Los países emergentes se consolidan como clientes argentinos

Marcelo Elizondo
Marcelo Elizondo PARA LA NACION
Las exportaciones del país deben crecer generosamente para alcanzar niveles adecuados a la dimensión de su economía, y son estos mercados los que pueden acelerar ese proceso
(0)
2 de agosto de 2018  

Las exportaciones argentinas terminaron el primer semestre con un alza en todo el periodo de 5,5% (aunque, a la vez, desde el inicio del año vienen reduciendo su performance mes a mes, y en junio descendieron 1,4%).

Luego del ajuste cambiario, el nuevo tipo de cambio concede a los exportadores un marco de mejores costos medidos en moneda dura. Sin embargo, la volatilidad cambiaria y las complejidades que se mantienen en el ambiente de negocios (entre ellas la alta inflación y las elevadas tasa de interés), hacen pensar que la recuperación de las exportaciones no será rápida.

Si se advierte que la previsión del mercado es que el precio del dólar sea a fin de este año de 31,72 pesos (precio del dólar futuro a cotización de fin de julio), lo que implica una devaluación desde el inicio del año de 67%; y que la expectativa de los especialistas (relevada en el REM del Banco Central) es que la inflación anual sea de 30,3% anual, está claro que las condiciones de costos de producción medidos en dólares mejorarían en la Argentina. El tipo de cambio real multilateral está hoy 26% por encima del de inicios de año.

Pero, entonces, hay otra pregunta para hacerse: si las exportaciones se recuperan, ¿hacia dónde lo harían?

Los dos principales actores del comercio internacional (China y Estados Unidos) se debaten en una guerra comercial y no está claro qué impacto tendría eso en el comercio mundial. Sin embargo, las exportaciones totales -de bienes y servicios- en todo el mundo crecieron el año pasado 4,7% (el mayor porcentaje en muchos años; y llegaron a unos 22 billones de dólares) y, hasta ahora, la OMC pronostica -en principio- para el año 2018 un alza de otro 4,4%.

Pero, ante este fenómeno, y tratando de prever hacia dónde crecerían las exportaciones argentinas, algo para advertir en esta materia es que nuestro país, aún con exportaciones débiles, está consolidando un movimiento de "mudanza de mercados", iniciado hace algunos años hacia los países emergentes. Específicamente en el corriente 2018, si se analiza la performance de las exportaciones en los meses del año en curso transcurridos y medidos por el Indec, se descubre que, en verdad, son los países emergentes los que están sosteniendo las exportaciones argentinas. Efectivamente, de los 30 principales destinos para las exportaciones de nuestro país en lo que se ha medido del año a la fecha, 22 son países emergentes y solo 8 son desarrollados (en la lista de principales 20 destinos para las ventas externas, además de los tradicionales Brasil, China y Chile, se destacan Vietnam, Argelia, India, Egipto, Indonesia, Malasia y Arabia Saudita).

La Argentina exportó en el período medido del año en curso el total de 8552 millones de dólares a América Latina, 466 millones de dólares a países europeos no desarrollados, 6054 millones de dólares a países asiáticos no desarrollados y 2236 millones de dólares a países africanos. Esto permite concluir que del total de 24.749 millones de dólares exportados en el período, 17.308 millones de dólares fueron exportados -en los primeros 5 meses de 2018- a países emergentes (o no desarrollados), mientras que fueron 7441 millones de dólares los exportados a países desarrollados. Esto es: la Argentina exportó en el período medido hasta ahora el 70% (69,93 por ciento para ser exactos) a países emergentes y el 30% a desarrollados.

De los 30 principales destinos para las exportaciones de nuestro país en lo que se ha medido del año a la fecha, 22 son emergentes

Este fenómeno se compadece con el mayor crecimiento económico de los países que forman parte de regiones emergentes y dinámicas para el comercio argentino. En efecto, si se analiza la previsión de crecimiento del PBI de los países que fueron el año pasado principales mercados para Argentina, se constata que los que más alza de su PBI esperan son los emergentes donde hay, entonces, grandes oportunidades.

Más aún, en el mundo se destacan numerosos países emergentes que son grandes importadores de bienes que provienen desde numerosos países. Así, China es el segundo principal importador del mundo (Hong Kong es el séptimo), México está en el puesto 12, India en el 14, Taiwán en el 18, Emiratos Árabes en el 19, Turquía en el 20, Tailandia en el 23, Rusia en el 24, Vietnam en el 25, Malasia en el 26, Brasil en el 28, Arabia Saudita en el 31, Indonesia en el 32, Sudáfrica en el 34 y Filipinas en el 35.

A la vez, debe decirse que el corrimiento de la Argentina hacia los emergentes continúa una tendencia que ya se insinuó en los últimos años. Más aún, si se observan las exportaciones de nuestro país por continente y/o regiones de 2017, se constata que América fue el año último el principal destino, seguido de Asia (el segundo continente en relevancia), que supera cómodamente a Europa o Norteamérica. En 2017, Asia-Pacífico ya recibió más exportaciones argentinas que Norteamérica (y un número no muy diferente que el que recibe el Mercosur), además de recibir más que Estados Unidos o China; y África como continente recibió más exportaciones que cualquier país en el mundo, excepto Brasil.

Es probable que las condiciones productivas que tiene la muevan a dirigirse a economías con niveles de exigencias distintas que las de los desarrollados. También que la oferta que genera sea más apropiada para estos mercados. Pero además hay que señalar que son los emergentes los que más dinamismo muestran en la materia en general. Asia es el contiene que más impulsó el comercio internacional en total en el planeta desde 2011 hasta 2017.

En miras del futuro de las exportaciones argentinas, que deben crecer generosamente para alcanzar niveles adecuados a la dimensión de su economía, estos mercados serán los que impulsarán la marcha (si es que son aprovechadas las oportunidades). Continuar esa marcha hacia los más dinámicos requiere, es cierto, aprovechar mejor no pocos mercados que aún no han sido "descubiertos" por la oferta internacional argentina.

Hoy, puede decirse que los resultados de 2018 (hasta este momento) muestran ya a no pocos emergentes como los que sostienen las exportaciones argentinas. Y esta tendencia debería incrementarse.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.