"Profesor, puede falar más lento": Los estudiantes brasileños transforman la facultad de Medicina

Vanessa de Souza Pithon y Fernando Carneiro, estudiantes de medicina y ambos son de nacionalidad Brasileña
Vanessa de Souza Pithon y Fernando Carneiro, estudiantes de medicina y ambos son de nacionalidad Brasileña Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Evangelina Himitian
(0)
3 de agosto de 2018  • 12:15

Cuando Fernando Carneiro se sentó por primera vez en una clase de Sociedad y Estado, sintió que su sueño de convertirse en médico entraba en crisis. La profesora hablaba rápido y las palabras que salían de su boca le parecían un bloque amorfo y sin sentido. "No entendía bien dónde empezaba una palabra y dónde otra", dice. Fernando es brasileño, tiene 24 años y hoy cursa el último año de medicina en la Universidad de Buenos Aires, donde además es ayudante de cátedra. En ese momento, le tomó casi tres meses entender los orales y ahora, seis años después, habla en perfecto porteño con apenas un dejo de portugués.

Fernando Carneiro, tiene 24 años estudia medicina ambos de Brasil
Fernando Carneiro, tiene 24 años estudia medicina ambos de Brasil Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Pero su historia es el fiel reflejo de lo que son hoy las clases en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y también en otras universidades, donde los profesores de las primeras materias de la carrera suelen quejarse de que casi en todas las clases algún alumno levanta la mano y le pide si podría "falar devagar", que en portugués significa hablar más lento. O de que tienen alumnos que miran con cara de desconcierto buena parte de la clase.

Sucede que Medicina se volvió un imán para los extranjeros, principalmente para los brasileños. Según las últimas estadísticas del Ministerio de Educación de la Nación, hoy uno de cada siete estudiantes de medicina es extranjero. Y los brasileños son más de la mitad: 6721, de los 12.240 estudiantes internacionales que tiene la carrera. Esto tanto en universidades públicas como privadas. Uno de cada siete es bastante más que la media nacional. El promedio indica que apenas uno de cada 32 estudiantes universitarios (abarca todas las carreras) es extranjero.

Vanessa de Souza Pithon estudia 1 año de medicina y Fernando Carneiro, tiene 24 años estudia medicina ambos de Brasil
Vanessa de Souza Pithon estudia 1 año de medicina y Fernando Carneiro, tiene 24 años estudia medicina ambos de Brasil Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Brasil es el segundo país que más extranjeros aporta al sistema universitario argentino, después de Perú. Unos 8803 brasileños estudian en el país y el 75% de ellos aspiran a convertirse en médicos.

Este panorama hizo que las autoridades de la UBA anunciaran hace un mes que cambiaban los requisitos de ingreso para estudiantes no hispanoparlantes en el Ciclo Básico Común. A partir de ahora, se les exige que acrediten un nivel mínimo de español, el equivalente al nivel B1+. Para eso deben presentar un certificado oficial expedido por una institución reconocida que certifique la acreditación de ese nivel o superior, como el Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (Siele), el Certificado de Español Intermadio (CEI), el Certificado de Español Lengua y Uso (Celu) o el Diploma de Español como lengua Extranjera (Dele). Además, la UBA ofrecerá cursos de conocimiento del idioma para todo el que no tenga el nivel requerido.

Este requerimiento rige para el segundo cuatrimestre y los estudiantes tienen tiempo para presentar el certificado hasta el 30 de noviembre.

Acceso restringido

Recientemente el caso de los falsos médicos y estudiantes de medicina que ejercían ilegalmente la profesión sin estar recibidos y usurpando títulos puso sobre el tapete el tema de la gran cantidad de estudiantes brasileños que cursan la carrera de medicina en Argentina. Al chequear los números del Ministerio de Educación se comprueba que la afluencia de brasileños que quieren convertirse en médicos es constante. Una tendencia que ha ido creciendo en los últimos años. La principal razón: estudiar medicina en Brasil es muy difícil, porque la universidad pública tiene una ley de cupos y se rige por un "examen vestibular" al terminar la secundaria que hace que los aspirantes puedan estar seis o siete años rindiendo examen para poder entrar. El sistema privado, en cambio, resulta tan costoso que sólo acceden los hijos de las clases altas.

Vanessa de Souza Pithon y Fernando Carneiro, estudiantes de medicina y ambos son de nacionalidad Brasileña
Vanessa de Souza Pithon y Fernando Carneiro, estudiantes de medicina y ambos son de nacionalidad Brasileña Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

"Para los demás, la opción es el exterior. Mientras que los brasileños de menores recursos eligen las universidades de Paraguay y de Bolivia, que tienen un menor prestigio académico, los brasileños de clase media optan por Argentina. En Brasil, estudiar medicina puede costar unos 8500 reales por mes, que equivalen a unos 62.000 pesos. En cambio, muchos de los estudiantes viven en Buenos Aires, con un presupuesto de unos 2500 a 4000 reales (entre 18.000 y 30.000 pesos), incluyendo sus gastos de vivienda y manutención", explica Kleber Rodrigues, un médico brasileño que estudió en Argentina y volvió a su ciudad, Londrinhas, en el estado de Paraná. Tras su experiencia en el país, armó la agencia Vive Buenos Aires, que desde hace seis años asesora a los aspirantes brasileños a abrirse paso en el sistema universitario local, a tramitar las reválidas, las visas de estudiante, a conseguir un lugar donde vivir acorde a su presupuesto. Es un servicio por el que los estudiantes pagan unos 18.000 pesos, por única vez y obtienen asesoramiento durante toda la carrera.

