El Gobierno desdobló el aumento de la luz, que sube hasta 29% este mes

Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock
Sofía Diamante
(0)
1 de agosto de 2018  • 13:24

Tras hacer efectivo en el Boletín Oficial el aumento del 24,4% en promedio para las tarifas de luz en la ciudad y en la provincia de Buenos Aires, el ministro de Energía, Javier Iguacel , brindó hoy una conferencia de prensa. En ella explicó que, para lograr ese incremento -menor al 60% que debería ser alcanzado si se trasladaban al precio final todos los costos de la devaluación-, el Gobierno acordó con las empresas distribuidoras de energía, Edenor y Edesur, desdoblar el alza del valor agregado de distribución (VAD), que se actualiza cada seis meses según la evolución del índice de precios internos al por mayor (IPIM).

"La mitad del aumento del VAD se aplica ahora y la otra mitad se dilatará para la próxima corrección tarifaria, que será en febrero", señaló Iguacel.

Según el Indec, el organismo que publica cada mes el IPIM, el aumento de costos para el período entre febrero y agosto fue del 16%, pero el Gobierno arregló con las distribuidoras aplicar una suba de 8%. En la factura final, que incluye además los costos de generación de energía y los impuestos, la incidencia del aumento equivale a un 4%.

El 8% restante, por lo tanto, se aplicará en el próximo cuadro tarifario de febrero próximo, pero se repartirá en ocho cuotas. A este porcentaje, a su vez, habrá que aplicarle también el porcentaje del IPIM del período septiembre-enero.

Además de diferir la mitad del aumento de distribución, Iguacel admitió que el Estado incrementó el subsidio a la demanda, que pasó del 20% en el primer semestre al 33%. En compensación, indicó, el Ministerio de Energía les quitó el subsidio a los grandes jugadores del mercado, como los casinos, los shoppings, los bancos y los grandes edificios de oficinas. Asimismo, el ministro estimó que el Gobierno dejará de subsidiar la generación de energía en 2020. "Tenemos dos años para hacerlo y será de manera gradual", comentó.

En tanto, Iguacel también se refirió al traspaso de Edenor y Edesur a la órbita de la provincia y la ciudad de Buenos Aires, como había confirmado el Presidente ayer, e indicó que el Estado nacional se quedará solamente con un ente de 50 personas para controlar el servicio del transporte de energía, que abarca varias jurisdicciones. Asimismo se creará un nuevo organismo autárquico a nivel provincial que tendrá autoridad sobre el servicio de distribución en la ciudad y la provincia de Buenos Aires.

"Ese nuevo ente va a definir las tarifas en el AMBA. No creemos que se llegue a formar antes del próximo cuadro tarifario, pero sí para los siguientes, que se hacen cada seis meses", dijo Iguacel.

Finalmente, un tercer factor de ahorro que negoció el Gobierno para que la tarifa no sea mayor a la esperada fue reducir el precio en boca de pozo al cual compra el gas Cammesa, la empresa mixta que administra el mercado eléctrico mayorista. De un valor de US$5,20 el millón de BTU (unidad de medida del fluido), el precio cayó un dólar, a US$4,20, similar al que pagan las industrias y las usinas.

Asimismo, a partir de septiembre se llevarán adelante nuevas licitaciones para la compra de gas en el mercado mayorista, por lo que el nuevo valor de US$4,20 quedará vigente únicamente hasta el 1° de enero. A partir del año próximo, el nuevo precio saldrá de las subastas, donde el Gobierno confía que el precio será menor debido a la "nueva abundancia de gas".

"Cammesa va a licitar el gas al valor que corresponde. Vamos a un mercado donde esperamos mucha competencia, con precios que estén a la baja con respecto al sendero que estaba estimado", dijo Iguacel, que comunicó además que en octubre el país comenzará a exportarle a Chile.

Naftas

Con respecto a los combustibles, por otro lado, el ministro dijo que en "la Argentina hay un libre mercado donde el Estado no decide los precios". "Ustedes pueden apreciar que ha habido aumentos completamente aleatorios, y los han hecho de una manera de poder seguir produciendo y arbitrando", indicó.

"Sacando Bolivia y Venezuela, donde la nafta es gratis, tenemos los combustibles más competitivos de la región y comparados con el mundo, también. La discusión de cuánto puede ser el aumento depende del precio del petróleo y del dólar, pero vemos que no estamos tan lejos de los precios internacionales. Nosotros vamos a asegurar que no haya cartelización y que sean los mejores precios posibles", concluyó.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.