El plan de Mario Ledesma para gestar una nueva revolución en los Pumas

Mario Ledesma, nuevo conductor de los Pumas
Mario Ledesma, nuevo conductor de los Pumas Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Alejo Miranda
(0)
1 de agosto de 2018  • 23:59

Venía bien. Hablaba de tácticas, de rugby, de su injerencia social. Cuando podía, metía alguno de sus reconocidas humoradas. Hasta que se quebró. Por mucho que se esforzó, no pudo evitar verter algunas lágrimas. "Este momento no se puede comparar con nada. El día que me llamaron para jugar a los Pumas no tenía la real dimensión de dónde me estaba metiendo. Era un sueño, pero era algo extrínseco. Esto va mucho más por dentro. ¡Qué cagada!", se lamenta cuando empieza a flaquear su voz. "Yo hoy sé dónde me estoy metiendo y sé lo que hice para llegar hasta acá. Esta es la parte.", se quiebra, hace una pausa y continúa. "Y sé quiénes me ayudaron para estar acá y qué sacrificios hicieron para que yo esté acá. Estamos, ¿no?". Si logra transmitir ese sentimiento a los jugadores, el mismo que destilaba en su época de Puma, una buena parte de su trabajo estará cumplida.

La premisa de Mario Ledesma en este nuevo ciclo que se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2021 será profundizar el trabajo que comenzó en Jaguares: equilibrar la pasión natural de los argentinos con un trabajo más estructurado, algo que adquirió en los 18 años que vivió entre Francia y Australia.

"Queremos tender a la excelencia. No al resultado, sino a los procesos que llevan a los resultados. Nuestra idea es basarnos en el trabajo, sin sacarle ni un gramo a la creatividad, espontaneidad", dijo en la presentación realizada en la sede de la UAR . "Podemos impactar muchísimo al rugby argentino y hasta culturalmente a nuestro país. Estamos en un momento donde es importante hacerse cargo de las cosas, ser responsables, planificar, sacrificarse, laburar, y que eso dé sus frutos. Que ser exitoso dependa de uno y no andar señalando y culpando a otro. Me parece un desafío como sociedad que nos genera una responsabilidad enorme".

Su nombramiento estaba cantado desde el momento en que Daniel Hourcade dio un paso al costado luego de la ventana de junio. De hecho, era la alternativa cuando asumió en Jaguares en octubre pasado. Su exitosa campaña, que llevó a la franquicia por primera vez a los playoffs, no hizo más que reafirmar su candidatura.

Así y todo, la conferencia dejó otras zonas grises. No se aclaró quiénes completarían el staff porque hasta ayer al mediodía no habían firmado. "Falta uno", dijo Ledesma. Todo indica que se refería a Gonzalo Quesada, apuntado para sucederlo al frente de Jaguares y a quien Mario quiere también como asistente en el seleccionado. Nicolás Fernández Miranda y Martín Gaitán continuarían a su lado y se sumaría Pablo Bouza, quien seguiría en su puesto luego de acompañar a Hourcade desde 2013.

Respecto de la inhibición para los jugadores que actúan en el exterior de vestir la camiseta de los Pumas, el presidente Marcelo Rodríguez aclaró que la regla continuaba vigente, así como la posibilidad del head coach de solicitar algún jugador de manera excepcional. De inmediato, Ledesma afirmó haberse plegado a esa excepción y solicitó pilares. No dijo quiénes ni cuántos. El pedido debe pasar por el Consejo Directivo de la UAR, que si lo aprueba debe solicitar su liberación a los clubes. Según el inciso 23 de la Regla 9 de World Rugby (Disponibilidad de los Jugadores), el pedido de cesión a los clubes debe realizarse con 14 días de anticipación. Es decir que si se hubiera hecho ayer, recién podrían sumarse al equipo el miércoles previo al primer desafío de la nueva era, ante Sudáfrica el sábado 18 del corriente, en Durban.

Ledesma aclaró sí que el capitán del seleccionado continuará siendo Agustín Creevy, a quien había relegado de esa función en Jaguares a favor de Pablo Matera.

Entre los pergaminos de Ledesma figura ser el Puma con más presencias en Mundiales (18 partidos en cuatro certámenes), además de ser el cuarto máximo representante de la celeste y blanca, con 84 caps entre 1996 y 2011. Como head coach, también marcará la línea de juego de los demás seleccionados en cuanto a destrezas generales (destrezas genéricas de cómo pasar, cómo formar el scrum, cómo saltar en el line-out), aunque cada entrenador tendrá libertad para imponer su estilo.

En cuanto a lo estrictamente deportivo, Ledesma puso énfasis en recuperar la solidez defensiva. "Tanto en los últimos partidos de Pumas como en Jaguares vimos que los rivales nos hacen muchos puntos sin tener que trabajar demasiado", justificó. "Tiene que ver mucho con lo mental, con cómo laburamos nosotros y con el compromiso". También habló de mejorar el juego con el pie y la gestión de los tiempos fuertes y débiles del equipo durante el partido.

El Mundial de Japón 2019 es el gran evento que aparece en este ciclo primario, pero no quiso aventurarse. "Todavía no sabemos dónde nos vamos a entrenar la semana que viene", ironizó. "Hoy tenemos que definir una identidad. Después, si hacemos todo bien es que estamos preparando bien la Copa del Mundo. Es apoyarse sobre el laburo, los sistemas, las destrezas y seguir mejorando todos los días. Cómo nos vaya va a depender de lo que hagamos desde hoy".

Hourcade cambió la forma de jugar. Ledesma apunta a un cambio más estructural. Comienza una nueva era.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.