Cuando Keber era estudiante, en la Universidad Barceló, su familia tuvo problemas económicos y no pudo seguir ayudándolo con los estudios. Él pidió una beca, se la dieron y, acto seguido, se presentó en la casa de estudios para ofrecer una contraprestación de trabajo por ese beneficio. Le dijeron que no era necesario, pero él insistió. Entonces a las autoridades se les ocurrió proponerle que les diera una mano con la enorme cantidad de estudiantes brasileños que tenían y que, muchas veces, se les dificultaba para instalarse, comprender el idioma, conseguir vivienda. Kleber se entrevistó con los más de 1000 estudiantes y ahí nació el proyecto, que inicialmente contó con el apoyo del consulado brasileño en Buenos Aires. Y que tiempo después, cuando él egresó, se convirtió en un emprendimiento que hoy ayuda, mediante el pago de un canon, a miles de brasileños en su paso por la universidad argentina.

"La Argentina se consolidó como un destino académico de la región. Los brasileños, como otros extranjeros, vienen por la calidad educativa y por las posibilidades de acceso a cursos de grado y de posgrado y también porque aquí las especialidades y las residencias hospitalarias son pagas, cuando en otros países tienen que pagar para cursar", explica Paulo Falcón, director nacional de gestión y fiscalización universitaria del Ministerio de Educación.

Vanessa de Souza Pithon , estudia medicina y es de Brasil
Vanessa de Souza Pithon , estudia medicina y es de Brasil Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

En contra de lo que puede creerse, no todos eligen la universidad pública y gratuita. El 30% de los extranjeros estudia en instituciones privadas. Contra el 25% de los estudiantes argentinos que pagan por sus estudios de grado.

Los números de Vive Buenos Aires apuntan que la mitad de los que llegan al país elige la UBA y la otra mitad universidades privadas. Pero sólo el 20% de los que eligen esa universidad pública, logra terminar la carrera. Explican que, en la llegada de tantos extranjeros hay mucho de lo que algunos llaman "turismo estudiantil", que son personas que viajan al extranjero, con la idea de estudiar alguna carrera, pero también con la expectativa de conocer, recorrer y pasarla bien lejos de su casa.

Además, el sistema universitario público puede no resultar tan amigable para los extranjeros. Y con el adicional de que el CBC demanda todo un año más de residencia, los estudiantes y sus padres, que en muchos de los casos son quienes costean los estudios, hacen números y deciden optar por una universidad privada.

Vanessa de Souza Pithon estudia 1 año de medicina y es de Brasil
Vanessa de Souza Pithon estudia 1 año de medicina y es de Brasil Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Leer antes los apuntes

Una ruptura amorosa. Eso fue lo que llevó a Vanessa de Souza Pithon a decidir mudarse de San Salvador de Bahía, en el Nordeste brasileño a Recoleta. Siempre había querido estudiar medicina. Por varios años había intentado ingresar a la universidad pública sin éxito y entonces, una tarde, en medio de su depresión post ruptura vio en la televisión un informe sobre brasileños que vivían en Buenos Aires. "Escuché que la mayoría estudiaba medicina y dije, ¿por qué yo no? Entonces vendí mi auto, renuncié a mi trabajo, junté todos mis ahorros y empecé a hacer los trámites para mudarme", cuenta.

Hoy vive en un departamento que alquila con otras dos estudiantes y está en primer año de Medicina, en la UBA. "Me parece bien que se establezca como requisito de nivel básico de idioma. A mí me pasó que al principio no entendía mucho en las clases. Me ayudaba mucho leer los apuntes antes, porque escrito entendía más que hablado. Pero todos los exámenes son orales. Entonces, no queda otra que esforzarse y tratar de rodearse de argentinos y entender. Es difícil", cuenta.

Vanessa de Souza Pithon y Fernando Carneiro, estudiantes de medicina y ambos son de nacionalidad Brasileña
Vanessa de Souza Pithon y Fernando Carneiro, estudiantes de medicina y ambos son de nacionalidad Brasileña Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

"En todos los espacios encontrás personas que hablan portugués. Es casi una universidad bilingüe, por la cantidad de brasileños", dice Vanessa.

La movida brasileña no sólo transformó la facultad de Medicina. Hay bares y locales en distintas zonas de Buenos Aires que parecen salidos de los Arcos de Lapa, en Río de Janeiro, y se convirtieron en la sede de los estudiantes de medicina de Brasil. Por ejemplo Gambino, cerca del shopping Abasto, o Me leva Brasil, en Palermo. El boliche Maluco Beleza, en Sarmiento y Salta, concentra los fines de semana la noche de la fiesta brasilera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?