Empleados de una grúa venden certificados de discapacidad truchos para estacionar

Inspectores venden certificados de discapacidad truchos y se llevan miles de pesos

18:39
Video
Nacho Girón
Pablo Kuperszmit
(0)
31 de julio de 2018  • 23:00

La historia parece sacada del "reino del revés". Pero no. Es pura realidad. Los propios inspectores de las grúas de tránsito venden certificados de discapacidad truchos para poder estacionar libremente por toda la ciudad, según descubrió una investigación de Telefe Noticias Documenta.

Esto se suma al escándalo que desató este documento revelador que este canal comenzó a emitir ayer. Tanto que el juez federal Daniel Rafecas abrió una investigación de oficio por los delitos de "falsificación y uso de documento público falso", tipificados en los artículos 293 y 296 del Código Penal.

La causa se basa en las diferentes maniobras delictivas expuestas en la primera parte de este informe periodístico para hacerse de un Símbolo Internacional de Acceso, como se llama oficialmente al certificado que otorga libre tránsito y estacionamiento para personas con discapacidad.

Pero ahora sumará un capítulo aún más tenebroso. El de lo que parece ser toda una organización integrada por inspectores de las grúas de la empresa SEC, encargada de acarrear los autos mal estacionados, para vender certificados de discapacidad truchos sin el menor tapujo.

La sospecha surgió después de que Telefe Noticias Documenta detectó que muchos autos estacionados sobre la avenida Corrientes, en las inmediaciones de Once, tenían símbolos fraguados.

Uno de ellos lo utilizaba el dueño de un local donde reparan celulares. Su primera reacción ante la requisitoria periodística fue escapar, pero después confesó lo que ya era evidente: que el suyo, al igual que los de sus vecinos, eran certificados falsos. Y agregó un dato revelador: que se los compraron a los operarios de las grúas que recorren la zona en busca de infractores.

Estaba el indicio; faltaba la prueba. Y apareció cuando un comprador se acercó, con una cámara oculta, a los integrantes de una cuadrilla que acarreaba un auto mal estacionado frente al Obelisco.

Inspectores venden certificados de discapacidad truchos y se llevan miles de pesos

16:36
Video

No tuvo que insistir demasiado. Apenas le preguntó a uno de ellos si le podía conseguir un certificado de discapacidad, su primera respuesta fue "1500 pesos", y la segunda, instantes después, fue más generosa: también podía aceptar 1000.

A ese precio ofreció un símbolo falso a nombre de un tercero. Y a más del doble -2500 pesos- una versión mucho más en "regla", pero que -según aclaró- demora 25 días: la que contiene todos los datos del interesado.

Sí, es tan indignante como cierto. Las mismas personas que a diario trasladan cientos de autos a las playas de infractores montaron un mercado negro de certificados de discapacidad truchos para estacionar libremente en calles y avenidas de la Ciudad.

Viveza criolla, vergüenza ajena: plaga de falsos discapacitados
Viveza criolla, vergüenza ajena: plaga de falsos discapacitados Crédito: Gentileza Telefé Noticias

No sólo es una estafa. Todo hace suponer que encierra un negocio orquestado para recaudar miles y miles de pesos. Se trata de la versión más artera detrás del mundo de los certificados de discapacidad truchos que desnudó el trabajo de Telefe Noticias Documenta.

Pero no es la única. A las modalidades de la mal llamada "viveza criolla" denunciadas en el primer informe, hay que sumarle una nueva variante: la de los postes de estacionamiento exclusivo frente a los domicilios particulares.

De acuerdo con la ley de Tránsito porteña, para ejercer este derecho es necesario que en la casa o edificio en cuestión viva alguna persona que padezca "en forma permanente deficiencia motora en los miembros inferiores y manifestar dificultad de traslación", es decir que no se aplica a cualquier tipo de discapacidad.

Llamativamente en la ciudad hay cuadras con cinco, con seis y hasta con siete postes, como en Honorio Pueyrredón al 800, en Caballito. Y en muchos casos tienen el número de patente del beneficiario tapado para que lo use cualquier vecino, como si todos tuvieran a alguien en la familia con problemas para caminar.

Más curiosa es la artimaña de Viviana Manzini, una mujer que vive en Irigoyen al 1600, en Monte Castro. Utiliza un espacio reservado a nombre de su hermana con discapacidad, Erica. El problema es que Erica murió hace más de un año. Y claro. No sólo le dejó el poste. También le dejó el símbolo, que ella lleva en la luneta del auto para así estacionar cómodamente por toda la ciudad.

Un ejemplo más de por qué en los últimos tiempos parece haber habido una "lluvia" de autos con certificados de discapacidad en Buenos Aires, la ciudad del "reino del revés", donde, como cantaba María Elena Walsh, "un ladrón es vigilante y otro es juez".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios