Instagram

Pocas profesiones surgidas de la web 2.0 producen sensaciones tan encontradas entre los trabajadores resentidos de a pie como la de influencer, esas personas con cierto grado de fama o prestigio que son capaces de influir, a través de opiniones y recomendaciones, en el comportamiento de sus miles de seguidores en las redes sociales.

El presupuesto que se gasta en ellos ha crecido sostenidamente en los últimos años de la mano de las marcas que buscan ampliar su llegada entre los más jóvenes. Según un estudio preparado por la firma Mediakix, en 2017 concentraron US$1070 millones, cifra que crecería hasta US$1600 millones este año y US$2380 millones el año que viene.

El fenómeno no se reduce a humanos. Mascotas de todo tipo y tamaño también han empezado a ganar peso en plataformas como Instagram, que tiene 1000 millones de usuarios activos mensuales. El rey es @Jiffpom, un perro pomerania con 8,8 millones de seguidores, aunque en el top 10 también hay gatos (@nala_cat, con 3,5 millones) y hasta un zorro (@juniperfoxx, con 2,3 millones).

Al igual que sus colegas humanos, estos pequeños son capaces de incidir en el deseo de sus seguidores. Aunque en la Argentina se trata de una tendencia nueva, ya existen representantes locales, como Rosita (@SofiPicasso), una carismática perra dachshund ("salchicha") de pelo largo que cuenta con casi 3000 seguidores.

"Si la muestro con algún producto lo hago de onda, no busco nada a cambio. En general tiene que ver con algún amigo que lo necesita", dijo Sofía Picasso, profesora de canto y dueña de esta influencer involuntaria. A pesar de esto, la influencia de Rosita se hace sentir entre sus seguidores, que han emulado las pelotas, las prendas y hasta los collares que usa.

Picasso dijo que el 80% de su público son mujeres y que el feedback es muy positivo. "Tendré poquitos fans, pero son muy incondicionales".

Comidas para el mejor amigo del hombre

De las sobras a comidas y servicios premium. Los huesitos quedaron atrás hace tiempo y hoy el mercado tiene múltiples opciones para la alimentación de perros y gatos. Si se quieren adquirir los productos en una cadena, una de las de mayor crecimiento es Puppis, que en cuatro años y con una inversión inicial de US$2 millones ya tiene 24 tiendas propias en la Capital Federal y la zona norte, y tres más en Bogotá. Sus dueños, los argentinos Pipa Nogaro y Taio Novillo Astrada y el colombiano Andrés Fernández, se basaron en un formato utilizado en Inglaterra y Estados Unidos, donde grandes cadenas se desarrollan en el sector especializado de mascotas brindando un surtido de producto más variado y servicios veterinarios y de peluquería. Habiendo cerrado 2017 con una facturación de US$14 millones, el siguiente paso es el desarrollo de Pet Hotels. En tanto, si para comprar uno no se quiere mover de su casa, la opción es la plataforma Mis Pichos, que hace delivery de alimentos para perros y gatos y tiene una cobertura que va desde Quilmes hasta Nordelta. Según el director Gonzalo Sisack Novillo, recientemente también sumaron piedritas para los gatos, antipulgas y juguetes y accesorios. Con una inversión inicial de $4,5 millones, esperan superar los $10 millones en transacciones en 2018.

Pero, más allá del canal, también hay quienes buscan innovar en los productos. Como Liliana Pata que pensó en una Coca-Cola para perros que terminó siendo Liq, un premio bebible en formato roll on para darles un gusto a perros y gatos, pero que también contribuye a su salud. Si bien su expectativa es vender 30.000 unidades por mes en el país, también están en tratativas para exportar.

Por último, hace tres meses se lanzó al mercado HOP! un alimento comercializado por Com&Log SA, una pyme argentina que posee probióticos que facilitan la digestión, favorecen la absorción de nutrientes y fortalecen las defensas.

Pet prepaga o la salud de nuestros pichos

Corría 2013 y las plazas, bulevares y veredas de Rosario parecían flanqueadas por una nueva fuerza de ocupación. A uno y otro lado de la calle, un ejército cada vez más amplio y variopinto de perros grandes y pequeños empezaba a apoderarse de la ciudad. Flavio Gabrich, un ingeniero en sistemas, vio los signos de la invasión y pensó en una idea. "Trabajaba en una obra social de humanos, en la parte de cómputos -recordó-. Como se veía venir muy fuerte el tema de las mascotas, se me ocurrió crear una obra social para ellas".

Así fue como nació Avsim, la primera obra social para perros y gatos del país, una tendencia que en el hemisferio norte ya tiene representantes como Progressive, Embrace, Toto y Healthy Paws, entre otros. La empresa, que no comparte cifras de usuarios y veterinarias asociadas, ya tiene filiales en Buenos Aires (Ranchos y Tandil), Córdoba (Capital, Luque y San Francisco), Corrientes (Goya), Entre Ríos (Concordia), La Pampa (Santa Rosa), Misiones (Posadas), Río Negro (Bariloche), Santa Fe (Capital, Carcaraña y Villa Constitución), Tierra del Fuego (Río Grande) y Tucumán (San Miguel).

