srcset

Crónicas del crimen

El Gordo Valor: mito, realidad y decadencia de la superbanda que asaltaba bancos y blindados

Gustavo Carabajal
(0)
17 de agosto de 2018  • 00:27

Si se juntaran todos los integrantes de la superbanda de Luis "El Gordo" Valor, que asaltó bancos y blindados a destajo, se podrían formar cuatro equipos de fútbol con titulares y suplentes. Desde su origen, en 1984, hasta su apogeo, en 1987, y su decadencia, en 1996, el grupo llegó a contar con casi 70 miembros. Fueron diez años de actividad en los que Valor y su lugarteniente, Héctor Luis Sosa Aguirre, alias "Cacho" o "La Garza", se convirtieron en los enemigos públicos número uno de la policía.

Valor fue el último en recuperar la libertad, el 5 de julio pasado. Sosa salió de la cárcel en 2006 y puso dos lavaderos de autos y una escuela de fútbol en Quilmes. El resto murió en enfrentamientos con la policía o en la cárcel.

Aunque Valor es, casi, el nombre propio de la llamada "superbanda", LA NACION pudo determinar, por tres fuentes distintas e independientes, que el verdadero líder en la "época de oro" del grupo criminal no fueron El Gordo o La Garza, sino Santos Abdón Chávez, alias Quico.

De los millones de dólares que obtuvieron en los más de 37 grandes asaltos que concretaron en su época de esplendor no quedó nada. "Económicamente hablando, tanto Valor como La Garza están en la B. Se gastaron todo en pagar coimas a la policía, en autos de alta gama y en casas que adquirieron con anticipos y nunca terminaron de pagar", explicó a LA NACION un exallegado del grupo que conoce muy bien la historia de la banda.

Sentencia a la banda del "Gordo Valor" en 1998
Sentencia a la banda del "Gordo Valor" en 1998 Fuente: Archivo

Hay ejemplos muy claros de cómo dilapidaron los millones de pesos que obtuvieron por los asaltos. He aquí uno: "Después del robo de un camión blindado en Obras Sanitarias, en Figueroa Alcorta y La Pampa, el grupo se dispersó y algunos huyeron por la Avenida del Libertador. Quico Chávez pasó por una agencia Ford de Olivos, se aseguró de que la policía no lo seguía y bajó del auto en el que escapaba. Puso parte de los ladrillos de billetes en un bolso chico, fue al mostrador del local y pidió una cupé Taunus SP5. El vendedor le pasó el precio y le dijo que en dos días se la entregarían porque debían tramitar el título de propiedad y la cédula verde. Quico retrucó: le dijo que le pagaría el doble de lo que valía si se la podía llevar en ese instante. Y lo hizo, Ejemplos como ese hay decenas; por eso no había millones que les alcanzaran. Se gastaron toda la plata", agregó un exintegrante de la banda, que solicitó mantener su nombre en reserva.

"Vi montañas de billetes de todos los colores sobre una mesa después de un robo. Se la gastaban tan rápido como el tiempo que les llevaba concretar un asalto", recordó ese excolaborador de la banda.

Quienes conocieron a Quico Chávez, que también se identificaba con el alias de El Rengo, nacido en Santiago del Estero, lo definen como un líder carismático, querido y respetado. Lo mató un cabo de la bonaerense en 1989, en Villa Adelina, cuando quiso robar un Renault 18 para usarlo en el asalto a un blindado junto con Omar Cosentino, otro integrante del grupo criminal.

Luis "el Gordo Valor" es retirado de los Tribunales de San Martín luego de escuchar la sentencia a 20 años de prisión en Noviembre de 1999
Luis "el Gordo Valor" es retirado de los Tribunales de San Martín luego de escuchar la sentencia a 20 años de prisión en Noviembre de 1999 Fuente: Archivo

Marcelino Merelle, que había sido compañero de Quico en un Instituto de Menores, fue el jefe operativo de la banda. Cuentan quienes formaban parte de la organización que el padre de Quico adoptó a Marcelino y le puso el nombre de su hermano, Carlos Chávez, fallecido por causas naturales. Merelle se convirtió en el brazo ejecutor de los designios criminales de Quico.

Con la muerte de Chávez, El Gordo Valor y La Garza Sosa quedaron como máximos referentes de la banda. Aunque eran los jefes de la organización, en la práctica ejercieron ese poder durante poco tiempo. Es que pasaron más días en la cárcel que en libertad. Valor tiene 64 años, pero pasó 34 tras las rejas. Algo similar ocurrió con Sosa Aguirre.

La fuga más famosa

El 16 de septiembre de 1994, ambos huyeron del penal de Devoto. Según se ventiló en el juicio oral, tras robar los uniformes de los guardiacárceles, armaron una soga con sábanas anudadas y huyeron por el muro que da a la calle Bermúdez. Una filmación con una cámara de video registró el momento en que El Gordo se descolgaba. Esa imagen convirtió a Valor en el personaje que hoy se conoce públicamente.

