srcset

Revista Lugares

Jay Fai, el restaurante callejero de Bangkok con una estrella Michelin

(0)
8 de agosto de 2018  • 00:09

El galardón se asocia con ambientes sofisticados, platos elaborados y precios estrambóticos. Ésta es la excepción: un sucucho con la cocina abierta que da a una populosa calle del centro histórico de Bangkok, platos gigantes a precios accesibles (mucho más que cualquier restaurante con estrellas Michelin, aunque menos que la media callejera) y comensales mutitarget, desde mochileros y taxistas hasta gente que podría pagar el plato más caro de la ciudad. Su único lujo es la comida que sirve.

Además de su famoso omelette de cangrejo de pinza azul ( khai jeaw poo, u$s 15) con forma de croqueta grande, lo más curioso de este restaurante es su singular y excéntrica cocinera, una abuela de 72 años que lleva puestas unas antiparras de esquí para proteger sus ojos de las llamas.

La excéntrica Jay Fai y sus antiparras de esquí para protegerse de las llamas.
La excéntrica Jay Fai y sus antiparras de esquí para protegerse de las llamas. Fuente: Lugares - Crédito: Joao Wengorovius

Supinya Junsuta, alias Jay Fai (tía Fai), arrancó a cocinar en un puesto de la calle, una figura muy delgada y bajita rodeada de woks y ollas. Más tarde se instaló en este local, igual de rústico, con cocina a la vista (casi sobre la vereda), azulejos celestes, cartelitos escritos en tailandés, bancos en lugar de sillas y ventiladores en las paredes para paliar el calor agobiante de la capital tailandesa.

El menú es breve. Ofrece unos 14 platos abundantes, que incluyen la sopa picante clásica Tom Yum y los Drunken Noodles (fideos anchos con mariscos), ejecutados únicamente por ella. La clave de su éxito se encuentra en la calidad de los productos y cómo los combina. El proveedor del cangrejo que utiliza en su omelette es exclusivo de Jay Fai: sólo le vende a ella. Así se gana clientes fieles, y así se forman filas de comensales que son capaces de esperar cinco horas por una mesa (especialmente en temporada alta). Y así, también, se gana esa estrella codiciada.

El omelette de cangrejo de pinza azul, especialidad de la casa.
El omelette de cangrejo de pinza azul, especialidad de la casa. Fuente: Lugares - Crédito: Joao Wengorovius

Drunken Noodles, uno de sus platos estrella.
Drunken Noodles, uno de sus platos estrella. Fuente: Lugares - Crédito: Joao Wengorovius

Que la prestigiosa guía Michelin le haya otorgado una estrella en diciembre de 2017 fue una sorpresa para el mundo de la gastronomía. Se considera un merecido homenaje a la comida callejera del Sudeste Asiático, un rubro que desde 2016 ya tenía dos representantes de Singapur en la misma guía, Hill Street Tai Hwa Pork Noodle y Liao Fan Hong Kong Soya Sauce Chicken Rice and Noodle.

Sin embargo, no todo es una fiesta. Se rumorea que la chef Supinya Junsuta no está demasiado contenta con la distinción -y que barajó, incluso, devolver la estrella- , debido a los reiterados controles impositivos que empezó a recibir, la presión por mantener la calidad y el desborde de comensales que supuso el flamante reconocimiento, además del asedio de fotógrafos y turistas que le sacan fotos mientras cocina con sus antiparras.

Lista de espera para conseguir una mesa.
Lista de espera para conseguir una mesa. Fuente: Lugares

Jay Fai podría ser hoy una rock star de la cocina, abrir sucursales, dictar clases y dar entrevistas en televisión, pero ella prefiere seguir al frente de su minúsculo restaurante, sin pretensiones, y cocinar a la perfección cada uno de sus platos, tal como lo hizo desde siempre en las calles de Bangkok.

Jay Fai 327 Samran Rat Intersection, Phra Nakhon. T: (0066-2) 223-9384. Abre todos los días, excepto domingo, de 13.30 a 1.30.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?