La compañía tiene tres planes de salud, que cuestan $190, $250 y $320, aunque los costos pueden variar de acuerdo con el franquiciante. Entre los servicios ofrecidos se cuentan las consultas clínicas y domiciliarias, urgencias, análisis, certificados de salud, odontología, vacunaciones antirrábicas, radiografía, ecografía, electrocardiograma, patología, análisis clínicos y cirugías, incluyendo la castración, entre otras. Además, contempla descuentos en otra gama de servicios, como pet shops, guarderías, paseadores de perros y peluquería.

"Tenemos más afiliados perros, la mayoría en Rosario son caniches toy", afirmó Gabrich. Como en las obras sociales humanas, cada mascota afiliada tiene un carnet con su nombre, tipo de plan y fecha de alta. Para los que piensan que es mejor prevenir que ladrar.

Prendas de alta costura para todos los tamaños

"Quieta. Mirame acá". La modelo, apenas vestida con una campera corta de colores brillantes, se acomoda en el piso del estudio. En algunas ocasiones, mira al fotógrafo y su cámara. En otras, inclina la cabeza y los ojos se pierden en un horizonte imposible. Luego se tira panza arriba, ladra, se rasca la oreja con el pie.

Si esto no parece el comportamiento normal de una modelo profesional es porque esta no es una sesión de fotos cualquiera. Los modelos son perros de distintas razas que se están probando la nueva colección de Elecant, una marca de ropa que nació casi como un hobby hace diez años y ahora conquista los pet shops de todo el país.

Cuenta la historia que corría 2008 y Yanina Zwenger no encontraba ropa para su cachorra Weimaraner, raza que puede alcanzar hasta 63 centímetros de altura. En ese momento, pensó preparar algunos diseños junto a Adrián Iglesias, compañero de ella en la carrera de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

"La gente se me acercaba en la plaza y me decía 'qué bueno que quedó', así que hicimos la marca, la registramos y nos pusimos en marcha", dijo Zwenger. Aunque al principio era una ocupación part-time, la demanda de sus productos los obligó a abandonar sus trabajos y dedicarse exclusivamente a Elecant.

"Veíamos que las prendas parecían ropa infantil, pero el perro no tiene la forma del bebé, así que desarrollamos moldería especial para que los productos les sentaran bien", agregó.

La marca, que solo vende al por mayor, se especializa en camperas y pilotos y tiene dos franjas de talles. Los más pequeños arrancan en $700 y los grandes alcanzan los $1000. Zwenger admite que venden cerca de 9000 prendas por año y ahora están por mudarse a un lugar más grande para dar abasto con sus pedidos y sumar la confección de collares y otros accesorios. Los perros, arriba y debajo de la pasarela, contentos.

Hoteles cinco huellas

Quien inventó la expresión "¡qué vida de perros!" jamás se hubiera imaginado un lugar como PetVille, un spa para mascotas de dos hectáreas en La Lonja, Pilar, con pileta, parques sectorizados e instalaciones impecables con aire acondicionado o calefacción según la época del año. "Por un lado están los perros chiquitos, por otro lado, los medianos y luego los grandes. Tratamos de que todos se diviertan en grupo, pero que no se peleen ni haya peligros para ninguno. Es como un hotel y ofrecemos toda la variedad de servicios, desde que venga a pasar el día, parte de la semana o el fin de semana hasta que se quede durante las vacaciones del dueño", afirmó la directora del lugar, Verónica Petrungaro, quien también es veterinaria. Según explicó, ella misma se ocupa si algo ocurre con la salud del animal y la idea es que jueguen, coman y a la noche entren al "dormi", una especie de camita que se limpia dos veces al día y tiene agua a disposición. La tarifa es de $600 a $700 por noche, pero hay promociones si el animal es habitué. Incluye todo menos la alimentación y el baño, que son servicios complementarios, y tienen una camioneta para hacer traslados.

En tanto, si se buscan distintas opciones de precio y locación, el lugar es la plataforma Dog Hero, un Airbnb para mascotas. "Hace un año que estamos en la Argentina y estamos muy contentos porque crecimos dos veces más rápido que en Brasil en igual tiempo. Tuvimos 30.000 usuarios que buscaron anfitriones para sus perros", afirmó Eduardo Baer, creador del emprendimiento, de origen brasileño. Según Baer, todavía hay terreno para crecer localmente, ya que la ciudad de Buenos Aires es tercera en búsquedas, pero la quinta en hospedajes, con lo cual habría que aumentar el número de anfitriones, que actualmente es de 1500 en todo el país. Además de Brasil y la Argentina, la plataforma comenzó a funcionar recientemente en México y la idea es sumar el servicio de paseo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.