Rodrigo Amaral, el zurdo uruguayo que bajó 10 kilos y quiere seguir los pasos de Ruben Paz en Racing

Rodrigo Amaral durante una práctica de Racing: el uruguayo tiene 21 años y entusiasma por su pegada
Rodrigo Amaral durante una práctica de Racing: el uruguayo tiene 21 años y entusiasma por su pegada
Nicolás Zuberman
(0)
31 de julio de 2018  • 23:59

Cuando Eduardo Coudet cerraba en el estadio Mineirao sus primeros seis meses como entrenador de Racing y empezaba a delinear cómo se armaría el plantel después del Mundial, dejó una frase con su sello, que meses después sigue sorprendiendo: "Hablé con él y es un jugador que creemos que nos podría dar mucho si viene solo, ¿no? Queremos que venga Jonathan (Cristaldo), pero sin la panza. Es un jugador de jerarquía que podemos recuperar". Cristaldo, de reciente y pálido paso por Monterrey, no es el único futbolista de la Academia que se presentó en esta pretemporada sin su panza. Rodrigo Amaral, el mediocampista uruguayo, de 21 años, que llegó al club en agosto de 2017 y hasta ahora nunca tuvo su oportunidad en Primera, bajó diez kilos y se entrena al mismo ritmo que sus compañeros desde que el grupo viajó a Orlando. "A Rodrigo lo veo muy bien. Nos va a dar una mano importante. Pero nosotros somos un equipo muy físico y él va a tener que estar a la altura", fue la evaluación del Chacho.

Amaral desembarcó en Avellaneda como una apuesta. El club compró el 20% de su pase en 1,2 millones de dólares y con una opción de 1,8 por un 30% restante. Sus antecedentes invitaban a la ilusión: en 2017, el zurdo fue capitán, goleador y figura del seleccionado Sub 20 que se coronó campeón del Sudamericano en Ecuador. Además, el brillo de su pegada también apareció en el Mundial de Corea del Sur, donde la celeste terminó cuarta. Pero el presente era otro: después de una salida conflictiva de Nacional, el juvenil llegó a la Academia con sobrepreso. En las primeras prácticas con Diego Cocca se notaba la diferencia física. Estuvo cerca de pasar a préstamo a Gimnasia y Esgrima La Plata , pero terminó en la Reserva, a las órdenes de Juan Ramón Fleita. Cuando Coudet reemplazó a Cocca el panorama se volvió más gris para Amaral: bajó a entrenar con la 4ª división, en el predio Tita, aunque ni siquiera podía competir en esa categoría.

En ese momento hizo el clic. El club le acercó un coach y un nutricionista y empezaron a trabajar en conjunto. "Había que lograr un golpe de efecto en él. Y en Racing lo trataron como a un hijo. Él cumplió al pie de la letra y ahora está feliz. Se demostró a sí mismo que puede y ahora quiere mostrar cómo es su fútbol", cuentan desde el entorno del futbolista. La tarea con el coach sirvió para convencerlo desde el aspecto psicológico de que el primer comprometido tenía que ser él. Se lo sometió a una dieta estricta. Después de cada práctica debía retirar su vianda de alimentos cada mediodía por el Cilindro. El régimen incluyó semanas de dieta líquida. Tanto en el cuerpo médico que siguió su evolución como en quienes estuvieron cerca de él en esos meses, Amaral generó un cariño especial por el compromiso con el que se manejó en el primer semestre de 2018.

Rodrigo Amaral, listo para demostrar su juego en la Academia
Rodrigo Amaral, listo para demostrar su juego en la Academia Crédito: Prensa Racing

Además de perder grasa, Amaral también perdió masa muscular. Por eso era una incógnita cómo respondería a la exigencia. Si bien arrancó la pretemporada -junto a Cristaldo- dos semanas antes que el resto del plantel, desde el cuerpo técnico cuentan que hizo todos los trabajos a la par de sus compañeros y que se lo ve muy bien. En lo futbolístico, Coudet lo imagina delante de Nery Domínguez , para que pueda manejar al equipo con su pegada.

Aquel golazo de tiro libre en el Mundial Sub 20

Zurdo, uruguayo, de buena pegada y el N° 10 en la espalda: el viaje mental hacia Rubén Paz, uno de los mayores ídolos modernos de la Academia, parece inevitable. El 13 de abril pasado, Amaral subió a su perfil de Twitter un video del único gol que marcó en el Mundial Sub 20, acompañado con un mensaje que decía "se extraña". Es un tiro libre que se mete a toda potencia en el ángulo ante un arquero italiano que sólo mira la pelota pasar. Esa es, hasta ahora, su única carta de presentación con los hinchas de Racing después de pasar un año en el club. Su desafío, a partir de esta temporada, es empezar a demostrar también en la cancha.

Sí estará disponible para la llave de los 8vos de final de la Copa Libertadores ante River, que comenzará el 9 de agosto, es una incógnita. Por reglamento, sólo se pueden hacer cinco modificaciones de la lista de buena fe que se presentó en febrero. Hay cuatro de esos cinco cambios que parecen definidos: Gabriel Arias, el arquero que llegó de Unión La Calera ( Chile) para reemplazar a Juan Musso , y Gustavo Bou , que regresó a préstamo e intentará que la ausencia de Lautaro Martínez pase inadvertida, tendrán su espacio. El tercer cupo lo usará quien se incorpore para fortalecer el lateral izquierdo, el puesto que menos conformó a Coudet en sus primeros seis meses como entrenador de Racing: el candidato es el chileno Eugenio Mena. La cuarta plaza será para reforzar la mitad de la cancha y parece tener el nombre de Agustín Allione. La duda, entonces, es si esa última vacante será para el uruguayo Amaral o Cristaldo o si se sumará algún otro refuerzo como recambio en la zaga. Habrá que ver si el buen nivel de Amaral en esta pretemporada, con un muy lindo gol incluido en el amistoso del equipo suplente ante Arsenal, alcanza para inclinar esa balanza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.