Quién es Nelson Lazarte, el desconocido empleado de mesa de entrada que se convirtió en mano derecha de Baratta

Pablo Fernández Blanco
(0)
1 de agosto de 2018  • 12:20

Marcelo Mindlin ya se había consolidado por aquellos días como uno de los grandes empresarios de la Argentina, con negocios en electricidad que iban desde la generación de energía hasta la conducción de Edenor. Como contrapeso de su ascenso en el mundo corporativo, tenía una escasa llegada cotidiana a los funcionarios que tallaban en materia energética. Esa regla se aplicaba a su relación con el exministro Julio De Vido, pero también a su número dos, Roberto Baratta, que mantenía una curiosa distancia con uno de los barones del negocio energético argentino. Cuando no estaba molesto por ese destrato, Mindlin bromeaba entre sus allegados cuando y les decía: "Pedile a Nelson que me llame".

Se refería a Nelson Lazarte, secretario privado de Baratta, quien le atendía los llamados y funcionó durante años como su sombra, con jornadas de trabajo que comenzaban por la mañana y podían terminar a medianoche. Varios empresarios repiten una historia similar.

El nombre de Lazarte está señalado en la investigación denominada "Los cuadernos de las coimas", que dio a conocer hoy LA NACION, como uno de los frecuentes acompañantes de Baratta en su recorrido de recolección de dinero.

Diego Cabot cuenta cómo empezó la investigación de los cuadernos de las coimas

08:16
Video

La carrera de Lazarte tiene el sello de la selección de personal que imperaba en la cúpula del Ministerio de Planificación, más habituado a priorizar la lealtad que el currículum. El propio De Vido eligió como su mano derecha a Baratta, un licenciado en Comercio Exterior que manejaba un taxi y se convirtió en el hombre de confianza del ministro más fuerte del kirchnerismo, por encima de otros nombres con más trajín técnico y político.

Con una lógica similar, Baratta escogió a Lazarte para acompañarlo, un empleado del Palacio de Hacienda que trabajaba en la mesa de entradas, uno de los escalones más bajos de la carrera pública.

La fidelidad a su jefe, sin embargo, no hizo que Lazarte copiara el temperamento de Baratta, acostumbrado a dispensar malos tratos, buscar resultados mediante presiones sin justificación técnica y dueño de una altanería constatada por varios hombres de negocios. En cambio, quienes trataron con Lazarte lo señalan como una persona humilde, diferente también de José María Olazagasti, el secretario privado de De Vido.

Un fragmento de las anotaciones del remisero Oscar Centeno del 11 de agosto de 2010 se refiere a Lazarte de la siguiente forma: "Del Ministerio lo llevé al Lic. a su depto. También vino con nosotros Nelson Lazarte. El Lic. lo llamó a Hernán Gómez para que lo espere en la puerta del edificio donde vive. Hernán llevó el bolso con la recaudación, el Lic subió a su depto y bajó con otro bolso con dinero, subió todo a mi auto y fuimos para la Quinta de Olivos, entramos y el Lic. bajó con Nelson a entrevistarse con el Dr. Néstor Kirchner, mientras yo esperaba en el auto con los bolsos le conté y había fajos de 100.000 dólares, cada bolso contenía: uno tenía 800.000 dólares (ochocientos mil dólares) y en el otro había 700.000 dólares (setecientos mil dólares). Al término de los 20' subieron el Lic Baratta y Daniel Muñoz, el Lic vino a mi auto y retiró los bolsos y se los entregó a Daniel Muñoz, quien los subió a una camioneta; luego el Lic Baratta tuvo una reunión con el Dr. Néstor Kirchner y luego lo llevé a su depto. Nelson se fue en otro auto cuando llegamos al domicilio del Lic. y yo me fui a casa".

LA NACIÓN intentó sin éxito contactarse con Lazarte.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?