Escándalo en el fútbol uruguayo: los misteriosos audios de WhatsApp que complicaron al presidente

Wilmar Valdez, presidente de la AUF, en una situación compleja
Wilmar Valdez, presidente de la AUF, en una situación compleja Fuente: AFP
Nelson Fernández
(0)
31 de julio de 2018  • 23:59

MONTEVIDEO.- ¿Qué dicen los audios? Casi nadie lo sabe. En tiempos en que todo aquello que no se quiere que se conozca, termina circulando por redes sociales más rápido que el vuelo de Superman, los malditos "audios de WhatsApp" que hicieron caer al presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) se mantienen en un misterio absoluto.

¿Pero qué dicen?, se preguntan tres millones de uruguayos, que son tan directores técnicos como curiosos sobre este tipo de rumores.

Resulta que el presidente de la AUF, Wilmar Valdez , que ha tenido una actuación destacada y que se aprestaba a ser reelegido para el cargo este martes que pasó, decidió a último momento "bajarse" de la candidatura, luego de que un periodista le hiciera escuchar esos "audios" que lo relacionan, no se sabe bien a qué persona o asunto.

Valdez dijo que abandonaba la AUF porque en los platos de la balanza pesaba más su familia que otra cosa, pero en estos días el misterio golpeó feo en su entorno. Todo aquel que sea familiar, amigo, vecino o conocido del dirigente futbolero, no escucha más que esta pregunta: "¿pero qué dicen esos audios?".

¿Chantaje, desvíos morales, supuesta corrupción, críticas a personalidades a las que no podría mirar a la cara si eso trascendiera, sexo, incorrecciones, coimas? Todo quedó en el círculo de especulaciones, burlas y comentarios de los que saben bien de qué se trata, porque Fulano le contó a Mengano que Sultano sabía.

El sainete tenía como telón de fondo los negocios vinculados al fútbol y los derechos de televisión. El escándalo de los WhatsApp no sólo se llevó puesto al presidente saliente, sino también al candidato que era favorito en segundo lugar, Arturo Del Campo.

Es que "un amigo" también le llevó "los audios" a Del Campo y éste se los hizo escuchar a Valdez, entonces . varios dicen que Del Campo hizo caer a Valdez. Todo eso dejó en pie a un candidato, Eduardo Abulafia, al que se ve como el vínculo con la empresa Tenfield, del contratista Francisco "Paco" Casal. Del Campo dijo que pisó "la cáscara de banana" con los audios, se arrepintió de haberlos escuchado y llevado a Valdez . y dijo que quiere ser electo.

La Fiscalía General de la Nación actuó de oficio y llamó a las partes. El periodista deportivo Julio Ríos, relator de fútbol y conductor de programas, no quiso divulgar el contenido de los audios en sus programas, pero los llevó a la Fiscalía. Pero la fiscal dijo que no se escuchaban bien y dejó para escucharlos el miércoles. Y el martes se fue a su casa, sin escuchar lo que todo Uruguay quiere escuchar.

Y ahí radica el nudo del lío: si la directiva de la AUF es pro o contra Casal.

La Conmebol hizo su parte: envió una comunicación diciendo que el único acreditado para ser presidente era Valdez y que los otros no habían aprobado el peaje de examen ético. Los líderes de los futbolistas están contra Casal y salen al cruce de todo lo que vean como posible movida suya. Unos clubes querían votar a Abulafia; otros entendían que no había condiciones para eso. Nueve votaron por aplazar la votación clave; ocho quisieron liquidar el tema el martes, pero fueron minoría.

El sainete seguirá, mientras persiste la presión para saber qué es lo tan grave que hay en esos audios, tanto como para que el presidente de la AUF que había destinado tanto tiempo y recursos en su campaña por votos de los clubes, abandonara la carrera y se refugiara en la familia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.