Luis "el Gordo Valor" y su banda en los Tribunales de San Martín al escuchar la sentencia, corría noviembre de 1999
Luis "el Gordo Valor" y su banda en los Tribunales de San Martín al escuchar la sentencia, corría noviembre de 1999 Fuente: Archivo

El "Gordo Valor" en el juicio oral en 1999
El "Gordo Valor" en el juicio oral en 1999 Fuente: Archivo

Tres días más tarde, un grupo de delincuentes armados con fusiles FAL y vestidos como operarios de Vialidad colocó una serie de conos para simular que hacían un bacheo en el Acceso Oeste, a la altura de La Reja. Esperaban que llegara un blindado cargado con la recaudación de las sucursales de la zona de una importante cadena de supermercados.

Luis "El Gordo" Valor en los tribunales de Morón en 2003
Luis "El Gordo" Valor en los tribunales de Morón en 2003 Fuente: Archivo

Efectivos de la Brigada de San Justo tenían el dato de que ese camión de caudales podría ser el objetivo de la superbanda de Valor. Por eso, policías camuflados como pasajeros de un colectivo chárter seguían al blindado.

Cuando uno de los delincuentes advirtió la llegada del camión alertó a sus compañeros, que cambiaron las palas por fales y ametralladoras. En medio del tránsito, abrieron fuego.

Al escuchar los disparos los policías que vigilaban el blindado desde el chárter intentaron evitar el asalto. El sargento Claudio Calabrese, que iba en el estribo del colectivo, recibió un tiro en la cabeza y murió en el acto.

Lo que siguió fue un intenso tiroteo en el que murieron dos asaltantes; el resto logró escapar. Algunos testigos ubicaron en el enfrentamiento a Sosa y a Valor, que tres días antes habían protagonizado la cinematográfica fuga.

En octubre de 1999, diez días después de su cumpleaños, Valor fue condenado a 20 años de prisión por el homicidio de Calabrese. Fue el único asesinato que les adjudicaron al Gordo y a La Garza.

"Nunca mató a nadie. Ni él ni Cacho La Garza estuvieron en el hecho de La Reja. Valor estaba con la muñeca fracturada en la casa de una familia que lo alojaba en Villa de Mayo. Presenté testigos que sostenían su versión del episodio, pero el tribunal no los tuvo en cuenta. Los jueces se equivocaron", dijo el abogado Roberto Babington, que defendió al Gordo durante casi ocho años.

Después de Quico Chávez, Carlos "El Cabezón" Soto y Pablo "Tato" Ruiz -un amante de las cupé Fuego que andaba armado con una pistola de cachas plateadas y murió en un tiroteo en González Catán- Valor se hizo cargo de la superbanda. Se enfrentó varias veces con Sosa por la capitanía. Diferencias operativas al momento de encarar algunos asaltos y celos los distanciaron.

En la época en la que secundaba a "Tato" Ruiz y a Quico Chávez, Valor recorría las villas de San Martín para reclutar "soldados". A los novatos se los conocía como "el moscardaje". Como las moscas, molestaban a los veteranos de la banda, que igual los necesitaban. Entre las «moscas» de la superbanda estaba, por ejemplo, Cristian Muños, alias "Hígado, que años más tarde se dedicó a los secuestros extorsivos, antes de ser abatido por la policía.

El "Gordo Valor" y "La Garza Sosa"
El "Gordo Valor" y "La Garza Sosa" Fuente: Archivo

Otros integrantes del "moscardaje" fueron Cristian Carro Córdoba, Horacio "Lala" López y Sergio Leiva, alias "Negro Sombra", reconvertidos como secuestradores a principios de este siglo.

Entrevista en Setiembre de 2006 con Luis "El Gordo" Valor detenido en la unidad 21 de Campana
Entrevista en Setiembre de 2006 con Luis "El Gordo" Valor detenido en la unidad 21 de Campana Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Hafford

Otros secuestradores que tuvieron vínculos con miembros de la superbanda fueron José Rodolfo Lohrmann Krenz, alias El Ruso, quien, según un informe reservado del Servicio Penitenciario, "rancheaba" en la cárcel de Olmos con Sosa Aguirre, "Quico" Chávez y Rodolfo Pereyra Gallardo, alias "Bomba". Lohrmann, que cayó preso hace un año y medio en Portugal cuando intentaba asaltar un camión de caudales en Aveiro, está procesado por el secuestro y asesinato de Christian Schaerer.

Para cuando "el moscardaje" se hizo tristemente conocido por propio peso, fundamentalmente por los brutales secuestros extorsivos, como el de Axel Blumberg, en 2004, los viejos mandamases de la superbanda eran un mito, pero estaban en su etapa de decadencia.

El estado del auto de Valor, al chocar en la fuga, luego de perpetrar el robo al Olivos Golf Club en 2009
El estado del auto de Valor, al chocar en la fuga, luego de perpetrar el robo al Olivos Golf Club en 2009 Fuente: Archivo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?